Propiedades del pepino.- Hortalizas.

El pepino crudo, tomado con pan integral o con patatas, forma una excelente combinación conveniente a los artríticos y gotosos, y para depurar el hígado.

Los enfermos de las vías urinarias deben usarlos con la mayor prudencia, pues ellos irritan este aparato; los prostáticos deben de abstenerse de comer pepinos.

Cuando se prepara una ensalada de pepino, no debe desperdiciarse el jugo, el cual contiene buena parte de vitaminas y sales minerales.

Para preparar la ensalada de pepino, se corta éste en rodajas bien finas y, en vez de sal, se le agrega zumo de limón. Va muy bien agregar a esta ensalada, rodajas de tomate, de cebolla tierna y otras hortalizas. Esta ensalada debe prepararse inmediatamente antes de comer, porque los pepinos -aún sin agregarles sal- se hacen difíciles de digerir si se prepararon largo tiempo antes de ser consumidos.

Propiedades del pepino.El pepino neutraliza la acidez del estómago, de la sangre y de la orina es laxante, combate las inflamaciones de estómago e intestinos, siendo muy útil en la úlcera de estómago. Sin embargo, los pepinos se deben comer con cuidado y han de ser tiernos y de buena clase.

Convendría acostumbrar a los niños a comer pepinos sin pelar, simplemente lavados. El pepino puede comerse durante las comidas como si fuera un pedazo de pan. Así tiene buen gusto, es fortificante y saludable.

Como el rábano, el pepino es también rico en vitaminas, y, por consiguiente, muy útil para la limpieza interior y en las afecciones de la piel.

El zumo de pepino tiene, en efecto, valiosas propiedades sobre la piel. Cada fricción sobre la piel dada fuertemente abre por reflejo, una onda vibratoria en nuestras células nerviosas. Por los últimos descubri­mientos en materia biológica en nuestro organismo, se sabe que nuestras glándulas suprarrenales desempeñan una función primordial en nuestros «genes» del proto-germen-vital.

Esta función es la de distribuir adre­nalina a todos los centros vitales de nuestro sistema. Sabido es que estas glándulas intersticiales segregan fluidos hormónicos especiales (en se­creción interna diaria) que mantienen la juventud del ser. Sin estas secreciones no nos crecería el vello, el cabello y las uñas, ni tendrían lugar las vibraciones de la nitidez visual de nuestro nervio óptico.

Son bien sabidas las grandes propiedades vitamínicas de los vege­tales crudos administrados trofológicamente, para influir por reacción vital sobre estas secreciones internas tan necesarias. Sabemos hoy que se ha descubierto la gran importancia que tiene el estímulo reflejo de la fricción en la región lumbar de nuestro cuerpo acompañada de baños de sol directos y duchas, con el jugo crudo de pepino.

Un buen masaje dado por la mañana y noche, durante diez mi­nutos cada vez, en las vértebras sacro lumbares y sus músculos subya­centes, con la combinación casera de 50 gramos de zumo de limón otros 50 gramos de aceite de oliva, 100 gramos de zumo de pepino y 100 gramos de zumo de zanahoria, y la influencia del rejuvenecimiento no tardará mucho en sentirse. Pero es necesario que los productos sean frescos.

La reacción por el frotamiento y opresión sobre los tejidos y san­gre es notoria, por cuanto se pone en movimiento, por el masaje y la excitación mecánica, todo el sistema nervioso vegetativo y reanima así a las células atrofiadas, dormidas o semimuertas, levantando el tono vital.

La fricción de zumo de pepino en la cara suaviza y embellece el cutis.

Para el buen funcionamiento del cuerpo y de todos sus órganos es de gran importancia el jugo de pepino.

Nadie debería dejar pasar la época de los pepinos sin aprovecharlos bien.

¿Cómo se efectúa una cura de pepinos?

Durante todo el tiempo de la cura se comen muchos pepinos cru­dos, sin sal ni vinagre. Además, se toman de una a cinco cucharadas de jugo de pepino cada hora.

Si se pelan, los pepinos pierden buena parte de su valor, ya que precisamente debajo de la piel se hallan las sales nutritivas y las vita­minas que el pepino contiene. Las pieles que no se comen, se pueden aprovechar para tratar las manos ásperas y agrietadas, aplicando durante la noche aquéllas sobre éstas. También pueden friccionarse con ellas la cara y el cuerpo.

Además son útiles para el agua con que se lava la cara, las manos o para el baño de todo el cuerpo. Si se desea, se puede verter en ella también el jugo de pepinos, pues éste es un medio para hacer funcionar la piel, libre de todos los perjuicios que aparecen en los medios quími­cos o una mala función de la piel trae con el tiempo otras enfermedades: afecciones de la piel, erupciones, granos, y muchas dolencias internas.

Una vez leído este artículo habrás visto que las propiedades del pepino son inmensas. 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades