Cómo reconocer su tipo de piel

Para dispensar a su piel un cuidado adecuado, debe saber antes cuál es su tipo.

Sólo así se encontrará en situación de seleccionar los productos cosméticos apropiados. En las siguientes líneas vamos a ofrecer una descripción detallada de los diferentes tipos de piel.

Piel normal. Es tersa, bien irrigada, lisa y blanda según la edad, no brilla ni está tensa. Los medios cosméticos naturales ayudan a conservar este tipo de piel.Piel normal.

Es tersa, bien irrigada, lisa y blanda según la edad, no brilla ni está tensa. Los medios cosméticos naturales ayudan a conservar este tipo de piel.

Piel mixta.

Presenta simultáneamente zonas secas y grasas; es característica la T de la cara: frente, nariz y mentón con piel grasa, mientras ojos, boca y cuello la tienen seca.

La cosmética natural equilibra la producción de grasa en las distintas zonas.

Piel joven. Es lisa, blanda, sin arrugas y limpia. Se conserva con un tratamiento cosmético a base de productos suaves.Piel joven.

Es lisa, blanda, sin arrugas y limpia. Se conserva con un tratamiento cosmético a base de productos suaves.

Piel sucia.

Se caracteriza por inflamaciones localizadas (debidas a la obstrucción de los poros); la hipersecreción de grasa le proporciona una ligero brillo; reacciona con rapidez ante un cuidado escaso o ante productos incompatibles.

Los productos recomendados mitigan la inflamación. Importante: limpieza a fondo para prevenir la formación de impurezas en la piel.

Piel envejecida. Muestra creciente formación de arrugas, tendencia a resecarse, a producir grasa, y disminución de la capacidad de almacenar humedad. La renovación dérmica se ralentiza. Los productos naturales aportan grasa y humedad, y de esta forma dilatan el proceso de envejecimiento y atenúan las arrugas ya surgidas.Piel envejecida.

Muestra creciente formación de arrugas, tendencia a resecarse, a producir grasa, y disminución de la capacidad de almacenar humedad.

La renovación dérmica se ralentiza.

Los productos naturales aportan grasa y humedad, y de esta forma dilatan el proceso de envejecimiento y atenúan las arrugas ya surgidas.

.

Piel grasa. Es compacta, mal irrigada, con un leve tono brillante debido a la grasa, casi siempre de poros dilatados; la producción exagerada de grasa determina a menudo la formación de comedones y espinillas. Los productos cosméticos eliminan la grasa sobrante y reducen su producción.Piel grasa.

Es compacta, mal irrigada, con un leve tono brillante debido a la grasa, casi siempre de poros dilatados; la producción exagerada de grasa determina a menudo la formación de comedones y espinillas.

Los productos cosméticos eliminan la grasa sobrante y reducen su producción.

Piel seca.

Casi siempre sin brillo, muy sensible, con frecuencia enrojecida, poros finos con tendencia al incremento de la descamación; el déficit de hidratación y grasa de la piel suele originar una aparición prematura de las arrugas. Los productos cosméticos aportan a este tipo de piel grasa y humedad.

Piel descamada. Ofrece un aspecto poco sano y muy descuidado por las escamas de la piel que no se han desprendido por completo; se forman en ella cada vez más impurezas o arruguitas porque no puede respirar bien. Lo más importante es limpiar a fondo las escamas adheridas. La cosmética natural muestra una especial eficacia para eliminar impurezas.Piel descamada.

Ofrece un aspecto poco sano y muy descuidado por las escamas de la piel que no se han desprendido por completo; se forman en ella cada vez más impurezas o arruguitas porque no puede respirar bien.

Lo más importante es limpiar a fondo las escamas adheridas. La cosmética natural muestra una especial eficacia para eliminar impurezas.

Acné.

Aparece sobre todo durante la adolescencia; es un trastorno funcional de la piel de origen hormonal: la hipersecreción de grasa obstruye e inflama los poros (comedones, espinillas), sobre todo en el rostro y especialmente en la frente. La cosmética natural se limita a mitigar este tipo de acné, no puede curarlo. (¡Todas las variedades de acné deben ser tratadas por un médico!) ·

Con frecuencia la piel ofrece un aspecto diferente según las partes del cuerpo: aquél que tiene la piel del rostro seca, por ejemplo, puede tener la del resto del cuerpo normal o grasa. La piel está sometida al influjo de numerosos factores diferentes: la dieta y duración del sueño, esfuerzos e indisposiciones, la permanencia habitual al aire libre o dentro de espacios cerrados, las influencias climáticas estacionales. Por lo tanto es imprescindible seleccionar los preparados cosméticos atendiendo al tipo de piel personal. Tan solo las fórmulas apropiadas para cada individuo consiguen resulta dos satisfactorios.

Importante: las enfermedades de la piel han de ser tratadas siempre por un dermatólogo. Si usted padece alguna y desea emplear productos cosméticos preparados por usted misma, es imprescindible que consulte antes a su médico.

Elaboración de macerados, extractos y jugos de verduras.

Tween 80  es un aditivo alimentario con acción detergente: Emulsiona y disuelve las grasas. Sustancia aprobada por la Unión Europea, para uso en Alimentos e identificada como Emulsificante, E-433 Miscible con agua, acetato de etilo, etanol y metanol. Insoluble en aceites grasos y en parafina, con ácidos y bases fuertes puede dar lugar a saponificaciones.
Áreas de aplicación. Se utiliza en la preparación de cremas, pomadas lavables y bases de supositorios. También para emulsificar aceites y como solubilizante de aceites esenciales, vitaminas liposolubles y fenobarbital.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades