Herramientas de apriete.- Tornillos de apriete, pinzas y cárceles.

Herramientas de apriete.

Herramientas Tornillos de apriete pinzas y cárcelesComplementando las herramientas de apriete y de retención existen otros instrumentos que, si bien realizan su acción de prensión por otros sistemas que los de la palanca de primer grado (excepto las pinzas de pico de loro y las tenazas grip, en las que continúa siendo utilizado tal sistema), son herramientas capaces de retener una pieza para permitir su labrado o bien para conseguir por su acción que dos o más piezas queden en posición inamovible para lograr la buena consecución de otros procesos, como los de encolado o soldado o también los de fijación, para evitar que la pieza en la que se actúa se mueva o se desplace, como ocurre en los trabajos de aserrado, taladrado, fresado, etc.

Los tornillos de apriete, en particular los de banco, asentados en una mesa son una herramienta más bien estática, ya que no pasiva.

Su principal fuerza estriba en la aplicación mecánica de una máquina elemental, el tornillo, gracias a cuyo giro se logra que dos mordazas queden fácil y efectivamente comprimidas contra una pieza que se trata de retener inmóvil.

Las pinzas de pico de loro y las tenazas grip sirven para retener manualmente una pieza que no conviene dejar estática y asimismo se usan con gran ventaja sobre las llaves fijas o graduables para el apretado o aflojado de tornillos (tanto de sus cabezas como de las hem­bras). Ambas tenazas son graduables en función del mayor o menor diámetro de la pieza que tienen que asir con sus mordazas.

herramientas Tornillos de apriete pinzas y cárceles 1Las cárceles, sargentos, gatos, apretadores, etc., son valiosos instrumentos para trabajos de carpintería, ebanistería  herrería y otros muchos oficios. Poseen una mordaza estática y otra móvil, desplazable a lo largo de un brazo solidario a la primera.

Después de su ajuste o posicionado, esta mordaza desplazable se confirma y afianza mediante el empleo de un tornillo que ejercerá la prensión necesaria. Para evitar que las mordazas produzcan daño en la pieza que se apriete se recurre a intercalar unas calas o trozos de madera.

Particularmente interesantes son las cárceles con estas mordazas suplementarias de plástico o bien las que la propia mordaza es de plástico en lugar de hierro, ya que con ello se evita que, por un posible rebosamiento de cola en las uniones que se trata de apretar, quede encolada la herramienta al objeto. Estas mordazas o suplementos de las mismas están hechas con un tipo de plástico que rechaza la mayoría de colas o adhesivos utilizados para la unión de piezas de madera.