La máquina de taladrar no tiene secretos.

El aficionado a las manualidades que quiere mecanizarse un poco, lo primero a que recurre es a la compra de una máquina universal o taladradora.

La máquina de taladrar que se va a analizar está dotada con un variador de tensión y un cambio de velocidades mecánico, no sólo taladra, sino que se le pueden aplicar gran cantidad de accesorios. Puesto que la máquina universal es el corazón de todo equipo posterior, no hay duda alguna de que es mejor adquirir una a la que le «sobre más que le falte». 

La máquina de taladrar que se va a analizar está dotada con un variador de tensión y un cambio de velocidades mecánico, no sólo taladra, sino que se le pueden aplicar gran cantidad de accesorios. Puesto que la máquina universal es el corazón de todo equipo posterior, no hay duda alguna de que es mejor adquirir una a la que le «sobre más que le falte».1 Mecanismos de percusión.

Permite, gracias a un dispositivo excéntrico, que durante el giro se pro­duzcan reiterados impactos para poder perforar materia­les pétreos. Su uso es po­testativo.

2 Mecanismo de dos ve­locidades.

Gracias a él, y mediante la posición co­rrespondiente, pueden con­seguirse dos velocidades mecánicas en el giro de la máquina para taladrar mate­riales duros o blandos.

3 Árbol motor.

A la iz­quierda se ve el ventila­dor para refrigeración y, a la derecha, la protección para aislamiento eléctrico.

4 Campo magnético.

Cuando la corriente fluye a través del hilo de co­bre, se origina un campo magnético cuya polaridad depende de la dirección de la corriente.

5 Inducido.

Está consti­tuido por un devanado cuyos terminales se hallan en el colector. El campo mag­nético cambia constante­mente de dirección; de este modo es impulsado alternati­vamente, con lo que se con­sigue el giro del motor.

6 Graduador electrónico.

Un interruptor basado esencialmente en un tiristor abre o cierra el circuito que alimenta el motor. Su princi­pio es que una vez la tensión ha conseguido el valor que se le asigna, el semiconductor interrumpe la corriente, y la vuelve a restablecer cuando aquélla ha caído por debajo de la frecuencia elegida. Siendo electrónico, trabaja prácticamente sin consumo de corriente.

7 Colector.

En sus seg­mentos van a parar los terminales del inducido. Por su giro, las diferentes partes del devanado van recibiendo sucesivamente la corriente. De esta manera se origina el campo magnético alternativo.

8 Cojinete.

 Las máqui­nas universales requie­ren un soporte preciso y sin desgastes. El engrase dura prácticamente toda la vida de la máquina.

9 Escobillas.

Son electro­dos que transmiten la corriente al colector durante su rápido giro. El carbón es un buen conductor y al pro­pio tiempo sufre muy poco desgaste. No obstante, con el uso este desgaste se produ­ce. Hay unos muelles que empujan las escobillas contra el colector y, si están muy desgastadas, puede producirse un contacto del cable con el colector, lo que da lugar a una avería importan­te. En algunos modelos exis­ten automatismos que impi­den que esto ocurra.

10 Gatillo interruptor.

En este modelo con dos cambios de velocidad, el gatillo se usa o bien para imprimir un giro paulatina­mente progresivo o bien para poner en marcha la máquina a una velocidad previamente elegida. El botón de la dere­cha retiene el gatillo.

11 Regulador de rotación.

Gradúa mediante el potenciómetro la capacidad electrónica.

12 Carcasa aislada.

A base de resina sin­tética reforzada con fibra de vidrio. Resiste una tensión de 4.000 voltios. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR