Cómo fabricar una barbacoa de ladrillo refractario

En el mercado hay numerosísimos tipos de barbacoas de metal, muy aptos para campamentos, fiestas campestres, o bien como elementos prefabricados para incorporar en una obra, muy indicados también para ser instalados en el jardín. En tanto que los primeros tipos suelen ser bastante económicos y de rápida instalación y uso, los del último tipo, además de tener un precio bastante alto, requieren un trabajo de construcción importante.Una barbacoa no es otra cosa que un plano de material resistente al fuego, lo bastante alto para poder trabajar ágilmente y sin agacharse, debajo del cual se enciende un buen fuego de leña o de carbón.

En el mercado hay numerosísimos tipos de barbacoas de metal, muy aptos para campamentos, fiestas campestres, o bien como elementos prefabricados para incorporar en una obra, muy indicados también para ser instalados en el jardín. En tanto que los primeros tipos suelen ser bastante económicos y de rápida instalación y uso, los del último tipo, además de tener un precio bastante alto, requieren un trabajo de construcción importante.

Por estos motivos, si se desea instalar en la casa una barbacoa bonita, puede uno mismo ocuparse de su realización: además del nada despreciable ahorro en la adquisición del material, se tendrá la posibilidad de llevar a cabo algo personal, acorde con las necesidades y gustos propios.

Funcionamiento y empleo.

Encima, a una distancia de unos cuantos centímetros, se dispone una parrilla de metal, encima de la cual se colocan alimentos de varias clases, especialmente carnes y pescados, para lograr una perfecta cocción.

La barbacoa de este artículo está realizada íntegramente con materiales refractarios. Y tiene la clásica forma de "H”', ennoblecida con un arco frontal que da lugar a un hueco en el que se pueden tener preparados la leña para hacer el fuego, el saquito con carbonilla y otros utensilios para la cocción.La estructura.

La barbacoa de este artículo está realizada íntegramente con materiales refractarios y tiene la clásica forma de “H”’, ennoblecida con un arco frontal que da lugar a un hueco en el que se pueden tener preparados la leña para hacer el fuego, el saquito con carbonilla y otros utensilios para la cocción.

El plano del fuego está constituido por dos placas, siempre de refractario, en una posición ligeramente más baja respecto al borde de la estructura de soporte. Otras dos placas de perfil arqueado están dispuestas verticalmente, para proteger la pared a la que está adosada la barbacoa. La presencia de la pared es ventajosa por dos motivos: primero, porque ofrece un buen resguardo contra el viento, permitiendo así que las brasas vayan quemando lentamente, y, segundo, porque permite la instalación de una campana destinada a la recogida de humos y su conducción a lo largo de una chimenea.

La construcción.

Lo primero que hay que preparar (si no se dispone de ella), es una base estable y plana para la estructura de soporte. En el prototipo que se ilustra en este artículo se ha utilizado una acera o banqueta que rodea la vivienda y que, al tener un poco de pendiente, ha recibido dos realzados perfectamente planos sobre los cuales entibar las dos paredes de ladrillo. Si, en cambio, en la zona elegida para la erección de la estructura de soporte hubiese un terreno al desnudo, se tendría que preparar un basamento plano y de cierto grosor para que fuera estable. Para su realización se podría hacer una excavación de 1.200 milímetros de largo, 1.000 mm de anchura y de una profundidad de 300 mm. En el fondo de la excavación se colocaría un lecho de 150 mm de grava bien apisonado, y después se vertería un mortero de hormigón perfectamente enrasado y nivelado. Sobre este basamento, una vez hubiese fraguado el mortero, se podría iniciar el trabajo colocando una doble hilera de ladrillos de canto y, frente a ellos, tres ladrillos más (siempre de canto) con un ángulo redondeado situado encima para constituir los pies anteriores. Los ladrillos utilizados son de tipo refractario, que se pueden adquirir a un precio no muy caro en casas de material para la construcción o en diversos desguaces procedentes de hornos industriales.

La base.

Los tres ladrillos de cada uno de los pies (tales ladrillos son algo más largos que los otros) se arroman por la parte delantera y superior mediante una desbarbadora equipada con un disco para corte de piedra, con el fin de proporcionar un aspecto menos agresivo que el que tendría un canto vivo.

Prestar atención durante este trabajo, ya que la desbarbadora o pulidora angular es una herramienta que se debe manejar con cuidado; se aconseja protegerse los ojos con gafas.

Sí la base en la que se apoyará la barbacoa no está perfectamente horizontal, hay que construir un par de zapatas horizontales y a nivel sobre las que erigir los muretes laterales.
Sí la base en la que se apoyará la barbacoa no está perfectamente horizontal, hay que construir un par de zapatas horizontales y a nivel sobre las que erigir los muretes laterales.

.

.

.

.

.

.

Colocar en primer lugar los cuatro primeros ladrillos de canto, de dos en dos, de manera que se hallen dentro de la alineación marcada en la pared. Asegurarse de que están a escuadra con la pared.
Colocar en primer lugar los cuatro primeros ladrillos de canto, de dos en dos, de manera que se hallen dentro de la alineación marcada en la pared.
Asegurarse de que están a escuadra con la pared.

.

.

.

.

.

Un primer control consiste en asegurarse de la horizontalidad con un nivel de burbuja. Es muy importante conseguir un buen punto de arranque para obtener un buen resultado final.Un primer control consiste en asegurarse de la horizontalidad con un nivel de burbuja.
Es muy importante conseguir un buen punto de arranque para obtener un buen resultado final.

.

.

.

.

Los ladrillos destinados a construir los píes tienen que ser perfilados con una desbarbadora provista con un disco especial para materiales pétreos.Los ladrillos destinados a construir los píes tienen que ser perfilados con una desbarbadora provista con un disco especial para materiales pétreos.

.

.

.

.

.

Colocar todos los ladrillos anteriormente perfilados. Usar un mortero más bien compacto y asentar los ladrillos con unos golpes de maceta.Colocar todos los ladrillos anteriormente perfilados.
Usar un mortero más bien compacto y asentar los ladrillos con unos golpes de maceta.

Muretes y pilastras.

Una vez colocadas y ligadas con mortero las dos bases de los dos muretes laterales, erigir las paredes y las pilastras delanteras. Para la construcción de las paredes, colocar ladrillos de plano sobre los dos pares de canto de la parte inferior, desfasando las llagas para proporcionar mayor estabilidad a las hiladas. Por lo que atañe a las pilastras, cada nivel está constituido por un par de ladrillos de plano, alternando perpendicularmente su dirección en el nivel siguiente. Al entrar en contacto los muretes con la pared del fondo, realizar un ángulo entrante, que tenga la longitud de medio ladrillo, para permitir un mejor ajuste con la mencionada pared y proporcionar un soporte más seguro al plano del hogar. En la quinta hila, los ladrillos de los muretes reciben un achaflanado especial (ver dibujo y secuencia fotográfica) para permitir el arranque con el primer ladrillo del arco destinado a enlazar los dos muretes. En la parte superior de la pilastra se coloca un doble remate a base de superponer dos placas cuadradas. Estas se disponen de tal modo que dejen espacio a los ladrillos de la hilada terminal, que se colocará de canto, en sentido perpendicular a los demás.

Proseguir la erección de los muretes laterales de la barbacoa disponiendo los ladrillos de plano y a hiladas alternas sobre la primera hilada de ladrillos de canto.Proseguir la erección de los muretes laterales de la barbacoa disponiendo los ladrillos de plano y a hiladas alternas sobre la primera hilada de ladrillos de canto.

.

.

.

.

.

Sobre los pies, constituidos por tres ladrillos perfilados, se disponen dos ladrillos de plano; de esta manera se inician las hiladas entrecruzadas que constituirán las pilastras.Sobre los pies, constituidos por tres ladrillos perfilados, se disponen dos ladrillos de plano; de esta manera se inician las hiladas entrecruzadas que constituirán las pilastras.

.

.

.

.

.

La quinta hila de ladrillos de las pilastras tiene que recibir un corte sesgado para servir de apoyo y arranque al arco.La quinta hila de ladrillos de las pilastras tiene que recibir un corte sesgado para servir de apoyo y arranque al arco.

.

.

.

.

.

.

También la sexta hila de las pilastras tiene que retocarse. Intentar cortar el primer ladrillo de arranque del arco para presentarlo y ver si se producirá un buen acoplamiento.También la sexta hila de las pilastras tiene que retocarse. Intentar cortar el primer ladrillo de arranque del arco para presentarlo y ver si se producirá un buen acoplamiento.

.

.

.

.

En el extremo de cada murete lateral se realiza un retorno para formar un ángulo con medios ladrillos, logrando así un buen soporte para el plano de cocción.En el extremo de cada murete lateral se realiza un retorno para formar un ángulo con medios ladrillos, logrando así un buen soporte para el plano de cocción.

.

.

.

.

.

El último ladrillo del ángulo debe quedar bien plano, pues encima tiene que asentarse la placa refractaria del plano de fuego. Comprobar con el nivel de burbuja.El último ladrillo del ángulo debe quedar bien plano, pues encima tiene que asentarse la placa refractaria del plano de fuego.
Comprobar con el nivel de burbuja.

El arco.

Para la realización del arco rebajado se tiene que construir previamente una cimbra de madera que lo soporte.

La cimbra está constituida simplemente por dos tablas de madera cuyos bordes estén separados 720 mm, que soportan dos elementos curvos en arco de círculo de un radio aproximado de 1 m, enlazados entre sí y dispuestos con una separación de un palmo uno de otro.

Colocar la cimbra de manera que se enrase con la parte anterior de las pilastras (excluidos los pies) y empezar a disponer los ladrillos, de canto, encima de la armadura.

Naturalmente, los dos ladrillos de los extremos tendrán que ser recortados de manera adecuada para que ajusten al achaflanado realizado anteriormente en las pilastras.

Cuando el arco ha quedado terminado, solamente falta, para completar la construcción de ladrillos, la realización de la parte superior. Esto se efectúa con una serie de ladrillos situados de canto y adosados a los flancos de la barbacoa y al arco. Los cantos se encuentran con los remates de las pilastras a un nivel más bajo: el del grosor de un ladrillo. Durante todo este trabajo hay que ir con cuidado y prestar mucha atención, ya que interesa lograr la formación de un ángulo preciso y regular, que haga de contorno a toda la parte superior de la barbacoa.

El último trabajo a realizar consiste en la aplicación de las dos placas con la parte superior curvada, que tienen por finalidad proteger la pared del calor del fuego.

Para realizar el arco, preparar una cimbra constituida por dos maderos verticales de soporte y dos tableros oportunamente recortados.Para realizar el arco, preparar una cimbra constituida por dos maderos verticales de soporte y dos tableros oportunamente recortados.

.

.

.

.

.

.

Empezar un extremo del arco aplicando el primer ladrillo (achaflanado) en el rebajo que previamente se ha realizado.Empezar un extremo del arco aplicando el primer ladrillo (achaflanado) en el rebajo que previamente se ha realizado.

.

.

.

.

.

.

.

Proseguir colocando los ladrillos de canto para formar el arco, insertando entre ellos la cantidad de mortero necesaria.Proseguir colocando los ladrillos de canto para formar el arco, insertando entre ellos la cantidad de mortero necesaria.

.

.

.

.

.

Cuando se ha terminado la colocación de los ladrillos que constituyen el arco, repasar con atención las llagas. Ésta es la parte más visible de la barbacoa.Cuando se ha terminado la colocación de los ladrillos que constituyen el arco, repasar con atención las llagas.
Ésta es la parte más visible de la barbacoa.

.

.

.

.

.

.

Encima del arco se extiende un estrato de mortero hasta llegar a nivelarlo con la última hilada de las pilastras.Encima del arco se extiende un estrato de mortero hasta llegar a nivelarlo con la última hilada de las pilastras.

.

.

.

.

.

.

.

La parte superior de los muretes laterales se realiza colocando de canto una serie de ladrillos resaltados hacia fuera.La parte superior de los muretes laterales se realiza colocando de canto una serie de ladrillos resaltados hacia fuera.

.

.

.

.

.

.

.

Una vez se han completado los bordes superiores de los muretes y se han aplicado los remates a las pilastras, dejar que fragüe el mortero dos días.Una vez se han completado los bordes superiores de los muretes y se han aplicado los remates a las pilastras, dejar que fragüe el mortero dos días.

.

.

.

.

.

.

El acabado del canto anterior con ladrillos tiene que realizarse con ayuda de una tabla retenida a la barbacoa.El acabado del canto anterior con ladrillos tiene que realizarse con ayuda de una tabla retenida a la barbacoa.

El plano.

Cuando toda la estructura portante ha quedado consolidada, se puede pasar al plano de cocción. La disposición de los ladrillos del contorno tiene como finalidad dejar un espacio libre con una cierta holgura en la última hilada de ladrillos. Sobre esta hilada y en la parte superior de los muretes laterales paralelos a la pared a la que se apoya la barbacoa, se dispone mortero en un cuezo, de manera que se pueda llevar a cabo un lecho continuo. Sobre este lecho se descansan un par de placas de refractario de las dimensiones adecuadas. Comprobar y asegurarse de que el plano resultante esté perfectamente horizontal.

Colocar los ladrillos refractarios sobre el plano de mortero, poniéndolos en contacto con la tabla para formar así un frontal regular y recto.Colocar los ladrillos refractarios sobre el plano de mortero, poniéndolos en contacto con la tabla para formar así un frontal regular y recto.

.

.

.

.

.

.

Los ladrillos deben colocarse desde los extremos hacia el centro. Si entra muy justo, el último ladrillo, el central, se tendrá que insertar con unos golpes de maceta.Los ladrillos deben colocarse desde los extremos hacia el centro.
Si entra muy justo, el último ladrillo, el central, se tendrá que insertar con unos golpes de maceta.

.

.

.

.

.

Para quitar la cimbra del arco, extraer la cuña que previamente se había dispuesto al pie de los lados de la armadura.Para quitar la cimbra del arco, extraer la cuña que previamente se había dispuesto al pie de los lados de la armadura.

.

.

.

.

.

.

.

Ir extrayendo la cimbra poco a poco de la estructura de la barbacoa. El arco, pese a su forma rebajada, aguantará perfectamente la carga.Ir extrayendo la cimbra poco a poco de la estructura de la barbacoa.
El arco, pese a su forma rebajada, aguantará perfectamente la carga.

.

.

.

.

.

Todas las juntas y llagas tienen que ser repasadas con un cepillo de cerdas de hierro para rehundirlas y resaltar los ladrillos.Todas las juntas y llagas tienen que ser repasadas con un cepillo de cerdas de hierro para rehundirlas y resaltar los ladrillos.

.

.

.

.

.

.

.

Para colocar las placas de la base del hogar, aplicar mortero en la cara superior del último ladrillo del ángulo situado junto a la pared.Para colocar las placas de la base del hogar, aplicar mortero en la cara superior del último ladrillo del ángulo situado junto a la pared.

.

.

.

.

.

.

Hay que extender un cordón de mortero sobre todo et plano que previamente se ha enrasado encima del arco y en la parte de detrás de los ladrillos de canto de la parte frontal.Hay que extender un cordón de mortero sobre todo et plano que previamente se ha enrasado encima del arco y en la parte de detrás de los ladrillos de canto de la parte frontal.

.

.

.

.

.

.

Colocar las placas del plano del hogar. Al ser imposible solucionarlo con una única placa, hay que vigilar que las dos placas queden perfectamente alineadas y a nivel.Colocar las placas del plano del hogar.
Al ser imposible solucionarlo con una única placa, hay que vigilar que las dos placas queden perfectamente alineadas y a nivel.

.

.

.

.

.

.

Comprobar que el plano superior ha quedado perfectamente horizontal. Si es necesario retocarlo, modificar los puntos de apoyo.Comprobar que el plano superior ha quedado perfectamente horizontal.
Si es necesario retocarlo, modificar los puntos de apoyo.

.

.

.

.

.

.

Sellar con mortero refractario todas las juntas alrededor de las placas para que no pueda deslizarse por las juntas ninguna brasa incandescente.Sellar con mortero refractario todas las juntas alrededor de las placas para que no pueda deslizarse por las juntas ninguna brasa incandescente.

.

.

.

.

.

Después de haber perfilado, con la desbarbadora, las placas de protección del fondo aplicadas contra la pared, proceder a su colocación definitiva.Después de haber perfilado, con la desbarbadora, las placas de protección del fondo aplicadas contra la pared, proceder a su colocación definitiva.

.

.

.

.

.

.

Colocar las placas contra la pared y golpearlas con una maceta y un madero para que ajusten bien.Colocar las placas contra la pared y golpearlas con una maceta y un madero para que ajusten bien.

.

.

.

.

.

.

.

Completar la barbacoa incorporándole la parrilla. No se debe encender el fuego al menos hasta que hayan transcurrido quince días, con et fin de que et mortero fragüe por completo.Completar la barbacoa incorporándole la parrilla.
No se debe encender el fuego al menos hasta que hayan transcurrido quince días, con et fin de que et mortero fragüe por completo.

Herramientas.

Desbarbadora con disco para materiales pétreos. Nivel de burbuja. Maza o maceta.

Mortero refractario. Espátula.

Materiales.

Ciento doce ladrillos refractarios de 230 x 115 x 65 mm (para muretes, pilastras y bordes superiores)

Cuatro placas refractarias de 250 x 250 x 65 mm (remates de las pilastras)

Seis ladrillos refractarios de 270 x 115 x 64 mm (pies anteriores)

Una placa refractaria de 510×460 x 65 mm

Una placa refractaria de 270 x 460 x 65 mm

Dos placas refractarias de 280 x 250 x 40 mm (placas murales)

Cimbra de madera para el arco

Parrilla de hierro

He aquí otros tipos de barbacoa. Como se puede ver, las formas y estilos pueden ser muy diversos, pero el factor común es siempre el plano destinado al fuego u hogar y a la parrilla. Las campanas (cuando las hay) sirven para conducir hacia arriba los humos de cocción, pero no son estrictamente necesarias para la buena conducta de la barbacoa; sirven, eso sí, cuando la barbacoa está en un jardín rodeado por otras viviendas. Otras propuestas.

He aquí otros tipos de barbacoa. Como se puede ver, las formas y estilos pueden ser muy diversos, pero el factor común es siempre el plano destinado al fuego u hogar y a la parrilla. Las campanas (cuando las hay) sirven para conducir hacia arriba los humos de cocción, pero no son estrictamente necesarias para la buena conducta de la barbacoa; sirven, eso sí, cuando la barbacoa está en un jardín rodeado por otras viviendas. Son muy útiles los planos de trabajo laterales, que permiten depositar los alimentos y prepararlos para su cocción. Algunos tipos más complejos prevén, en una misma estructura, no solamente la barbacoa, sino también un fregadero y el espacio para comer.

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades