Aparador rústico: Utilizando el sistema de flameado

Aparador rústico: Utilizando el sistema de flameado.

Para un aparador como éste, a base de madera flameada, te propongo  un sistema constructivo de fácil realización para un aficionado a las manualidades.

Para la construcción de este mueble hay que disponer de madera de pino de buena cali­dad y perfectamente seca si se quiere lograr un trabajo correcto.

El armario está enteramente construido en madera maciza, salvo la trasera y los plafones de las puertas y laterales, que son de contrachapado, tam­bién es de pino.

El aparador consta de dos partes: parte baja del armario y cuerpo superior de baldas para platos u otros objetos. Cada elemento se realiza inde­pendientemente y una vez mon­tados ambos, se ensamblan.

Los laterales y las puertas del cuerpo inferior están formados por plafones enmarcados con bastidores. Los marcos se en­samblan y los plafones se enca­jan en ranuras laterales del inte­rior de aquéllos.

En la parte anterior de los bastidores de los laterales se encolan unos listones que son los que reciben las bisagras de las puertas.

El tablero superior y el que forma la base del mueble están constituidos por tablas acopia­das y encoladas. Cuando la cola se ha secado, se pulen sus su­perficies y se atornillan a los laterales. El entrepaño (foto 4) de la parte superior sirve de descanso a los cajones. Para que éstos no rocen entre sí se realiza una separación con dos listones unidos en forma de L y atornillados al entrepaño (fo­tografia 11).

Las patas están formadas por dos elementos iguales que se recortan resiguiendo una plan­tilla previamente realizada.

Los regruesos de los tableros (el superior y el de base) se encolan en los cantos para que así no se vea la madera de testa de las tablas.

Las puertas se realizan de la misma manera que los laterales, procurando que queden per­fectamente escuadradas.

Aparador rústico: Utilizando el sistema de flameado.  Para un aparador como éste, a base de madera flameada, te propongo  un sistema constructivo de fácil realización para un aficionado a las manualidades.Los cajones se construyen de la manera siguiente: la parte frontal y la trasera reciben unas ranuras en las que se alojan los laterales, a los que se habrán hecho los correspondientes re­bajos para el encaje. Además, en la parte interior e inferior de las cuatro piezas se habrá realizado otra ranura para alojar el fondo. Después, se encolan todas las piezas (foto 8).

A continuación se procede a la construcción de la parte su­perior. Los laterales se recor­tan con una sierra de vaivén o un serrucho de punta y luego se. lijan los cantos. El anaquel su­perior (constituido por una tabla) se atornilla a tope contra los laterales, en tanto que los inter­medios se unen mediante una

espiga pasante en las cajas que, correspondientemente, se ha­brán realizado en los laterales: se fijan mediante cuñas. Debe procurarse que las cajas estén hechas con la máxima precisión e igualmente procurar que las cuñas ajusten, sin holguras de grosor.

Las varillas que sirven para retener los platos se adicionan mediante enclavijado y enco­lado.

Para evitar que la madera de testa del anaquel superior quede a la vista, se puede incorporar un listón de regrueso en forma de escocia. A continuación se procede al flameado. Para tra­bajar con seguridad y no tostar demasiado la madera, la llama se debe mantener a unos 20 ó 30 cm de la superficie. Consúl­tese la lección oportuna. Final­mente, el último tratamiento su­perficial que falta para conside­rar terminado este mueble con­siste en dar una capa de tapapo­ros primero y luego cargar con barniz transparente.

Una vez realizados ambos ele­mentos, se procede al ensam­blado de las dos partes del mue­ble colocando las bisagras y cierres magnéticos. Los acce­sorios vistos se han aplicado a imitación de piezas forjadas.

De aspecto rústico, este mueble, hecho a base de madera de pino, no es en absoluto pesado ni engorroso. El veteado de la madera queda resaltado por la acción del flameado.De aspecto rústico, este mueble, hecho a base de madera de pino, no es en absoluto pesado ni engorroso. El veteado de la madera queda resaltado por la acción del flameado.

 

 

 

 

 

 

 

1 Los laterales y las puertas del cuerpo inferior están construidos sobre un bastidor que enmarca un plafón interior contrachapado de pino, de 4mm de grosor, por una cara.1 Los laterales y las puertas del cuerpo inferior están construidos sobre un bastidor que enmarca un plafón interior contrachapado de pino, de 4mm de grosor, por una cara.

 

 

 

 

 

 

 

2 Los tableros superior e inferior, que constituyen el cuerpo del armario, están formados por tablas aco­piadas y encoladas de 20milímetros de espesor.2 Los tableros superior e inferior, que constituyen el cuerpo del armario, están formados por tablas aco­piadas y encoladas de 20 milímetros de espesor.

 

 

 

 

 

 

3 El tablero superior y el de la base del armario se atornillan a los late­rales después de haber fresado en ellos el galce que recibirá el table­ro trasero del mueble. Las cabezas de los tirafondos se ocultan.3 El tablero superior y el de la base del armario se atornillan a los late­rales después de haber fresado en ellos el galce que recibirá el table­ro trasero del mueble. Las cabezas de los tirafondos se ocultan.

 

 

 

 

 

 

 

4 El entrepaño del cuerpo inferior es un trozo de tablero aglomerado de 16milímetros que sirve para apoyar los cajones y descansa en unos listones. Para una mejor estabili­dad, es preferible fijar este tablero desde abajo.4 El entrepaño del cuerpo inferior es un trozo de tablero aglomerado de 16milímetros que sirve para apoyar los cajones y descansa en unos listones. Para una mejor estabili­dad, es preferible fijar este tablero desde abajo.

 

 

 

 

5 Los elementos de una pata las recortas con ayuda de una plantilla y luego, reunidos en ángulo, las encolas debajo del cuerpo del armario.5 Los elementos de una pata las recortas con ayuda de una plantilla y luego, reunidos en ángulo, las encolas debajo del cuerpo del armario.

 

 

 

 

 

 

 

6 Unas molduras constituyen el aca­bado de los cantos del tablero superior y otras de media caña los del inferior o base del armario.6 Unas molduras constituyen el aca­bado de los cantos del tablero superior y otras de media caña los del inferior o base del armario.

 

 

 

 

 

 

 

7 El montaje de las puertas del armario se efec­túa aparte, procurando que el marco quede perfectamente a escuadra.7 El montaje de las puertas del armario se efec­túa aparte, procurando que el marco quede perfectamente a escuadra.

 

 

 

 

 

 

 

8 Los laterales de los cajones tenes que hacer unos reba­jes para que encajen las ranuras de los fronta­les y traseras. El fondo encaja en una ranura fresada.8 Los laterales de los cajones tenes que hacer unos reba­jes para que encajen las ranuras de los fronta­les y traseras. El fondo encaja en una ranura fresada.

 

 

 

 

 

 

9 Los laterales del cuerpo superior se aserrarán con un contorno sinuoso. Las cajas para alojar las espigas de los anaqueles serán muy precisas.9 Los laterales del cuerpo superior se aserrarán con un contorno sinuoso. Las cajas para alojar las espigas de los anaqueles serán muy precisas.

 

 

 

 

 

 

10 Las varillas de apoyo para los platos se añaden por enclavijado. Las cuñas que fijan los anaqueles no deben tener holguras laterales.10 Las varillas de apoyo para los platos se añaden por enclavijado. Las cuñas que fijan los anaqueles no deben tener holguras laterales.

 

 

 

 

 

 

 

11 Cuando todos los elementos están montados, se procede al flameado su­perficial. Para ello se necesita una lamparilla de soldar y atención para evitar que la madera se tueste en unas zonas más que en otras.11 Cuando todos los elementos están montados, se procede al flameado su­perficial. Para ello se necesita una lamparilla de soldar y atención para evitar que la madera se tueste en unas zonas más que en otras.

 

 

 

 

 

 

 

Materiales (medidas en cm).Materiales (medidas en cm).