Estructura de la piel, Renovación de la piel desde dentro

La piel, con una superficie de casi 2 metros cuadrados, es un órgano tan grande como importante y desempeña múltiples funciones.

Se compone de varias capas de diferente estructura: superficial (epidermis), otra más gruesa situada debajo (dermis o coron) y la más inferior y gruesa (hipodermis o tejido celular subcutáneo).

Colágeno sustancia proteínica de las fibras blancas (fibras colágena) de la piel, tendones, huesos, cartílagos y todo el tejido conectivo.Colágeno sustancia proteínica de las fibras blancas (fibras colágena) de la piel, tendones, huesos, cartílagos y todo el tejido conectivo.

La epidermis, constituida por varias capas, contiene en la más profunda células que se multiplican con relativa rapidez, éstas empujan hacia la superficie a las células situadas por encima, que se transforman en plaquitas córneas que son posteriormente eliminadas mediante la descamación de la piel. En las personas adultas este proceso no se interrumpe nunca, por lo que en el plazo de unos cuantos días las viejas escamas de piel son eliminadas en toda la superficie corporal y sustituidas por las que han sido empujadas desde el interior. El proceso se desarrolla con más rapidez de noche que de día, fenómeno que justifica hablar de sueño de belleza. En los niños el proceso de renovación dérmica es muy rápido hasta los 4 años y se va haciendo más lento en los adultos a medida que pasan los años.

Elasticidad, firmeza.

La dermis al contrario que la epidermis está surcada por nervios, vasos sanguíneos y linfáticos, y entretejida por una retícula de fibras diferentes. Mientras que las fibras elásticas (musculares) son las responsables de la flexibilidad de la piel, las fibras de colágeno determinan su firmeza. Con la edad disminuye la elasticidad, surgen las arrugas y decrece su consistencia.

También las glándulas sebáceas y sudoríparas hunden sus raíces en la dermis; sus conductos excretores atraviesan la epidermis. Las glándulas sebáceas también denominadas foliculares, desembocan por lo general en un folículo piloso o parte del pelo que encierra la raíz. Las glándulas sebáceas se reparten por toda la superficie corporal, incluso en las escasas zonas carentes de pelo o vello. Estas glándulas suministran grasa a la superficie de la piel, secreción que confiere un característico brillo al cabello. A través de los estrechos canales de las glándulas sudoríparas se expulsan, en una acción dirigida por el cerebro, materias de desecho del organismo, sobre todo agua, que se evapora sobre la piel (regulación térmica).

Huellas dactilares.

La capa superior de la dermis conforma un estrato irregular de surcos y estrías, originado a posteriori por la epidermis. Este sutil relieve es característico de cada individuo y mantiene la misma forma a lo largo de la vida de la persona, a pesar de la constante exfoliación dérmica.

Por último, la hipodermis une la epidermis y la dermis con los tejidos situados debajo. Lo mismo que la capa de piel más gruesa, está formada por fibras de estructura laxa, por tejido conjuntivo y sobre todo por tejido adiposo, y no la recorren nervios, vasos sanguíneos ni linfáticos.

Profile photo of richar3000
Acerca de richar3000 (281 artículos)
trucos y manualidades