Cajita de madera decorada con pajitas de sorbetes.- Manualidades con madera

Tanto se pueden utilizar cajitas hechas por nosotros mismos como adquiridas en cualquier establecimiento de bricolaje o de trabajos en madera.

Su rústica apariencia se transforma rápidamente tras unas breves horas de dedicación.

Su costo es muy reducido, pues los materiales empleados son muy baratos: pintura, cola y unos cuantos paquetes de pajitas.

Cajita de madera 1He aquí un variado surtido de cajitas decoradas con tiras de pajitas.

No sólo constituyen un simpático estuche para guardar joyas, monedas, recetas, etc., sino que seguramente será siempre un regalo agradecido con motivo de un aniversario o de otra ocasión.

El trabajo resulta mucho más efectivo y nos da una sensación más valiosa si se realiza con pajitas de verdad en lugar de las de plástico que ahora las sustituyen. En casi todos los detalles el trabajo es igual, salvo en el trata­miento que debe darse a las pajas auténticas o a las de plástico antes de cortarlas.

Cajita de madera 2Las primeras pajitas deben po­nerse a remojar durante tres o cuatro horas antes de poderlas trabajar.

Se depositan en un recipiente en el que quepan holgadamente los mazos de pajas que se van a emplear y se las recubre con agua, preferiblemente que esté algo tibia.

Al empaparse de agua, las pajitas podrán recortarse a tiras, sin que lleguen a desgarrarse.

Se pueden lograr buenos efectos decorativos con las pajitas entrecruzadas y bus­cando el contraste con el fondo pintado de la caja. Para los motivos de adorno pua­den lograrse buenas ideas en objetos populares de talla o en motivos ornamentales de pueblos primitivos.

Cajita de madera 3Los materiales requeridos para formar estas bellas cajitas decoradas con pajas son muy reducidos.

Unos cuantos mazos de pajas, una regla metálica, un cutter afilado, pegamento y, naturalmente, la cajita.

En principio, las pajitas de plástico pueden cor­tarse directamente sin remojarlas. Pero a lo mejor tampoco resultará, según la clase de plástico utilizado en fabricarlas. Por lo cual también se aconseja reblandecerlas con agua tibia para que no sean tan quebradizas.

.

.

Cajita de madera 4Una vez reblandecidas las pajas pueden aplastarse a todo lo largo valiéndose de la regla o simplemente se cortan con toda facilidad.

En caso de tratarse de pajitas de plástico, el proceso es idéntico.

Las pajitas de plástico tienen otro inconvenien­te: algunas son muy poco opacas y traslucen el color de la madera sobre la que se encolan. Por ello es aconsejable bus­car pajitas de verdad, que posiblemente aún ten­drán en tiendas de artícu­los y materiales vegetales, como estereros, estable­cimientos de materiales para manualidades. etc.

.

Cajita de madera 5Según sus clases, las pajas de plástico puede que, al ser aplastadas, se abran por sí mismas y sigan el plegado a que se las ha forzado.

En algunos casos tendrán que abrirse aquellas partes que no se hubiesen desgajado.

Otro detalle a tener en cuenta, si se emplea uno u otro material, es la clase de cola que debe utilizar­se, pues mientras las paj­as de verdad se podrán encolar fácilmente con cola blanca vinílica y otros pos de pegamentos univ­ersales, de rápido secado, es muy posible que a unas de estas colas sean efectivas para adherir las tiras de plás­tico.

Cajita de madera 6Con una plancha a poca temperatura se alisarán las tiras para que pierdan su incurvación.

Si se planchan tiras de plástico hay que intercalar una hoja de papel para evitar que el plástico se deforme y se deshaga.

Suelen dar mucho me­jores resultados las colas de contacto o las denomi­nadas sensitivas, de apli­cación directa, tal como se ven utilizadas en algu­nas de nuestras fotos descriptivas.

Los útiles necesarios son muy reducidos: un cuchillo muy afilado o cutter, tijeras y regla me­tálica. También como ele­mentos auxiliares servirán unos cuantos mondadien­tes y un rollo de cinta au­toadhesiva.

Cajita de madera 7El recorte de las pajitas a todo lo largo no ofrece dificultad una vez han sido perfectamente aplanadas.

Se pueden hacer del ancho que convenga.

Lo único importante es mantener la regla bien apretada contra el papel utilizado como base para el trabajo.

Además se requieren pinturas para colorear la caja (aunque también se puede realizar sobre ma­dera en blanco, si bien, gracias al color de fondo, será más efectiva la deco­ración y la capa de pintu­ra facilitará la adhesión de las pajitas) y asimismo tintes para colorear las tiras de paja auténtica (las pajitas de plástico debe­rán adquirirse de los co­lores que haya en el mer­cado).

Cajita de madera 8Manera de lograr perfectamente un encaje a inglete.

Se superpone una tira sobre la otra y se realiza el corte en diagonal.

Luego se eliminan los pequeños re­cortes y se procede al encolado de las tiras en las es­quinas o ángulos de las cajitas.

En primer lugar se pro­cederá a la pintura de las cajas en el color que se desee. Las tiras de paja tendrán mayor resalte sobre colores oscuros. Pueden pintarse con es­maltes o lacas grasas, vinílicas o acrílicas e in­cluso con lacas de poliu­retano (de rápido secaje). También las pinturas a base de caseína, como las utilizadas en trabajos manuales y de hobby, dan buenos resultados, especialmente si sobre ellas (y una vez han se­cado) se rocían con un barniz en spray.

Cajita de madera 9Con tubos de cola o mediante el dosificador del propio frasco bastará una ligera pasada por la parte no brillante de la pajita para que pueda adherirse.

El mismo procedimiento servirá para cualquier tira de material plástico.

Hay que preparar los dibujos que se van a rea­lizar con las pajitas. Los modelos de cajitas ya acabadas mostradas en este artículo servirán de inspiración. Hecho el dibujo, se trasladan a la caja las líneas dominan­tes más importantes, al objeto de contar con una guía en la composición posterior.

.

Cajita de madera 10Las pajitas colocadas en las aristas o que atraviesan de un lado a otro de la caja se disponen en posición y luego se retienen con un trozo de cinta adhesiva, hasta que la tira quede encolada y se evite que se deslice o pueda escurrirse en una posición que no interese.

Preparadas las pajitas (naturales o de plástico) y recortadas a tiras (y teñidas, si así se desea que sean algunas de ellas) se presentan sobre la caja, reteniéndolas con un pedazo de cinta ad­hesiva. Asimismo resulta­rá muy cómodo tener las tiras retenidas con adhe­sivo sobre un papel para facilitar el trabajo de se­leccionarlas.

.

Cajita de madera 11Una vez seca la cola y completamente adherida la tira se podrá recortar la parte sobrante mediante cutter.

Para evitar que los cortes de las tiras coincidan con las aristas de la caja y puedan levantarse será aconsejable retornar la tira de una cara a la otra de la cajita.

Una vez presentadas las tiras directrices del di­bujo que se va a realizar se procede al encolado sistemático de las tiras, empezando por las que corresponden a los bordes exteriores del objeto que se intenta obtener. Se encolará entonces la tira y se aplicará sobre la caja, deteniéndola con un trocito de adhesivo, que garantizará que la tira no se mueva y quede bien adherida en el lugar que le corresponde en este instante.

Las tiras de material que se encuentran o entrecruzan se superponen y luego se cortan ambas a la vez, eliminando los recortes. Quedará con esta operación un enlace perfecto a inglete.

Si se requiere utilizar alguna tira curvada, se podrá recortar con las tijeras. Las pequeñas tiras de difícil colocación se montarán valiéndose de un par de mondadientes.

Cuando la cajita está acabada se barniza entonces un par de veces con un spray.

Es conveniente, a medida que se van encolando las tiras, ir limpiando la cola sobrante con un trapo humedecido.

Cajita de madera 12Una cajita para cigarrillos lograda con muy poco coste y algunas horas de trabajo entretenido y fácil.

Los contrastes de tonos claros de las pajitas sobre el fondo oscuro en que se ha pintado la caja debe tenerse en cuenta para la decoración de cada una de las superficies. 

.

 .

 .

.

Cajita de maderaSugerencia:

Para planchar las tiras de paja de plástico, en lugar de utilizar un trozo cual­quiera de papel o de car­toncillo, emplear un resto del papel soporte de plásti­cos autoadhesivos. Su re­chazo de los adhesivos sen­sitivos será una mayor ga­rantía para que el plástico, si se reblandece con un ca­lor excesivo, no quede ad­herido al papel empleado.

.

.

.

.

.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades