Almacenado y recuperación de la arcilla

La arcilla nueva suele ser sumi­nistrada en bolsas de plástico, donde se conserva muy bien. La arcilla que se va a utilizar de inme­diato, junto con la sobrante, pue­de conservarse en cubos provis­tos de tapadera.Todo taller de cerámica posee dos depósitos de arcilla además de la destinada a uso inmediato.

Una reserva general y la sobrante; esta última necesita ser reconstituida periódicamente.

La arcilla nueva suele ser suministrada en bolsas de plástico, donde se conserva muy bien. La arcilla que se va a utilizar de inme­diato, junto con la sobrante, pue­de conservarse en cubos provis­tos de tapadera.

Normalmente, la arcilla a recu­perar está en estado plástico, de “cuero duro” o seco. Rocíese la plástica con un poco de agua y colóquesela de nuevo en la reser­va o almacén general.

La arcilla seca se echa en un cubo con agua, se tapa y se deja así hasta que adquiera una consis­tencia similar al barro blando. Ex­tiéndase la masa resultante sobre una plancha grande de yeso o bien colóquesela repartida en varias fuentes de yeso. Désele una vuelta a la arcilla unas horas después y amásese de nuevo al día siguiente.

Otra solución consiste en rom­per la arcilla seca en pequeños fragmentos y colocarlos en un re­cipiente de plástico. Rocíese con agua, colóquese un trozo de saco húmedo a modo de cubierta y ciérrese bien el recipiente. Re­vuélvase la arcilla al día siguiente y rocíese con más agua. Repítase la operación hasta que haya absor­bido suficiente agua.

La arcilla en estado de “cuero duro” se recupera mejor secándola primero.

La arcilla seca y no cocida puede recuperarse fácilmente sumergién­dola en un recipiente con abundan­te cantidad de agua.La arcilla seca y no cocida puede recuperarse fácilmente sumergién­dola en un recipiente con abundan­te cantidad de agua.

 

 

 

 

 

 

Una vez hidratada la arcilla, ex­tiéndela sobre una tabla de yeso hasta que esté lo suficientemente plástica para amasarla.Una vez hidratada la arcilla, ex­tiéndela sobre una tabla de yeso hasta que esté lo suficientemente plástica para amasarla.

 

 

 

 

 

 

La arcilla se almacena en panes amasados, a los que se recubrirá con un plástico, en el interior de recipientes provistos de tapadera.La arcilla se almacena en panes amasados, a los que se recubrirá con un plástico, en el interior de recipientes provistos de tapadera.

 

Material necesario para el almacenado de la arcilla.

Cubos de agua.

Tabla de yeso y fuentes moldea­das.

Trapos húmedos. Recipientes con tapadera.

 

 

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>