Ingredientes naturales para cosméticos de la A a la Z

En general, los ingredientes para la elaboración de sus cosméticos naturales podrá adquirirlos en la farmacia. A continuación, se indica el lugar de adquisición de aquéllos que no se podrán adquirir en la farmacia.En general los ingredientes para la elaboración de sus cosméticos naturales podrá adquirirlos en la farmacia. A continuación, se indica el lugar de adquisición de aquéllos que no se podrán adquirir en la farmacia.

Aceite de aguacate.

Este aceite vegetal graso, de un color que va del marrón al verde, se obtiene del fruto del aguacate, y por su composición es parecido a las grasas de la piel. Se utiliza en los productos cosméticos para pieles secas, descamadas y mixtas porque es capaz de sustituir la grasa que falta de la piel, devolviéndole tersura y elasticidad. Dado que apenas se enrancia, puede emplear este aceite durante un largo espacio de tiempo (consérvese en el frigorífico).

Aceite de almendras.

Este aceite vegetal, que se obtiene a partir de almendras dulces, da tersura y protege la piel. Además por su moderado contenido en grasa, es bien tolerado incluso por las pieles grasas. Ingrediente de cremas, productos limpiadores y aceites de baño.

Aceite de germen de maíz.

Este aceite vegetal, obtenido del germen de maíz, proporciona tersura a la piel. Como alguna de las sustancias que contiene se encuentra también en la grasa dérmica, este aceite es bien tolerado y absorbido con facilidad por todo tipo de pieles. Ingrediente de cremas y mascarillas.

Aceite de germen de trigo.

Este aceite vegetal, obtenido del germen de trigo contiene vitaminas. Aporta tersura y nutre la piel, por lo que se emplea en cremas y mascarillas para pieles secas envejecidas y descamadas.

Aceite de nuez.  El suave efecto protector solar de este aceite vegetal se emplea en la preparación de productos solares naturales, que son bien tolerados por todo tipo de pieles. De todos modos el efecto fotoprotector de estos productos no es tan acusado como el de los protectores solares a base de ingredientes químicos.Aceite de nuez.

El suave efecto protector solar de este aceite vegetal se emplea en la preparación de productos solares naturales, que son bien tolerados por todo tipo de pieles. De todos modos el efecto fotoprotector de estos productos no es tan acusado como el de los protectores solares a base de ingredientes químicos.

Aceite de ricino.

Este aceite vegetal graso y muy espeso se obtiene de las semillas del ricino. Se utiliza en los aceites para uñas por su efecto endurecedor, así como en preparados para el cuidado de pieles envejecidas y secas.

Aceite de sésamo.

Este aceite vegetal amarillento y bien tolerado por la piel se obtiene de las semillas del sésamo y aporta tersura a la piel. Por ello se añade a mascarillas y cremas.

Aceite de soja.

Este aceite vegetal, obtenido de la alubia de soja, no es muy graso, por lo que es bien tolerado por la piel, y además resulta barato. Es la base de numerosos productos cosméticos naturales como cremas, aceites limpiadores, mascarillas, aceites corporales y productos para el baño.

Aceite esencial.

Los aceites esenciales de intenso aroma, se obtienen por destilación de las flores, hojas y tallos de aquellas plantas medicinales que además de otras muchas sustancias, contienen aceites esenciales. La obtención de 1 litro de aceite exige según el tipo de plantas, hasta 1000 kg de plantas. Si además se trata de flores, estos aceites, de gran eficacia, resultan extremadamente caros. Muchos aceites esenciales tienen un ligero efecto desinfectante y bactericida. Como ingrediente en los desodorantes, demoran o impiden la formación del olor corporal. No obstante las particularidades descritas de los aceites esenciales también influyen favorablemente en la duración de cremas y lociones: inhiben la proliferación de gérmenes y bacterias introducidos en los productos por el uso. El efecto de los aceites esenciales sobre la piel es múltiple. Según su combinación reduce la irritación, aclaran, depuran o alisan la piel. Los aceites esenciales no deben emplearse en dosis altas, pues pueden provocar irritaciones dérmicas. Aténgase por tanto, a las cantidades indicadas en las recetas.

Aceites vegetales.  Provienen de los frutos, semillas o gérmenes de distintas plantas, por ejemplo, alubia de soja, aguacates, de maíz. El primer prensado en frío proporciona, desde el punto de vista cualitativo, el mejor aceite. El aceite vegetal obtenido de sucesivos prensados (en caliente) contiene menos vitaminas y agentes activos porque sus componentes pueden ser destruidos por el calor.Aceites vegetales.

Provienen de los frutos, semillas o gérmenes de distintas plantas, por ejemplo, alubia de soja, aguacates, de maíz. El primer prensado en frío proporciona, desde el punto de vista cualitativo, el mejor aceite. El aceite vegetal obtenido de sucesivos prensados (en caliente) contiene menos vitaminas y agentes activos porque sus componentes pueden ser destruidos por el calor. Para la elaboración de cosméticos naturales debe preferirse la mejor calidad para conseguir un efecto cosmético óptimo. El contenido en grasa de un aceite vegetal depende del fruto del que se ha obtenido. Por ejemplo, el de aguacate tiene un contenido en grasa claramente superior al de soja. Como los aceites vegetales se parecen en su composición a la grasa natural de la piel, son bien tolerados y fácilmente absorbidos por ésta. Se distribuyen con regularidad por su superficie, lo cual permite extenderlos en capas muy finas. Esto significa que los agentes activos vegetales son absorbidos por la piel sin que se taponen los poros.

Ácido esteárico.

Se obtiene de ceras: es blanco y de una consistencia sebácea y granulosa. Además es bien tolerado por la piel. Ingrediente de cremas y productos limpiadores para apoyar el efecto emulgente de la cera de abeja y del bórax, así la piel absorbe mejor la humedad contenida en las cremas. Las cremas que lo albergan poseen un ligero brillo nacarado. Acido láctico: surge de la fermentación de productos que contienen lactosa, como la col y la leche. Utilícelo por favor, únicamente en las cantidades indicadas. La forma concentrada bajo la que se comercializa puede deteriorar la piel. Se utiliza en la preparación de endurecedores de uñas porque ablanda la cutícula y la desprende con moderación.

Agua de hamamelis.

Muy bien aceptada por la piel, se obtiene del hamamelis, oriundo de América del Norte, llamado también Hamamelis virginiana. Reafirma los tejidos de la piel y posee un efecto astringente, por lo que se incluye como ingrediente de numerosas cremas, lociones para el cutis y para después del afeitado.

Agua de rosas.  Obtenida por destilación al vapor de agua de flores de rosa. Contiene los mismos agentes activos que la esencia, pero en menor concentración. Por su buena tolerancia y su aroma, se emplea en cremas y lociones faciales.Agua de rosas.

Obtenida por destilación al vapor de agua de flores de rosa. Contiene los mismos agentes activos que la esencia, pero en menor concentración. Por su buena tolerancia y su aroma, se emplea en cremas y lociones faciales.

Alcanfor.

Masa granulosa y brillante, por la grasa que contiene, se extrae del aceite esencial del alcanforero. Por su efecto curativo y antiinflamatorio se utiliza en cremas para pieles grasas y con impurezas. Por favor, aténgase a las cantidades indicadas.

Alcohol etílico.

Alcohol especialmente puro y alta concentración con una parte residual de agua. Ingrediente de lociones faciales, para después del afeitado y limpiador porque refresca y revitaliza la piel y activa el riego sanguíneo. Los productos cosméticos con un contenido en alcohol etílico de un 15% como mínimo se conservan largo tiempo (el alcohol es un conservante).

Almendras molidas.

Ofrecen el mismo efecto de peeling que el salvado de almendras. En las recetas de productos limpiadores puede sustituir el salvado de almendras por la misma cantidad de almendras molidas. Al ser un tanto aceitosas, no resecan tanto la piel como el salvado de almendras. Utilice siempre las almendras recién molidas.

Alumbre (sulfato de alúmina y potasa).

Obtenido del mineral del mismo nombre, es un polvo blanco, soluble en agua; se emplea para la loción de afeitar y para el endurecedor de uñas por su efecto hemostático o antihemorrágico astringente. Como no es soluble en alcohol, ha de ser siempre disuelto en agua (indicaciones cuantitativas en la receta).

Avena.

Muy bien tolerada por la piel, la avena contiene elementos activos que cuidan y dan tersura a la piel. Molida, se mezcla muy bien con los aceites vegetales para obtener mascarillas y peelings. Dado que contiene emulgentes, las recetas que la incluyen no precisan añadir ningún otro. La avena molida se adquiere en las tiendas de productos dietéticos.

Bórax.

Polvo blanco soluble en agua que se obtiene del mineral del mismo nombre. En las cremas acentúa el efecto emulgente de la cera de abeja. Para la limpieza de cutis, se le puede añadir bórax al agua de aclarado con el fin de ablandarla.

Cera.

Las cremas recomendadas incluyen como ingrediente ceras sólidas, por ejemplo manteca de cacao o cera de abeja. Éstas aportan a las cremas consistencia, una ligera coloración y garantizan una emulsión estable, pues sólo con ayuda de las ceras pueden unirse entre sí agua y aceites vegetales. Las ceras naturales contienen sustancias presentes también en la grasa de la piel, por lo que ésta las absorbe y tolera bien. Debido a su bajo punto de fusión la manteca de cacao, por ejemplo, funde a los 37º C, es decir, a la temperatura corporal, las ceras permiten una elaboración cuidadosa para no perder los agentes activos y se distribuyen con facilidad y uniformidad por la superficie dérmica.

Cera de abeja.  Se vende cruda (amarilla) y blanqueada (blanca). Ambas formas se comercializan en perlas y en láminas de 50 g. Su punto de fusión se sitúa en los 65º C. Es componente de muchas cremas por su efecto ligeramente emulgente, que se acentúa con la adición de bórax, y por su tolerabilidad por la piel.Cera de abeja.

Se vende cruda (amarilla) y blanqueada (blanca). Ambas formas se comercializan en perlas y en láminas de 50 g. Su punto de fusión se sitúa en los 65º C. Es componente de muchas cremas por su efecto ligeramente emulgente, que se acentúa con la adición de bórax, y por su tolerabilidad por la piel.

Cola de caballo.

También llamada equiseto, da firmeza a la piel, es antihemorrágica y curativa e inhibe la sudoración excesiva. Los extractos o macerados elaborados con cola de caballo fresca o seca, o con la hierba seca y finamente molida, son ingredientes de lociones para después del afeitado, espumas de afeitar y protectores solares.

Coñac.

Obtenido por destilación del vino, contiene alcohol etílico y otras sustancias. Remedio casero muy apreciado contra la caspa porque activa las funciones del cuero cabelludo. Por ello, forma parte de lociones contra la caspa.

Corazoncillo.

Con sus flores, tanto verdes como secas, se elabora un macerado de color rojo oscuro que se incorpora a las cremas y mascarillas para el acné y la piel con impurezas, debido a su efecto cicatrizante. Provoca fotosensibilidad, por lo que se emplea en pequeñas cantidades, por favor, aténgase a las dosis especificadas en las recetas.

Champú.

Contiene agentes activos limpiadores que al lavar el cabello lo liberan de suciedad, grasa y caspa. En las recetas indicadas, debe emplearse un champú suave que no sea caro, a ser posible incoloro (blanco, con brillo nacarado), que se adquiere en droguerías y supermercados.

Emulgente (producto auxiliar).

Los emulgentes empleados en cosmética natural (bórax, ácido esteárico, Tween 80) carecen de efecto cosmético específico, pero contribuyen a que muchos agentes activos adopten una forma que facilite su absorción por la piel: posibilitan la unión del agua y los aceites, lo que también supone que los ingredientes naturales desplieguen plenamente su capacidad. En la preparación de cremas se emplea el bórax como emulgente, que acentúa los efectos de la cera de abeja. Sin embargo, para las lociones, aceites de masaje y aceites de baño, el bórax es demasiado débil, por lo que en dichos preparados se utiliza un emulgente obtenido a partir de aceites vegetales y otras materias primas naturales, el Tween 80. Así pues, los emulgentes no son cosméticos, sino única y exclusivamente productos auxiliares; aténgase, por consiguiente, a las cantidades indicadas en las recetas.

Equiseto.

Véase Cola de caballo.

Esencia de geranio.

Este aceite obtenido de pelargonios es un aceite perfumado natural con una nota aromática floral. Se añade a los aceites corporales para perfumarlos.

Esencia de jazmín.

Se emplea para la elaboración de perfumes debido a su intenso aroma. Es un aceite esencial muy caro, que se adiciona en cantidades mínimas, unas gotas, para perfumar los cosméticos.

Esencia de lavanda.  Este aceite esencial obtenido de las flores y tallos de lavanda posee un efecto calmante y se emplea por ello en preparados para el baño. También es muy apropiada para perfumar los cosméticos para la piel.Esencia de lavanda.

Este aceite esencial obtenido de las flores y tallos de lavanda posee un efecto calmante y se emplea por ello en preparados para el baño. También es muy apropiada para perfumar los cosméticos para la piel.

Esencia de limón.

Este aceite esencial, bien tolerado por la piel, aromático y de un color amarillo claro, se obtiene de las cáscaras de limón y despliega un efecto refrescante y estimulante. Además, en los productos cosméticos para la piel preparados por uno mismo inhibe el crecimiento de gérmenes.

Esencia de manzanilla.

Este aceite esencial depurador y bien tolerado por la piel se añade a las cremas destinadas a pieles con impurezas y a pieles sensibles, a cremas infantiles y a protectores solares.

Esencia de melisa.

El aceite esencial de melisa es un líquido claro como el agua con un ligero aroma a limón. Su acción es relajante y por ello es ingrediente de numerosos productos para el baño. Como es bien tolerado por cualquier tipo de piel, la esencia de melisa también puede emplearse en cremas y mascarillas para pieles mixtas.

Esencia de naranja.

Este aceite vegetal de color amarillo, tolerado por la piel y barato, se obtiene durante el proceso de elaboración de zumos de naranja industriales. Se añade a cremas y aceites de baño como ingrediente aromático; por su efecto refrescante se incorpora, asimismo, a productos de limpieza.

Esencia de pino carrasco.

Este aceite esencial incoloro de precio asequible, se obtiene de las yemas y ramas de los pinos carrascos y se incorpora a preparados para baños relajantes.

Esencia de romero.

Este aceite esencial, un fluido claro como el agua y de intenso aroma, estimula el organismo y favorece el riego sanguíneo. Ingrediente de cremas para pieles grasas, de complementos para el baño y para el cuidado de los pies, así como de aceites de masaje.

Esencia de rosa.

Esta esencia de intenso aroma y buena tolerancia por la piel es muy cara, porque solo existe en cantidad muy escasa en las rosas. Se emplea en cantidades mínimas (gotas) para perfumar los cosméticos.

Esencia de salvia.  Este aceite esencial aromático, se añade por su acción curativa a cremas y mascarillas para pieles grasas y con impurezas, y por su efecto relajante a productos para el baño.Esencia de salvia.

Este aceite esencial aromático, se añade por su acción curativa a cremas y mascarillas para pieles grasas y con impurezas, y por su efecto relajante a productos para el baño.

Esencia de tomillo.

Este aceite esencial desarrolla un efecto más concentrado que el tomillo. Se añade a desodorantes.

Eufrasia.

Para cuidar los ojos mientras se utiliza una mascarilla, se colocan compresas empapadas en un extracto elaborado con eufrasia seca. La piel la tolera bien y la eufrasia ejerce un influjo depurador. Extracto: ingrediente de muchas recetas es un extracto acuoso y curativo de plantas, elaborado a partir de plantas verdes o secas y agua.

Extracto de algas.

El extracto marrón de algas verdes y marrones se emplea para el acné e impurezas de la piel por su acción depuradora.

Flores de caléndula.

Extractos y macerados de flores verdes o secas de caléndula dan tersura a la piel seca, áspera y descamada. Por ello, se añaden a cremas, aceites de baño y protectores solares. El macerado de caléndula tiene un color entre amarillo y naranja, y huele a pan fresco.

Flores de lavanda.

Contienen aceite esencial con el típico olor a lavanda. Extractos o macerados hechos con flores verdes o secas se añaden a los preparados para el baño debido a su efecto relajante. La lavanda es tolerada por todos los tipos de piel.

Flores de manzanilla.

Con las flores secas se elaboran extractos o macerados que se incorporan por sus efectos curativos a los cosméticos destinados, sobre todo, a pieles con impurezas y tendencia a la descamación. La manzanilla contiene un aceite esencial y pequeñas cantidades de azuleno. Da tersura a la piel, que la tolera bien.

Flores de margarita.

Los extractos o macerados de flores de margarita verdes o secas se añaden a los cosméticos para pieles grasas por su efecto depurador y normalizador de la producción de grasa por la piel.

Flores de tilo.

Un extracto de flores secas de tilo, de efecto suavemente astringente, constituye un componente de cremas para pieles secas y sensibles, productos destinados al cuidado del cabello y desodorantes.

Hojas de abedul.

Los extractos de hojas de abedul se emplean en el cuidado del cabello, porque el abedul favorece su crecimiento. El mejor efecto lo surten las hojas verdes recogidas en primavera, pero para preparar el extracto también se pueden utilizar hojas secas.

Hojas de hiedra.

Un extracto de hojas secas de hiedra se añade a los productos para el cuidado del cabello, pues las materias que contiene la hiedra son muy eficaces contra la caspa y la grasa. Por su efecto bactericida, se incorpora también a los desodorantes.

Hojas de melisa.

Un extracto de hojas de melisa verdes o secas, de suave perfume a limón, se añade, por su efecto relajante, a cremas, lociones para el cutis para pieles mixtas y productos para el baño.

Hojas de romero.  El romero activa la circulación de la sangre. Por ello, extractos o macerados de hojas frescas o secas de romero se añaden a aceites para masaje y productos para el baño. Como además muestra un efecto depurador de la piel, resulta muy adecuado como componente de cremas para pieles grasas y con impurezas.Hojas de romero.

El romero activa la circulación de la sangre. Por ello, extractos o macerados de hojas frescas o secas de romero se añaden a aceites para masaje y productos para el baño. Como además muestra un efecto depurador de la piel, resulta muy adecuado como componente de cremas para pieles grasas y con impurezas.

Hojas de salvia.

La salvia, oriunda de la cuenca del Mediterráneo, inhibe el sudor y cura inflamaciones. Extractos o macerados hechos con sus hojas verdes o secas se añaden a cremas para pieles grasas y con impurezas, a desodorantes, y a preparados para baños de pies con problemas de sudoración.

Jabón de plata (jabón blando purificado).

Un jabón líquido necesario para preparar productos para el cuidado del cabello, la ducha y jabón de afeitar. Sólo hace espuma si se mezcla con aguas blandas. En zonas de aguas duras no debe emplearse excepto en el caso de que se utilicen filtros para eliminar la cal del agua, porque en caso contrario se combina con la cal disuelta en el agua formando jabones calinos y perdiendo en consecuencia su potencia limpiadora. Además, estas partículas calinas se depositan en la piel o en los cabellos. Si se emplea un preparado para el cabello que contenga jabón de plata, hay que dar siempre un aclarado ácido (véase «Vinagre de manzana»).

Jugo de pepino.

Obtenido de pepinos frescos, tiene el mismo efecto que el pepino. Puede prepararlo usted.

Jugo de verduras.

Ingrediente de algunas recetas, se obtiene de la verdura fresca. Las indicaciones concretas las hallará en el recetario, y la elaboración.

Jugo de zanahorias.

Elaborado con zanahorias frescas despliega los mismos efectos que el macerado de zanahorias. El jugo se emplea siempre unido a un aceite vegetal, pues sólo así es capaz la piel de absorber sus principios activos. Usted puede elaborar su propio jugo de zanahorias o comprarlo en la tienda de productos dietéticos.

Levadura de cerveza.

Procede del proceso de elaboración de la cerveza. Es rica en vitamina B, y es muy recomendable su uso interno y externo en pieles con impurezas y con acné. La levadura de cerveza se emplea en polvo en los preparados cosméticos. Se adquiere en las tiendas de productos dietéticos. Macerado: proceso de muchas recetas, se elabora con elementos y aceites vegetales. Indicaciones exactas las hallará en cada receta, y el modo de elaboración.

Manteca de cacao.

Es una cera de color amarillo claro, grumosa, que se desprende en la elaboración del cacao. Se emplea en la preparación de cremas y lociones limpiadoras. Alisa la piel, que la absorbe con facilidad y la tolera bien. Como funde a la temperatura corporal, se distribuye de manera uniforme por la superficie dérmica con los productos cosméticos a los que se incorpora. Miel: acreditada desde muy antiguo como remedio casero. Además de su excelente tolerabilidad, contiene gran cantidad de elementos que proporcionan tersura y elasticidad a nuestra piel. Se emplea en cosméticos para el cabello y en la elaboración de mascarillas. Los cosméticos para el cutis que contienen miel deben ser utilizados recién hechos (todas las recetas incluyen la duración aproximada). Utilice sólo miel natural, tal como la venden las tiendas de dietética o el propio apicultor.

Nata.

Ablanda la piel porque contiene grasa y humedad. Es por ello un ingrediente importante para mascarillas nutritivas. Por favor, utilice recién hechos los productos que la incluyan.

Pepino.

Bien tolerado por la piel, el empleo del pepino como blanqueador en caso de pecas ha acreditado su eficacia desde hace muchos años en la cosmética natural. Se emplea siempre fresco, sólo así desarrolla su efecto aclarador. Utilice únicamente pepinos sin fumigar.

Pétalos de rosa.

Un extracto de pétalos de rosa, que no hayan sido fumigadas, frescos o secos es ingrediente de lociones faciales o capilares, lo que confiere a estos preparados un leve aroma a rosas. El extracto es bien tolerado por todos los tipos de piel.

Sal.  Ingrediente de las sales de baño, tanto para baños completos como de pies. Adecuado para pieles normales y grasas, así como para la transpiración excesiva de pies. Como para las sales de baños es preferible un grano algo más grueso, debe usar sal gorda o mezclar sal fina con sal de cocina. Todas se venden en tiendas de alimentación.Sal.

Ingrediente de las sales de baño, tanto para baños completos como de pies. Adecuado para pieles normales y grasas, así como para la transpiración excesiva de pies. Como para las sales de baños es preferible un grano algo más grueso, debe usar sal gorda o mezclar sal fina con sal de cocina. Todas se venden en tiendas de alimentación.

Salvado de almendras.

Residuo obtenido al elaborar aceite de almendras. Se aprovecha como producto limpiador apto para todo tipo de pieles. Debido a su consistencia firme descama la piel y la embellece; desarrolla, pues un buen efecto de peeling.

Salvado de trigo.

Capa exterior del grano de trigo. Ingrediente de mascarillas limpiadoras y peelings porque deja la piel tersa y limpia pequeñas impurezas. Puede adquirirlo en las tiendas de productos dietéticos.

Tomillo.

El extracto de tomillo fresco o seco es ingrediente de desodorantes y champús porque inhibe el sudor y disminuye la formación de caspa.

Tween 80.

Este emulgente bien tolerado por la piel procedente de aceites vegetales y otras materias primas naturales es un líquido oleoso, espeso, con olor a grasa. El Tween 80 se emplea siempre como emulgente cuando se prepara un cosmético con agua o con extractos de plantas, porque su acción permite mezclar aceites y extractos acuosos. Los productos cosméticos con Tween 80 y que no contengan agua ni un extracto acuoso han de agitarse a fondo antes de ser utilizados.

Vinagre de manzana.

Obtenido del mosto de la manzana, se añade a los aclarados ácidos del cabello. Las partículas calinas depositadas en el cabello tras un lavado con aguas duras y el calcio mismo, se eliminan con un aclarado ácido. El cabello se vuelve aromático y fácil de peinar. Un vinagre de manzana con un 5% de ácido acético ha de emplearse siempre muy diluido, tal como indican las recetas. El vinagre de manzana de calidad se adquiere en las tiendas de dietética.

Yema de huevo.  Además de nutrir, proporciona tersura a la piel. Sólo se aplica a mascarillas y productos similares de aplicación inmediata. Se añade también a los champús. Para el cuidado de la piel y del cabello deben usarse huevos de gallinas alimentadas únicamente con grano, pues contienen menos residuos químicos.Yema de huevo.

Además de nutrir, proporciona tersura a la piel. Sólo se aplica a mascarillas y productos similares de aplicación inmediata. Se añade también a los champús. Para el cuidado de la piel y del cabello deben usarse huevos de gallinas alimentadas únicamente con grano, pues contienen menos residuos químicos.

Zanahoria.

Por su efecto cosmético y generador de tersura se utiliza para pieles con impurezas. Un macerado de zanahoria rallada y aceites vegetales puede incorporarse a cosméticos infantiles, cremas para el cutis y mascarillas.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades