Cómo hacer barcos con pinzas de la ropa.- Manualidades con pinzas de la ropa

Divertidas figuras con pinzas de tender la ropa.

Play para escuchar y leer el artículo a la vez

Con las pinzas de madera para tender la ropa podemos hacer muchas figuras, que va desde el utilísimo salvamanteles hasta los decorativos botes para contener lápices. Sin embargo una modalidad poco conocida son las colecciones de figuras humanas, los barcos y coches compuestos con pinzas de tender la ropa.

Figuras con pinzas de la ropaSi a una pinza de tender se le quita el muelle y se pegan sus piezas, de modo que queden invertidas respecto a su posi­ción normal de uso, re­sulta una silueta que se­gún su posición puede servir de base para com­poner una figura humana, una embarcación o un vehículo de motor. En el caso de buques puede pegarse una tira de papel que unciforme las líneas del contorno.

Una peculiaridad de este trabajo es que igual­mente sirve para entrete­ner una tarde en la que una lluvia inoportuna im­pide la salida prevista como para realizar un continuado trabajo de co­lección. Igualmente inclu­ye una amplia gama de edades, ya que todos pueden participar, desde el parvulario que empieza a manejarse con sus tije­ras de punta roma, si­guiendo por el bricolador que dispone de buenas herramientas, hasta el abuelo que quiere distraer a sus nietos con un nuevo entretenimiento, y es que una pinza de tender es un objeto que en cualquier casa está siempre al al­cance de la mano. 

Pero quizá lo más im­portante es que este juego o trabajo despierta -espe­cialmente en el niño- la creatividad si se emplean aquellos materiales dese­chados o sobrantes olvi­dados en el fondo de un cajón. Cuentas de colla­res, botones, tapones de rotuladores, cargas vacías de bolígrafos, tapones de tubos de farmacia, retales de papel de color que se recortan de revistas, clips sujetapapeles, alfileres, mondadientes, cerillas de madera, chinchetas, etc., servirán en un momento dado.

Para formar el conjunto base se encolan por su la­do más liso ambas piezas de la pinza; puede usarse cola plástica blanca. Para las piezas que no son de madera es suficiente cual­quier pegamento univer­sal de un solo componen­te. Proceder luego a un buen lijado, ya que cuanto más elaborado sea el puli­do, tanto mejor resultará el acabado, máxime cuan­do el papel de lija puede ser usado sin inconve­nientes por niños de corta edad.

Los pequeños de la casa podrán pintar con lápices de colores, lápices de cera o rotuladores; los mayo­res y de acuerdo con sus habilidades y preferen­cias, pueden emplear ani­linas al agua y esmaltes o bien barnices.

El resto, o sea la com­posición de los modelos, es ya inventiva personal. Los vistosos correajes de los uniformes se hacen con tiras de papel recor­tadas y pegadas; trozos de hilo o lana pueden si­mular los cabellos.

Las cerillas de madera pue­den ser igualmente los brazos de una amable enfermera o las robustas vergas de un galeón. Los mondadientes son ade­cuados tanto para los mástiles de un carguero como para los ejes de un superbólido de carreras. Una chincheta colocada adecuadamente es la rue­da de un coche.

La rueda de un carril de cortina en desuso puede ser una impresionante bobina de un barco cablero; lo mismo que un papel de copia simula el airoso tutú de una bailarina o el tapón de un bolígrafo puede equipar con sus quepis a un bizarro granadero.

Para las casetas de los barcos o para las cabinas de los automóviles debe procurarse emplear por­ciones de pinza de tender cortadas adecuadamente, pero a falta de mejores elementos, trocitos de corcho debidamente cor­tados hacen sus veces.

Que sustituye con creces que los modelos no se rea­licen a cierta escala, ya que el atractivo reside pre­cisamente en esto, en un delicioso «fuera de líneas» que difícilmente puede igualarse.

Se ha dicho ya que cuan­to más elaborado sea el pulido de la madera, mejo­res serán los resultados obtenidos en cuanto a pre­sentación del modelo aca­bado. Es necesario insistir en este punto, dado que la pinza de tender ropa es un objeto fabricado en gran­des series y no sometido a rigurosos controles de me­didas y de acabado. La ma­dera con que se fabrican, si bien debe reunir ciertas características, tampoco es escogida de forma rigurosa. Es normal pues, que en el montaje de los modelos se presenten pequeñas dificultades de acoplamiento o de acabado.

Una vez ensambladas y pegadas las piezas que forman la figura es conveniente cerciorarse de que las caras planas queden sin resaltes y eliminar la arista central que suele quedar al superponerlas. Esto se consigue fácilmente frotándolas sobre papel de lija de grano grueso y siguiendo luego con papel de grano más fino; el disco rígido de la máquina universal es de mucha utilidad para este trabajo. 

Las peanas de los personajes resultan fáciles si se hace un encaje en una rodaja procedente de un tapón de corcho de dimensiones adecuadas. Una mano de barniz brillante puede resaltar el conjunto ya terminado.

Hay niños que pasan ratos verdaderamente muy agradables coleccionando aquellos personajes que les han sido simpáticos en el transcurso de un viaje: el impoluto botones del hotel, el fiero alabardero. Otra orientación puede ser la de parejas históricas: Marco Antonio y Cleopa­tra, Romeo y Julieta, etc.

Por sus brillantes colores se prestan a ser coleccionados los uniformes militares  por  la  habilidad que se requiere son verdaderamente interesantes los artistas de cine, políticos, etcétera, y un sinfín más que sería difícil enumerar.

Las caras laterales deben igual­mente pulirse resiguiendo con papel de lija de grano medio los resaltes cónca­vos y convexos. Cuando la madera está ya bien puli­da, y si se desea obtener efectos artísticos, debe procederse a un lijado fi­nal con papel de lija del número 400.

El pintado se realiza por el procedimiento elegido y que resulte más fácil a ca­da uno. Pero dada la natu­raleza de la madera, la definición de líneas sólo se obtiene al emplear esmal­tes y lacas. El pintado con rotulador no siempre per­mite la definición de líneas deseada.

Cuando se trate de figu­ras caricaturescas puede emplearse -una vez reali­zado el pintado- barniz brillante, el cual hace re­saltar la composición. Igualmente son indicados los barnices satinados, que proporcionan al mo­delo un tono de encerado muy agradable, sobre todo si se trata de colec­ciones.

Cuando se pretendan efectos decorativos sobre superficies de cierta ex­tensión dense dos manos de tintura de yodo de la empleada para curar heri­das. Déjese secar unas tres horas entre ambas manos y finalmente procédase a un barnizado con barniz mate incoloro. De este modo se obtienen unos tornasolados muy agra­dables a la vista y de unos curiosos efectos.

Finalmente, el contraste entre acabados mates y brillantes dentro de una misma pieza puede ser otra posibilidad de aca­bado en esta diversión, que por su facilidad y cos­te prácticamente nulo pro­porciona ratos muy agra­dables. 

Figuras con pinzas de la ropa 11

Aparte de  las pinzas de tender ropa, puedes utilizar cualquier material por pequeño o extraño que te parezca, cartulina, cuerpos de viejos rotuladores, cuentas de collares, trocitos de corcho, mondadientes, cerillas, alambres, papel, tela, botones, tornillos, etc.  

.

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 22

Tres conocidos personajes de la vida diaria forman un simpático grupo.

Los brazos están hechos con cerillas de madera.

La montera del torero es un tapón de válvula de rueda de coche y con dos cuentas de collar añadidas a ambos lados. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 33

La figura femenina no queda en modo alguno excluida de la colección.

El papel pinocho conforma el grácil tutú de la bailarina y una carga de bolígrafo vacía, atravesada con un alfiler, realizamos la jeringuilla de la enfermera. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 44

Los uniformes en los que abundan los colores son muy vistosos.

El tambor se ha confeccionado con una cuenta de collar de madera envuelta en tela autoadhesiva, y el alto quepis con un tapón de rotulador debidamente recortado. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 55

Los adornos y correajes se hacen con tiritas de papel pegadas al cuerpo.

El plumero se ha confeccionado con el pincel de un lápiz borrador de los usados en mecanografía  el extremo de la alabarda, con papel de aluminio utilizado en la cocina. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 66

Inspirados en fotografías tomadas de revistas se han confeccionado estos bólidos de fórmula.

Los alerones se hacen recortando cartulinas, y las ruedas se han obtenido con cuentas de madera de collares y discos de plástico. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 77

Los modelos pueden decorarse imitando la realidad o dejando correr la imaginación. 

Calco-manías  adhesivos, grapas de oficina y botones de madera constituyen un vistoso modelo de mono-plaza que no seria despreciado en rápidos circuitos. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 88

Sencillos pero originales modelos para hacer la escalera del coche de bomberos puedes utilizar un palo de los que salen en las máquinas expendedoras de café; las ruedas están hechas con chinchetas y los bomberos proceden de un juguete descartado. 

.

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 99

Con trocitos de tapón de corcho, un palillo y un poco de hilo de coser se obtiene esta barca de arrastre.

Los carretes de la maquinilla se han hecho con dos cuentas de collar atravesadas con un mondadientes y el puente con grapas de oficina. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 1010

En este caso se ha dispuesto una base de contrachapado de 3 mm de grueso, sobre la que se han pegado las medias pinzas.

El color de la cruz se ha obtenido tiñendo con tintura de yodo y dando luego dos manos finas de barniz mate. 

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 1111

Los palos y mástiles se han hecho con palillos redondos.

Las velas se pueden hacer con papel de fumar, con papel fino o con trozos de tela, para endurecer la tela podemos usar cola blanca rebajada con agua, las pintamos y dejamos secar.

En el caso de las velas del junco podemos utilizar papel de embalaje. 

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 1212

Los castillos de este antiguo galeón son fragmentos de casco cortados.

El añejado se obtiene pintando con lápices de cera y dando una mano de barniz brillante a todo el conjunto.  

.

.

.

.

.

Figuras con pinzas de la ropa 1313

Siempre con el mismo sistema de encolar por su parte lisa dos medias pinzas pueden obtenerse muchas y variadas formas.

Tal es el caso de este hidroavión. Cabe señalar que las alas se sujetan al fuselaje mediante mechitas hechas con mondadientes y en­coladas.

La cola y las alas posteriores se hacen con extremos de las pinzas. La decoración puede ser tan real como se desee.

.