Sabías que la muerte es la cesación total y definitiva de la vida

Los ritos funerarios varían con las religiones y con las civilizaciones. Los hindúes, que creen en la reencarnación del alma en otro cuerpo después de la muerte, queman a sus difuntos. Los cristianos, a pesar de la tristeza que manifiestan en los entierros, creen en la resurrección de los muertos tras el Juicio Final e inhuman los cuerpos dentro de unas tumbas.

Los ritos funerarios varían con las religiones y con las civilizaciones. Los hindúes, que creen en la reencarnación del alma en otro cuerpo después de la muerte, queman a sus difuntos. Los cristianos, a pesar de la tristeza que manifiestan en los entierros, creen en la resurrección de los muertos tras el Juicio Final e inhuman los cuerpos dentro de unas tumbas.En la ilustración, un cementerio de Bolivia.

El hombre ha soñado siempre con vivir eternamente. Y muchas leyen­das dan fe de ello. Pero a pesar de to­dos los progresos científicos y técni­cos, nada permite suponer que este sueño pueda ser realizado algún día. De hecho, todo organismo vivo debe morir: es una ley natural.

La muerte se traduce con la deten­ción de los latidos del corazón y de la respiración, con un enfriamiento pro­gresivo y con una rigidez del cuerpo, así como con un electroencefalogra­ma «plano».

La muerte es la culminación nor­mal de la vejez, Pero también puede ser consecuencia de una enfermedad o de un accidente. En todos los casos debe ser objeto de una declaración ante las autoridades, que proceden a una rápida investigación a fin de de­terminar si se trata de una muerte na­tural o de una muerte sospechosa (sui­cidio, asesinato). Una vez solucio­nados estos requisitos legales, la fa­milia del difunto puede disponer del cuerpo y proceder a las exequias. 

Los ritos funerarios.

En todos los países, la muerte se rodea de ritos más o menos largos y complicados, que varían según las costumbres y las creencias religiosas. Los antiguos egipcios, por ejemplo, conservaban a los muertos en forma de momias, porque, creían que el alma volvería un día al cuerpo para resucitarlo. En ciertas regiones de África y de Australia, en cambio, los cadáveres son expuestos en los árbo­les o en el suelo para que las aves ra­paces o los animales carniceros vayan a devorarlos. En otros sitios son que­mados (incineración) o enterrados (inhumación) en una tumba.

Un uso universalmente extendido consiste en que los parientes del di­funto, para manifestar su tristeza, «lleven luto», es decir, que principal­mente se vistan de una manera par­ticular: de negro en los países occiden­tales, de blanco en Extremo Oriente y cubriéndose de ceniza en Arabia, etc. En ciertos países aún se contratan, como en la Antigüedad, unas plañi­deras profesionales que cobran por acompañar las ceremonias fúnebres con sus lamentos.

La Muerte, un esqueleto burlón armado con una lanza y una guadaña, impone su ley a todos. En la Edad Media, el temor que inspiraba el Más Allá permitió a la Iglesia mantener su poder sobre los fieles, tanto si eran príncipes como si eran campesinos. Biblioteca Municipal, Moulins (Francia).Miniatura del siglo XV: el Triunfo de la Muerte.

La Muerte, un esqueleto burlón armado con una lanza y una guadaña, impone su ley a todos. En la Edad Media, el temor que inspiraba el Más Allá permitió a la Iglesia mantener su poder sobre los fieles, tanto si eran príncipes como si eran campesinos. Biblioteca Municipal, Moulins (Francia).

Querer morir.

A pesar del instinto que impele al hombre a querer vivir el más largo tiempo posible (instinto de conservación), a veces sucede que ciertas personas se dan la muerte voluntariamente (suicidio) para poner fin a sufrimientos morales o físicos.

La mayor parte de las religiones condenan esta actitud y la equiparan con un asesinato.

La eutanasia, que consiste en abreviar la agonía de un ser querido procurándole una muerte rápida, está prohibida por la ley.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades