Ardides y mañas (1) – Truconsejos para recordar

El más veterano o incluso el más habilidoso bricolador no deja de ser un simple aficionado en cada una de las nuevas actividades que acomete.

En algunos casos, un trabajo podría haber sido más rápida y expeditamente realizado si se hubiera sabido algo determinado, no se hubiera incu­rrido en un error o no se hubiera dañado de haber previsto las consecuencias. Con el título ex­puesto recopilamos, en ésta y sucesivos artículos, una serie de consejos que, siendo muy genera­les y válidos en muchos casos, merecen ser divulgados para que el bricolador los vaya retenien­do en su memoria. La mayoría de las recomendaciones o consejos que se dan son debidos a espontáneas manifestaciones de bricoladores que han ofrecido sus sugerencias y experiencias en diversas publicaciones de bricolaje.

Echar un líquido sin derramarlo.  Tanto si se trata de rellenar el depósito de aceite del cár­ter como si se llena cualquier recipiente será difícil -salvo que se disponga de un em­budo- lograrlo sin que se desparramen inoportunos re­gueros por los bordes. Tarea aún más difícil es si la boca del depósito o recipiente es pequeña o se halla en un lu­gar poco accesible.Echar un líquido sin derramarlo.

Tanto si se trata de rellenar el depósito de aceite del cár­ter como si se llena cualquier recipiente será difícil -salvo que se disponga de un em­budo- lograrlo sin que se desparramen inoportunos re­gueros por los bordes. Tarea aún más difícil es si la boca del depósito o recipiente es pequeña o se halla en un lu­gar poco accesible.

La solución consiste en colocar sobre la boca del depósito o recipiente una regleta, una hoja de cuchi­llo, un trozo de varilla; es decir, cualquier laminilla metálica, de madera o de plástico. Al echar el líquido se escurre sin gorgoteos. Según la presión de la lami­nilla contra la boca del reci­piente se logra un mayor o menor flujo del líquido.

Punta de trazar con un portaminas.   Para construirse rápidamente este útil, bastará sustituir la mina de plomo normal por un clavo de acero cuyo calibre co­rresponda al de la mina. Para evitar que el clavo resbale en el portaminas se efectúan unas ligeras entallas en la tija del clavo mediante la acción de una sierra para metales.Punta de trazar con un portaminas.

 Para construirse rápidamente este útil, bastará sustituir la mina de plomo normal por un clavo de acero cuyo calibre co­rresponda al de la mina. Para evitar que el clavo resbale en el portaminas se efectúan unas ligeras entallas en la tija del clavo mediante la acción de una sierra para metales.

Tamizar arena húmeda.  Los que han hecho algún trabajo de albañilería saben por experiencia la frecuencia de hallarse húmeda la arena al cribarla, con lo que resulta difícil o fatigoso conseguir que los pequeños y más fi­nos granos precisamente los que se desee obtener ­pasen a través del cedazo.Tamizar arena húmeda.

Los que han hecho algún trabajo de albañilería saben por experiencia la frecuencia de hallarse húmeda la arena al cribarla, con lo que resulta difícil o fatigoso conseguir que los pequeños y más fi­nos granos precisamente los que se desee obtener ­pasen a través del cedazo.

Esta tarea resultará mucho más fácil si en la arena que se vierte en el tamiz se aña­den unos cuantos trozos de cadena (de hierro o de alu­minio), unas cuantas ristras de cadena de bolas, etc. En el movimiento de vaivén que se da al cedazo, los trozos de cadena quebrantarán los grumos y la arena pasará a través de las mallas del tamiz.

Una advertencia para todos y para siempre.  No colocar jamás la mano o los dedos en la misma di­rección de cualquier herra­mienta manipulada con la otra mano.Una advertencia para todos y para siempre.

No colocar jamás la mano o los dedos en la misma di­rección de cualquier herra­mienta manipulada con la otra mano.

 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades