Tipos de uniones de madera con argucia.- Manualidades madera

Tipos de uniones de madera con argucia.

En esta época, marcada por la producción en grandes series, puede ser una satisfacción recurrir a manipulaciones que den un toque de personalidad. Lo que se construye debe ser sólido, práctico y bello al mismo tiempo, lo que se da por descontado. Para la gente amante de las sutilezas proponemos una serie de uniones en madera que tienen «algo».

Uniones de maderaOfrecen un encanto espe­cial aquellas uniones que no requieren cola para ser com­pletamente eficaces; una vez ensamblados los elementos no hay forma de desunirlos. En otra ocasión ya se descri­bieron uniones que no re­quieren cola, ni clavos ni tor­nillos, aunque ofrecen esta­bilidad (Sistema Versátil).

En las nuevas uniones que ahora se describirán no hay nada nuevo. Se trata, en la mayoría de los casos, de la actualización de procedi­mientos que tradicionalmen­te usaban los artesanos. También se describe algún sistema completamente des­conocido para tales profesio­nales. Estos métodos de unión se pueden realizar con las habituales máquinas uni­versales de los aficionados y con cualquier tipo de made­ra; lo mismo da que se apli­quen a la construcción de muebles como a elementos de carpintería de armar. 

.

.

Espigas acuñadas.

Uniones de madera 11

Esta unión de caja y espiga no es preciso encolarla, pues aguanta por sí misma. En la espiga se realizan dos entallas con sierra, en las que se insertan dos cuñas estrechas. Éstas tienen la misma longitud que ofrecen las entallas. 

.

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 22

La caja lograda no es perfecta­mente escuadrada, sino algo cónica. Cuando se introduce la espiga, pro­vista de cuñas en su interior, queda comprimida por la inserción de las dos cuñas. Estas espigas acuñadas permi­ten mucha estabilidad y es imposible su desunión. 

.

.

.

.

.

Alojamiento redondo consolidado con una varilla redonda.

Uniones de madera 31

Este armazón, unido con sencillas uniones, es a propósito para servir de caballete de mesa.

Se puede montar en un instante y desarmarlo fácilmente, pues los elementos no están encolados. 

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 42

De esta manera se realizan los cortes oblicuos.

Se encaran las dos piezas, de modo que se correspon­dan en el aserrado oblicuo, y se reali­zan las entallas con el serrucho de costilla y se ajustan con el formón. 

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 53

El punto de giro es un trozo de varilla redonda.

Se aloja a unos 3 mm de profundidad en la pata exte­rior y luego se atornilla. 

.

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 64

La otra pieza requiere ser introdu­cida en la varilla para que pueda adquirir giro.

Deben retenerse las dos patas con­juntamente, de tal modo que pueda realizarse el taladrado en una sola operación. 

.

.

.

.

.

Mechas parciales.

Uniones de madera 71

Para el buen ensamblado de un armazón de mesa se suelen rea­lizar uniones de caja y espiga y se evita que el uso de una mecha (espiga en todo el ancho del madero) pueda origi­nar grietas al ser insertada en la pata.

En este caso, la mecha no es total y sólo se inserta parcialmente en la parte superior de la pata. 

.

.

.

.

.

Uniones de madera 82

Para lograr que la mecha profun­dice todo lo posible en el interior de la caja de la pata se recorta oblicua­mente y se rebaja una cuarta parte.

La ventaja de esta unión es que ofrece una mayor superficie de encolado. 

.

.

.

.

.

Encaje con ranura y lengüeta.

Uniones de madera 91

Gracias a esta unión se pueden realizar cajones, arcas y estante­rías (si se deja una cara abierta).

Todos los elementos se ensamblan sin nece­sidad de encolado, pues se sostienen por sí mismos. 

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 102

Los montantes que sirven de unión angular son listones cuadrados en los que se han labrado dos ranuras.

Los tableros que se reciben en ellas tendrán que ser fresados, de manera que formen una lengüeta que encaje con tal ranura. 

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 113

El zócalo y la cornisa se hacen del mismo modo: también reciben una ranura por un canto y se ensamblan a media madera.

Unos tableros con­trachapados sirven de unión y base de las ranuras (que se habrán realizado en los lados de los maderos que for­man el zócalo).

En lugar de estos table­ros se pueden utilizar unos refuerzos triangulares en el interior de las unio­nes a media madera. 

.

.

.

Uniones con aldabas.

Uniones de madera 121

Manera muy cómoda de juntar dos maderos lateralmente (verti­cales u horizontales).

Con la aldaba de contrachapado no se pueden separar pero se deshace la unión fácilmente. 

.

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 132

Las clavijas, que han recibido unas entallas, se encolan en uno de los maderos.

La separación que debe haber entre estas entallas es la que determina las entallas practicadas en la aldaba. 

.

.

.

.

.

.

Uniones de madera 143

Esta unión no necesita que se ha­gan entallas en la clavija ni en la pieza de contrachapado.

La retención entre ambas piezas está perfectamen­te asegurada por este sistema.

El gro­sor del tablero contrachapado que se emplea es de 6 mm. 

.

.

.

.

.

Caja y espiga ocultas en un inglete.

Uniones de madera 151

Para construir marcos de puertas de mueble, este sistema de unión es el más idóneo.

En el interior de los maderos del marco, una ranura corrida recibirá vidrios, tableros o plafones rebajados.

El encolado de los ensambles se realiza a inglete. 

.

.

.

.

.

Uniones de madera 162

La espiga se hace con un serrucho de dientes finos y el sesgo se efectúa con una caja de ingletes.

La caja para alojamiento se obtiene con taladrados consecutivos mediante la máquina universal.

También puede conseguirse por fresado.