Cómo enmarcar cuadros y láminas

Cómo enmarcar cuadros y láminas.- Manualidades en madera.

También se podría añadir que el enmarcado de cuadros y láminas es una tarea que proporciona notables eco­nomías. También se podría añadir que el enmarcado de cuadros y láminas es una tarea que proporciona notables eco­nomías. Resulta muy distinto el precio de un marco encargado en un establecimiento es­pecializado que el que debe pagarse por unas tiras de moldura. Las herramientas necesa­rias son las normales en cualquier taller doméstico elemental. Y los utillajes que requiere el mercado se amortizan rápidamente: una caja de ingletes y unas prensas especiales para marcos.

Nada tan recompensa­do como el enmarcado de los propios cuadros. Las herramientas necesarias son las que cualquier aficionado a las manualidades suele tener en su taller, por elemental que sea. Es muy probable que ya disponga también de una caja de ingletes, útil muy conveniente si se desea obtener cortes pre­cisos de las molduras.

Y en caso de que no se quiera adquirir un utillaje especial para retener el marco en posición duran­te el encolado, uno mismo podrá confeccionárselo con cuatro tacos en for­ma de L y una ranura en la parte exterior para pa­sar por ella el cordel que, convenientemente tensa­do mediante un tornique­te, garantizará la inmovili­dad de los elementos del marco mientras seca la cola.

Las molduras pueden adquirirse en tiendas de marcos y molduras y tam­bién en almacenes de madera que dispongan de un buen surtido. En las primeras será posible comprar molduras ya aca­badas y en estado rústico. En los otros sólo podrán adquirirse las tiras de ma­dera sin acabado, por lo que tendremos que ser nosotros los que se lo pro­porcionemos.

Adquiridas las moldu­ras a metros, ya podremos adentrarnos en tal labor. Sin embargo, hay que vigilar bien cuando se proceda a dicha adqui­sición: debemos compro­bar que las tiras se hallen en perfecto estado (bien rectas y sin daños apa­rentes en las molduras ya acabadas). Es preferible no adquirir demasiado justo el material por si se tiene que proceder a una rectificación durante el trabajo.

Lo más importante en la realización de un mar­co es tomar las medidas con exactitud y transpor­tarlas meticulosamente sobre la moldura. Ténga­se presente que un pe­queño error de 2 mm entre uno y otro lados de un marco dará como resul­tado un trapecio perfecta­mente visible, en lugar de un cuadrado o un rectán­gulo

El corte que debe reali­zarse es a inglete (45°), lo cual se realizará perfecta­mente con la denominada caja de ingletes. Hay que asegurarse de que el cor­te de sierra se correspon­de con el trazo marcado previamente. Los cortes de uno y otro extremo del lado de un marco son simétricos y siempre con­vergentes hacia el interior del futuro cuadro.

Cuando se tenga la se­guridad de que el corte de la sierra se corresponderá con las medidas que nos interesan se procede al aserrado, con la pre­caución de retener la mol­dura en el interior de la caja de ingletes para que no se deslice hacia uno u otro lados y se falseen las medidas, para lo cual puede recurrirse a un acuñado, a una cárcel, etc. El serrucho que se utiliza­rá será de dientes finos y provisto de costilla, que impide que la hoja pueda torcerse.

Cortados los cuatro la­dos del marco se efectúa su encolado, cuidando que quede perfectamente escuadrado. Existen úti­les especiales para facili­tar el encolado y secado en la posición adecuada. Uno de ellos es el que se muestra en la foto 5, que puede ser construido por uno mismo. Lo que más interesa es que el ángu­lo interior de la pieza en L esté perfectamente a escuadra. Una ranura en la parte exterior de la L permitirá tensar un cordel mediante un torniquete.

Puede utilizarse una cola blanca normal. Pero el que desee una unión más efectiva utilizará una resina epóxida (estándar o de tipo rápido, gracias a la cual podrá reemprender los trabajos al cabo de media hora).

Se consolidan las unio­nes encoladas mediante puntas atravesadas, clavi­jas asimismo atravesadas (clavijas de poco calibre, de 4 mm por ejemplo) o también por lengüetas in­sertadas en ranuras he­chas al sesgo en las es­quinas del marco.

En las fotos que se acompañan se sugieren ideas para la confección de passe-partout y en el acabado de las molduras por medio de incisiones, ranuras, etc., para conse­guir un mayor relieve.

Los acabados pueden ser muy diversos: dora­dos, barnizados naturales o de color, simples ence­rados, patinados en los fondos de las molduras, etcétera. Todos estos acabados se hallan evidente­mente en relación con lo que se encuadre y es difí­cil dar una recomenda­ción sin saber lo que se va a en marcar.

En las ferreterías se podrán hallar artículos complementarios, como pueden ser sujetadores para láminas, las anillas y los ganchos para colgar los cuadros, etc.

Al realizar un marco se ha de tener muy en cuen­ta el peso de lo que se enmarca (y en particular si se utiliza un vidrio de protección) para elegir una moldura que aguante y no se flexe al ser sus­pendido el cuadro en la pared.

1 He aquí las herramientas y útiles requeridos para realizar un marco: caja de ingletes, serrucho de costilla con dientes finos, martillo, útil de prensión durante el secado de la cola, cútter, botador y puntas.1 He aquí las herramientas y útiles requeridos para realizar un marco: caja de ingletes, serrucho de costilla con dientes finos, martillo, útil de prensión durante el secado de la cola, cútter, botador y puntas.

 

 

 

 

 

 

2 En el mercado se puede hallar gran varie­dad de marcos acabados o sn madera rústi­ca. Sobre todo, su elección estará en función del tema que se vaya a enmarcar y del colorido que posea.2 En el mercado se puede hallar gran varie­dad de marcos acabados o sn madera rústi­ca. Sobre todo, su elección estará en función del tema que se vaya a enmarcar y del colorido que posea.

 

 

 

 

 

 

3 Primero hay que aserrar el extremo de la moldura en la caja de ingletes. El corte de­berá hallarse orientado según su sesgo correspon­da al que interesa utilizar en un extremo del lado del cuadro.3 Primero hay que aserrar el extremo de la moldura en la caja de ingletes. El corte de­berá hallarse orientado según su sesgo correspon­da al que interesa utilizar en un extremo del lado del cuadro.

 

 

 

 

 

 

4 Aserrar con mano firme y pausadamente. Tomar con gran cuidado las medidas exte­riores del lado del marco. Un ligero error puede convertirse en un defecto notable cuando se mon­ten los lados del marco.4 Aserrar con mano firme y pausadamente. Tomar con gran cuidado las medidas exte­riores del lado del marco. Un ligero error puede convertirse en un defecto notable cuando se mon­ten los lados del marco.

 

 

 

 

 

 

5 Después de haber cortado los cuatro lados y comprobado su correcto ajuste se procede al encolado de las testas oblicuas y a su pren­sión con el útil que se tenga a mano. Comprobar el buen escuadrado de los lados.5 Después de haber cortado los cuatro lados y comprobado su correcto ajuste se procede al encolado de las testas oblicuas y a su pren­sión con el útil que se tenga a mano. Comprobar el buen escuadrado de los lados.

 

 

 

 

 

 

6 Cuando la cola haya secado se refuerza la unión con una punta cónica. Para evitar que el hincado de la punta pueda resquebrajar la made­ra, interesa un taladrado de calibre ligeramente inferior al del clavo.6 Cuando la cola haya secado se refuerza la unión con una punta cónica. Para evitar que el hincado de la punta pueda resquebrajar la made­ra, interesa un taladrado de calibre ligeramente inferior al del clavo.

 

 

 

 

 

 

7 La cabeza de la punta se hace penetrar li­geramente mediante un botador. El hueco producido se rellena con masilla, que debe ser del mismo tono que la madera si el marco ha de que­dar en color natural.7 La cabeza de la punta se hace penetrar li­geramente mediante un botador. El hueco producido se rellena con masilla, que debe ser del mismo tono que la madera si el marco ha de que­dar en color natural.

 

 

 

 

 

 

8 Realizar un «passe-parteut» o ventana de cartoncillo de color para que la imagen o grabado quede en contraste. Se hace una p1antilla con papel de periódico para comprobar la zona que queda al descubierto.8 Realizar un «passe-parteut» o ventana de cartoncillo de color para que la imagen o grabado quede en contraste. Se hace una p1antilla con papel de periódico para comprobar la zona que queda al descubierto.

 

 

 

 

 

 

9 Los elementos que intervienen en el monta­je completo de un cuadro son el marco, el cristal (si se utiliza para proteger la imagen), la ventana o «passe-parteut» y un cartón o tablero de poco espesor.9 Los elementos que intervienen en el monta­je completo de un cuadro son el marco, el cristal (si se utiliza para proteger la imagen), la ventana o «passe-parteut» y un cartón o tablero de poco espesor.

 

 

 

 

 

 

10 Todos los elementos antes citados se introducen en el galce del marco y se retienen mediante una serie de puntas clavadas en cada lado interior del marco. Cuídese si el cuadro va con cristal.10 Todos los elementos antes citados se introducen en el galce del marco y se retienen mediante una serie de puntas clavadas en cada lado interior del marco. Cuídese si el cuadro va con cristal.

 

 

 

 

 

 

11 Si se desea optar por desmontar fácil­mente el cuadro se pasan los extremos de un cordel por dos agujeros realizados en el cartoncillo, cuyos cabos se encolan en el revés del mismo.11 Si se desea optar por desmontar fácil­mente el cuadro se pasan los extremos de un cordel por dos agujeros realizados en el cartoncillo, cuyos cabos se encolan en el revés del mismo.

 

 

 

 

 

 

12 Los marcos lisos (de madera rústica y carentes de molduras) pueden forrarse con papeles decorativos, plásticos autoadhesivos e incluso rechaparlos. También las ventanas reciben este tratamiento.12 Los marcos lisos (de madera rústica y carentes de molduras) pueden forrarse con papeles decorativos, plásticos autoadhesivos e incluso rechaparlos. También las ventanas reciben este tratamiento.

 

 

 

 

 

 

13 Un marco puede complementarse con otros marcos interiores y con venta­nas intercaladas entre ambos. En la foto, dos mar­cos muy leves constituyen una especie de orla de una ventana de lados anchos.13 Un marco puede complementarse con otros marcos interiores y con venta­nas intercaladas entre ambos. En la foto, dos mar­cos muy leves constituyen una especie de orla de una ventana de lados anchos.

 

 

 

 

 

 

14 la imagen, figura o grabado que se va a enmarcar se centra sobre un papel de fondo antes de completar el marco con el cristal, cartón de tapa, etc. En caso de utilizar un marco in­terior, éste debe fijarse.14 la imagen, figura o grabado que se va a enmarcar se centra sobre un papel de fondo antes de completar el marco con el cristal, cartón de tapa, etc. En caso de utilizar un marco in­terior, éste debe fijarse.

 

 

 

 

 

 

15 A partir de un listón rectangular es fá­cil realizar uno mismo una moldura. Se establece primero el perfil y una cuchilla que corresponda total o parcialmente a los relieves de aquél, haciéndose un útil que retenga la cuchilla.15 A partir de un listón rectangular es fá­cil realizar uno mismo una moldura. Se establece primero el perfil y una cuchilla que corresponda total o parcialmente a los relieves de aquél, haciéndose un útil que retenga la cuchilla.

 

 

 

 

 

 

16 El galce interior de la moldura se efec­túa cómodamente mediante un cepillo que actúa como rebajador. El galce debe tener por lo menos una anchura de 10 mm y una profundidad de 6 mm.16 El galce interior de la moldura se efec­túa cómodamente mediante un cepillo que actúa como rebajador. El galce debe tener por lo menos una anchura de 10 mm y una profundidad de 6 mm.

 

 

 

 

 

 

17 El útil realizado anteriormente se apli­ca apoyado contra el canto del listón y actúa a manera de cepillo moldurador, de forma reiterada y ejerciendo siempre presión contra la madera que se labra.17 El útil realizado anteriormente se apli­ca apoyado contra el canto del listón y actúa a manera de cepillo moldurador, de forma reiterada y ejerciendo siempre presión contra la madera que se labra.

 

 

 

 

 

 

18 Invirtiendo la cuchilla se lleva a cabo la parte complementaria de la moldura, mientras se actúa de manera análoga a como se ha hecho en la confección de la primera parte de tal moldura.18 Invirtiendo la cuchilla se lleva a cabo la parte complementaria de la moldura, mientras se actúa de manera análoga a como se ha hecho en la confección de la primera parte de tal moldura.

 

 

 

 

 

 

19 En caso de desear unas ranuras finas en los bordes se puede utilizar el gramil con una función análoga al útil antes descrito. Tam­bién deben efectuarse varias pasadas aplicándoles la fuerza.19 En caso de desear unas ranuras finas en los bordes se puede utilizar el gramil con una función análoga al útil antes descrito. Tam­bién deben efectuarse varias pasadas aplicándoles la fuerza.

 

 

 

 

 

 

20 En las ferreterías hay elementos com­plementarios para el acabado de mar­cos, como retenedores de los fondos, anillas, ganchos, etc. Tales retenedores, fijados con un pequeño tirafondo, suelen aflojarse.20 En las ferreterías hay elementos com­plementarios para el acabado de mar­cos, como retenedores de los fondos, anillas, ganchos, etc. Tales retenedores, fijados con un pequeño tirafondo, suelen aflojarse.

 

 

 

 

 

 

21 Si se combinan los acabados de los marcos con unas ventanas o «passe-­partout que encuadren la imagen, grabado o lámi­na, se conseguirán unos bonitos cuadros que nada tendrán que envidiar a los encargados.21 Si se combinan los acabados de los marcos con unas ventanas o «passe-­partout que encuadren la imagen, grabado o lámi­na, se conseguirán unos bonitos cuadros que nada tendrán que envidiar a los encargados.