Encolado y redondeado del lomo. Restauración y encuadernación de libros

Encolado y redondeado del lomo.

Una vez se ha procedido, según instrucciones dadas en dos artículos anteriores, a coser los pliegos y formar lo que constituye el cuerpo del libro, nos resta efectuar un par de operaciones muy importantes que tienen.

Encolado y redondeado del lomoComo finalidad prepararlo convenientemente para añadirle las tapas, con lo cual habrá terminado el proceso de la encuadernación, tanto del libro nuevo como del restaurado.

Dichas operaciones reciben, el nombre de encolado y redondeado del lomo, las cuales contribuyen de manera decisiva a comunicar al libro su aspecto definitivo.

.

.

.

Encolado del lomo.

Encolado y redondeado del lomo 11.

Lo primero que se ha de hacer ahora para continuar las operaciones encaminadas a la encuadernación del libro es retirarlo de la prensa, donde se había dejado al final del artículo anterior, y, con sumo cuidado, procurar levantar el primero de los pliegos que lo forman y aplicarle cola con un pincel en sentido longitudinal y en una profundidad de 2 a 3 mm· hecho esto, se procurará pegarlo fuertemente al pliego siguiente.

A continuación se procederá a realizar lo mismo entre el penúltimo y los últimos pliegos. 

.

Encolado y redondeado del lomo 2 2.

Los trozos de cinta que sobraron del cocido (o de cordel, en su caso) y que se dejaron al cortar el exceso se pegan ahora a aquel fragmento de papel que quedó al formar las guardas y que sobresale por encima de ellas.

Una vez verificado todo lo anterior, es muy conveniente escuadrar los pliegos, para lo cual, tomando el cuerpo del libro con las manos, se golpeará con suavidad, por la parte del lomo, sobre una mesa o cualquier tabla de que se disponga. 

.

Encolado y redondeado del lomo 33.

A continuación, el libro, en posición perfectamente plana, se coloca sobre una mesa de tal manera que el lomo de aquél sobresalga alrededor de 1 centímetro del borde de la mesa, y, mediante una brocha, se encola abundantemente con cola que no esté muy clara ni espesa en exceso, extendiéndole por todo el lomo comenzando por el centro y continuando hacia la cabeza y el pie.

Es muy importante procurar que la cola penetre bien en los surcos que se trazaron para la operación del cosido.

.

Encolado y redondeado del lomo 4 4.

Como al realizar todas estas tareas es muy posible que los pliegos se hayan corrido un tanto y estén algo movidos, se suele arreglar esta circunstancia con la ayuda de la escuadra de hierro (como se ve en las ilustraciones que acompañan a este artículo), alineando dichos pliegos por las partes del lomo y la cabeza 

Una vez efectuado cuanto antecede, se coloca un peso encima del libro y por lo general se deja secar durante toda una noche. 

.

Redondeado del lomo.

Encolado y redondeado del lomo 55.

El redondeado del libro  operación que se realiza a continuación cuando la cola está bien seca, es un acto muy delicado e importante, ya que persigue como motivo fundamental redondear el dorso del libro, cuya curvatura no sólo es una exigencia estética, sino que contribuye de manera decisiva a que el libro se pueda abrir y cerrar bien. 

.

.

.

.

Encolado y redondeado del lomo 66.

Los libros en los cuales no se efectúa este redondeado presentan un lomo completamente plano y se suele emplear para obras sencillas. 

.

.

.

.

.

.

Encolado y redondeado del lomo 77.

La primera fase consiste en colocar el libro sobre una tabla y encima de una mesa, con el lomo en la parte opuesta al encuadernador  el cual lo sujetará con fuerza con la mano izquierda y le dará, con la derecha, suaves golpes con la mocheta del martillo en el lomo y hacia dentro, es decir, hacia donde está el encuadernador, y se aprovechará esta circunstancia para comenzar a redondear.

Conseguido esto por un lado, se le da la vuelta al libro y se repite la operación (véanse los dibujos ilustrativos que se acompañan).

Encolado y redondeado del lomo 8 8.

A continuación, y empleando primero la mocheta del martillo y después la boca del mismo, se golpea sobre los pliegos que forman los extremos laterales del libro alternativamente, y partiendo desde el centro, hasta conseguir que aquéllos se inclinen hacia ambos lados como un abanico.

Esta operación ha de hacerse con gran cuidado y precisión, porque da al libro su forma definitiva.

La forma más o menos redondeada que se dará a éste dependerá tanto de su grosor como del número da pliegos que lo forman.

Encolado y redondeado del lomo 99.

Como hemos dicho, el hueco que queda entre los pliegos doblados al redondear el lomo y el plano de los mismos recibe el nombre de cajo.

En los talleres de encuadernación  la operación descrita suele efectuarse con una máquina especial  pero existe asimismo una manual cuyo funcionamiento  a pesar de reconocer que su posesión por un encuadernador aficionado es difícil, se va a describir brevemente. 

.

.

Encolado y redondeado del lomo 1010.

Dicho aparato está formado por dos mordazas, una fija en la bancada y otra móvil mediante un pedal y a su vez graduable por un volante.

Para efectuar la operación de sacar cajos se abren las mordazas el espacio que sea necesario y se introduce el libro por debajo con la mano izquierda, recogiéndolo por encima con la mano derecha hasta que el lomo salga como unos 2 milímetros.

Se ajustan entonces las mordazas de la máquina y a continuación se golpean los bordes del lomo con martillo hasta que aquéllos se pongan en contacto con la máquina.

Encolado y redondeado del lomo 1111.

Tanto si se emplea esta máquina como el procedimiento de la prensa, debe procurarse siempre que el libro esté bien apretado y que los golpes se den sólo en los bordes del lomo, para facilitar la curvatura y evitar que se arruguen o deterioren las hojas del interior.

Una vez realizada esta operación, y sin retirar el libro de la prensa o máquina, se administra, también con una brocha, una capa de cola de almidón para ablandar la cola que se dio anteriormente.

Se espera unos minutos a que se reblandezca y se elimina a continuación con la plegadera. 

Encolado y redondeado del lomo 1212.

Después se da una nueva capa de cola de papel y, por otra parte, se prepara una tira de gasa que !inga las medidas exactas del lomo.

Esta tira se pega sobre este último, se le aplica más cola y se le pone encima una tira de papel de periódico o bien de envolver.

 Ahora conviene dejar que todo lo realizado anteriormente se seque, cosa para la que suele ser suficiente una noche.

Una vez está bien seco, se lija el lomo suavemente con papel de granulación fina para que quede perfectamente liso.

Encolado y redondeado del lomo 1313.

A partir de este momento el libro está preparado para recibir las cubiertas o tapas, las cuales darán su aspecto definitivo al libro.

En la ilustración que inicia este artículo se aprecian con todo detalle la redondez del lomo y el cajo, así como aquella tira de papel que se preparó al hacer las guardas y sobre la cual se han pegado las cintas que en este caso se emplearon para coser el libro, todas las cuales se habrán cortado a la misma longitud. 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades