COMO CUIDAR TUS PLANTAS DE INTERIOR SIN MORIR EN EL INTENTO

La entrada aparece primero en COMO CUIDAR TUS PLANTAS DE INTERIOR SIN MORIR EN EL INTENTO
Añadir plantas a la decoración de tu casa es una apuesta segura. Cualquier estancia gana puntos con unas plantas. Pero mantenerlas con vida suele ser tarea difícil. Yo he pasado de mataplantas a tener una colección de plantas que va en aumento.
Aqui tienes el secreto. 


1. Elegir especies resistentes. Existen plantas de interior preciosas, algunas son realmente caras, pero su cuidado es complejo y la posibilidad de éxito baja. Si no tienes experiencia cuidando plantas pero quieres añadir un toque verde y natural a tu hogar, elige especies que no sean muy exigentes en requerimientos de agua, luz y nutrientes.
Estoy trabajando en otro post sobre 5 plantas de interior muy resistentes


 
2. Preparar una maceta con un fondo de drenaje. Puedes optar por una maceta con agujero que lleve plato o vaya dentro de otra maceta sin salida de agua.
O puedes crear un fondo de piedras dentro de una maceta ciega que servirá como fondo de drenaje; si hay exceso de agua quedará en el fondo entre las rocas pero no en la tierra.
Yo he usado esta última opción y controlando el riego me funciona muy bien en plantas de interior. No es válido para el exterior donde la lluvia podría encharcar por completo la maceta sin agujero de drenaje.

Imagen de Pixabay
3. Regar una vez por semana. Esta es una norma muy general pero si la aplicas siempre con especies resistentes, el riesgo de equivocarte por exceso o por defecto de agua es mínimo. Al final de la semana la tierra está seca y vuelvo a humedecerla. No se trata de encharcar la maceta.

Es más fácil matar un planta por asfixia radicular que por sequía. Unas raíces encharcadas no pueden respirar y terminan por pudrirse. Una planta sin raíces operativas muere.
En invierno puede ser suficiente un riego cada 15 días.
Esta pauta de riego no es la recomendada para todas las especies pero a mí me facilita el trabajo hacerlo a todas a la vez y evito que se me olvide. La norma de oro es que una planta resiste mejor la sequía que el encharcamiento.

Imagen de Pixabay

4. Mantener un tamaño adecuado de maceta. Si la planta crece demasiado, la maceta no podrá servir de lecho, la raíz no tendrá espacio para crecer ni coger nutrientes que aportar a una parte aérea que ha crecido demasiado. Cuando la planta ocupa todo el espacio de la maceta es tiempo de cambiarla a una maceta más grande. Además de espacio, al añadir nuevo sustrato se añaden nutrientes que en la primera maceta empezarían a escasear.

Imagen de Pixabay

 

5. La luz si importa.  Las plantas de interior suelen requerir luz indirecta. La luz directa no les va bien. Pero la falta de luz las matará. No puedes tener plantas en un baño sin ventana. Las plantas necesitan la luz del sol para realizar la fotosíntesis: mediante este proceso son capaces de transformar los nutrientes que han absorbido por la raíz en glucosa, la gasolina de cualquier célula.

Imagen de Pixabay

¿Te gusta diyear y reciclar? ¿Prefieres hacer y aprovechar lo que ya tienes que ir a comprar? Entonces únete a la newsletter del blog y consigue GRATIS la guía para UN HOGAR DIY.  Estarás al día de los posts y novedades del blog.

 

https://tallernicoleta.us18.list-manage.com/subscribe?u=5efd940d946f55c0ea2dce2ba&id=cea351beee

Tienes más artículos interesantes en La casaatelier
Author: La Casa Atelier