Casa de muñecas con tejado de quita y pon

Casa de muñecas con tejado desmontable 

Play para escuchar el artículo en audio

Aun cuando pueda parecer muy poco convencional, esta casa de muñecas tiene la gran ventaja de que el que se entretenga colocando los muebles y cambie cada vez que le convenga su posición no se verá constreñido por las paredes y techos de las casas de muñecas tradicionales. Por otra parte, gozará de una visión aérea de todo el conjunto, cosa no posible con aquéllas, en que es necesario siempre mirarlas frontalmente. Y el techo, o más bien tejado, se podrá colocar siempre que se quiera.

Esta casa de muñecas tiene la gran ventaja de que el usuario podrá actuar más libremente al colocar los muebles y objetos, ya que no se verá limitado a actuar dentro de unos espacios cerrados.Esta casa de muñecas tiene la gran ventaja de que el usuario podrá actuar más libremente al colocar los muebles y objetos, ya que no se verá limitado a actuar dentro de unos espacios cerrados. Otra ventaja indu­dable es que su construc­ción es fácilmente realizada con unos cuantos trozos de tablero y unos papeles de­corados autoadhesivos. Si los que se hallan en el mercado no se consideran ap­tos para el decorado de las paredes, pues sus muestras son demasiado grandes o no tienen el colorido ade­cuado, siempre cabrá la so­lución de emplear papeles decorados corrientes adhe­ridos simplemente con cola de metilcelulosa, es decir, la cola que se emplea para cual­quier clase de empapelado de una casa.

La casa comprende cuatro departamentos o habitacio­nes, cada una de las cuales tiene su propia decoración, para así dar énfasis a los distintos muebles que las ocupan. El suelo puede fo­rrarse asimismo con un pa­pel de color, pero resultará mucho más vistoso enmo­quetarlo. Esta apariencia puede conseguirse con au­téntica moqueta o bien con un papel flocado. En el pri­mer caso, es aconsejable utilizar cola de contacto, tal como se utiliza en la realidad. En el segundo, la misma cola de metilcelulosa será sufi­ciente.

Las ranuras para dicho ensamblado deben corres­ponder en anchura al grosor del tablero utilizado. Este grosor puede ser de 8, 10 o 12mm. Es evidente que a mayor grosor, mayor resis­tencia tendrá la casita. Una vez ensambladas, las pare­des se clavan y encolan so­bre el suelo.

Al objeto de proporcionar una mejor estabilidad de la casa, que probablemente sufrirá traslados y otros ac­cidentes, es preferible utili­zar un adhesivo epóxido del tipo rápido en lugar de una cola corriente para madera.

El forrado de suelo y pare­des se realizará después de haber construido el edificio con los tableros. Primero se empapelarán las paredes (conviene realizar las dos paredes colindantes con un solo trozo de papel). Este desbordará por los lados y por la parte del techo, y se extenderá desde el ángulo hacia donde están ensam­blados los tableros en la par­te de fuera. Al proceder a este encolado hay que prestar atención (sobre todo si el papel utilizado tiene un dibujo con líneas verticales más o menos aparentes) de que quede perfectamen­te aplomado en el ángulo. Para facilitar esta operación se hace un doblez en el pa­pel valiéndose de una regla metálica, que se apoyará en la línea más aparentemente vertical del papel. Presentan­do este doblez contra la arista se procederá al enco­lado definitivo de una y otra pared. El papel que sobre­salga por los bordes verti­cales e inclinados de la pared se recorta con un cútter desde el reverso, haciendo servir de guía de corte el mismo tablero.

Una vez realizados los em­papelados de las cuatro ha­bitaciones se pintarán con un color oscuro los cantos de los tableros, después de haberlos enmasillado y lija­do. Esta operación, que no presenta dificultades si se ha empleado un folio plástico o de papel plasticizado, deberá ser hecha con mucho más cuidado si se ha utilizado un papel corriente o una tela para el recubrimiento de las paredes.

Entonces se podrá proce­der al enmoquetado del sue­lo, ya que el grosor del ma­terial que se emplea siempre servirá para disimular cual­quier defecto de encolado en la parte inferior de las paredes. Si se coloca un trozo de moqueta auténtica es prefe­rible utilizar cola de contac­to. En cambio, si se recurre a un papel flocado bastará una cola blanca corriente.

Los cantos del suelo pue­den haber sido pintados pre­viamente cuando se ha pro­cedido a pintar los cantos de las paredes. Pero también cabe la solución de incorpo­rar un perfil angular de alu­minio unido a inglete en cada esquina del tablero que hace de suelo.

El tejado consiste en cua­tro arcos de círculo con bor­des ondulados. Esta forma se consigue fácilmente por la superposición de arcos de círculo más pequeños, que previamente se habrán recortado con la sierra de calar o de vaivén y se forra­rán con papeles diversos en colorido o muestra. Las cua­tro pendientes del tejado pueden unirse entre sí me­diante un galón o trencilla de tela por su parte inferior, que hará las veces de bisa­gra y permitirá que el tejado quede asentado sin más. Pero si se desea que cada habitación quede indepen­dientemente cubierta y cada tejado se aguante por sí mismo se podrá recurrir a unas delgadas tiras de vel­ero, encoladas en los cantos superiores de las paredes y en la parte inferior de los tejados.

Hay que tener presente en este caso que cuando todas las vertientes del teja­do estén colocadas tienen que cargar sólo sobre la mitad del grosor’ del tablero y que, por tanto, conviene utilizar para la construcción de la casa un tablero de bas­tante grosor para que el te­jado tenga la suficiente base de apoyo (por ejemplo, un tablero aglomerado de 12 mm).

No hay que decir que cual­quier daño que sufra el em­papelado se podrá fácilmen­te arreglar superponiendo otro papel. Y que incluso se podrá cambiar el decorado cada vez que interese.

Otro recurso es el pintado de las paredes, que se lle­vará a cabo fácilmente con dos o tres capas de pintura de dispersión vinílica o acrí­lica, cuyo rápido secado por absorción de los poros de la madera tendrá las ventajas apetecibles para una rápida terminación de la casa. 

He aquí los elementos integrantes de la casa de muñecas con un tejado de quita y pon. Los tableros que constituyen los fondos se forran con papel autoadhesivo (antes del montaje de la construcción o después de él).1

He aquí los elementos integrantes de la casa de muñecas con un tejado de quita y pon. Los tableros que constituyen los fondos se forran con papel autoadhesivo (antes del montaje de la construcción o después de él).

.

.

.

.

Una habitación amueblada a manera de cocina-comedor. El papel de tonos claros sugiere con la forma de sus cuadraditos un embaldosado con azulejos pequeños y de entonación azulada.2

Una habitación amueblada a manera de cocina-comedor. El papel de tonos claros sugiere con la forma de sus cuadraditos un embaldosado con azulejos pequeños y de entonación azulada.

.

.

.

.

.

.

La misma habitación de la foto anterior recubierta con el tejado, cuyas tejas de vivos colores contrasta alegremente entre sí.3

La misma habitación de la foto anterior recubierta con el tejado, cuyas tejas de vivos colores contrasta alegremente entre sí. Los vivos contrastes entre los distintos colores son de agradecer en los juguetes de tipo infantil.

.

.

.

.

.

Para este dormitorio se ha utilizado en su recubrimiento un papel con representa­ción de margaritas sobre fondo azul.4

Para este dormitorio se ha utilizado en su recubrimiento un papel con representa­ción de margaritas sobre fondo azul. La moqueta tiene el mismo color de aquel fondo, por lo cual entona con el color del conjunto total.

.

.

.

.

.

La habitación de los niños está decorada con un papel alegre con dibujos infantiles. 5

La habitación de los niños está decorada con un papel alegre con dibujos infantiles. En una de las paredes no podía faltar el póster, que acaba de ambientar el espacio.

.

.

.

.

.

.

La sala de estar está empapelada con un revestimiento sobrio a rayas de tono claro. 6

La sala de estar está empapelada con un revestimiento sobrio a rayas de tono claro. Un armarito (hecho fácilmente con unos retales de tablero) ocupa una parte de la pared.

.

.

.

.

.

.

En este dibujo se ven  las medidas que deben tener los tableros necesarios para construir la casita de mu­ñecas.7

En este dibujo se ven  las medidas que deben tener los tableros necesarios para construir la casita de mu­ñecas. Los dos tableros que constituyen las paredes se ensamblan entonces a media madera.

.

.

.

Profile photo of richar3000
Acerca de richar3000 (280 artículos)
trucos y manualidades