Cómo hacer un barco balancín

Barco balancín que surca los mares en pos de aventuras.

Se mece al impulso de las olas este barco balancín, que dispone de un velamen que debe izarse o arriarse según las circunstancias y lo que estimen los navegantes. He aquí una construcción que no es nada difícil y que se realiza a base de tablero aglomerado de cierto grosor, pues requiere que sea sólido para sufrir los embates a que estará expuesto.

En sí la construcción es facilísimo, pues estriba esencialmente en el recortado de un tablero aglomerado según el gálibo marcado en el dibujo y en el ensamblado de las diferentes piezas que constituyen el bajel. Aparte la buena correspondencia de las pie­zas que deben unirse, lo más importan­te es prestar atención a los sistemas de unión entre dichas piezas, ya que es evidente que el barco ha de sufrir serias embestidas y traqueteos. Por este motivo se ha combinado el uso del tablero aglomerado para los costados del buque con las tablas macizas que constituyen su fondo, en las que será posible consolidar el encolado median­te un buen atornillado que se introduz­ca bien en las fibras naturales de la madera.Ahora nos ha tocado la suerte de formar una construcción para poder jugar los pequeños de la casa, juguete bien al alcance de nuestros medios y de nuestra idea de que se distraigan al tiempo que se les dan ideas y se for­jan sus posibles ideales.

En sí la construcción es facilísimo, pues estriba esencialmente en el recortado de un tablero aglomerado según el gálibo marcado en el dibujo y en el ensamblado de las diferentes piezas que constituyen el bajel. Aparte la buena correspondencia de las pie­zas que deben unirse, lo más importan­te es prestar atención a los sistemas de unión entre dichas piezas, ya que es evidente que el barco ha de sufrir serias embestidas y traqueteos. Por este motivo se ha combinado el uso del tablero aglomerado para los costados del buque con las tablas macizas que constituyen su fondo, en las que será posible consolidar el encolado median­te un buen atornillado que se introduz­ca bien en las fibras naturales de la madera.

Aun cuando las uniones pueden rea­lizarse con cola blanca normal es pre­ferible, si se desea una mayor solidez de toda la estructura, emplear adhesi­vo epóxido de dos componentes (el tipo estándar o bien el rápido si se quiere proseguir rápidamente en el trabajo).

Lo primero que debe hacerse aquí es transportar el croquis que se adjun­ta a la medida natural indicada en el mismo dibujo sobre un papel algo re­cio, que así servirá de plantilla para reseguir el contorno de los costados de nuestro bajel sobre el tablero aglo­merado.

Si se dispone de una buena y potente sierra de vaivén se puede intentar reali­zar el aserrado de ambos costados de una sola vez. Para ello unir mediante cárceles las dos piezas que se tienen que aserrar y reseguir el perfil trazado, procurando mantener siempre vertical la hoja de la sierra durante su breve recorrido.

Si no se dispone de una sierra de vaivén puede solucionarse también el recortado con un serrucho de punta, aunque en este caso es preferible reali­zar independientemente cada uno de los costados.

Como los dos costados de nuestro buque no son exactamente iguales, pues en uno hay una escotadura y en el otro no existe para recibir el mástil, el calado del contorno se limitará primero a reseguir el perfil de la pieza carente de escotadura y luego se realizará, con el mismo proceso, el otro en el lado oportuno.

A continuación se procede a un mar­cado exacto de la posición de los lis­tones que en el interior de los costa­dos soportarán las «Cuadernas», es decir, las tablas de pino macizo que forman el fondo. Estos listones se en­colan y atornillan desde fuera tras rea­lizar unos taladrados previos que en este caso facilitan el paso de la tija del tirafondo.

Los agujeros reciben un avellanado para acoger la cabeza del tirafondo. Más adelante se pueden unir ambos costados con las tablas que for­man el fondo. Antes de proceder a esta unión hay que pulir cuidadosamente las superficies y arromar las aristas de las tablas con papel de lija, de granula­ción basta primero y luego más fina. En todo caso conviene evitar accidentes de cualquier clase en los pies des­calzos de los marineros.

Las tablas transversales del fondo y las que forman parcialmente la cu­bierta que consolidan la estabilidad del bajel se atornillan empleando fijacio­nes de tornillo y casquillo roscado em­potrado en el cuerpo de la madera usada.

Antes de introducir el casquillo en su alojamiento, un poco de resina epóxida representará una garantía de mayor es­tabilidad en la unión. Las tablas de la cubierta sobresalen ligeramente por los costados del buque. Las cabezas de los tornillos quedarán empotradas en las tablas para evitar rasguños en los usuarios.

En el costado carente de escotadura falta fijar el mástil que se atornilla. Si se desea sacarlo y ponerlo en lugar de tirafondos se utilizarán tornillos pa­santes con hembra y arandela por la parte exterior. Una vez montado el bu­que debe ser repasado con lija (cui­dando especialmente de que todas las aristas vivas queden arromadas) y se puede proceder en seguida a su pinta­do o barnizado.

En nuestro caso se han pintado en color azul marino unas olas con cresta blanquecina de espuma en la base del barco para contribuir más con nuestra imaginación a la ilusión de navegar a toda vela en el mar.

Es recomendable una pintura o un barniz resistente al exterior, pues es muy posible que el bajel quede ex­puesto a la intemperie en el patio o jardín. Una buena solución es pintar los costados de tablero aglomerado y, en cambio, dejar al natural con barniz las tablas macizas de pino. Dar una primera mano de sellado y, después de un lijado fino, dos últimas manos no muy cargadas.

Se habrá realizado en el mástil una serie de taladrados de 10 mm de diá­metro, distantes entre sí unos 15 cm. De esta manera se podrá atar la vela con un cordel, la cual consiste en un trozo de loneta de forma triangular, de base 65 cm y una altura de 100 cm, cu­yos lados tendrán un dobladillo para reforzar la pieza. En el lado vertical se colocarán, distantes entre sí 15 cm, una serie de ojetes de latón para permitir la cuerda que une la vela al mástil. Por el otro extremo se cose asimismo una cuerda que tensará la vela en la popa de la embarcación, lo cual termi­nará por llenarnos de fantasía.

Es recomendable utilizar un cordel de nylon, que resistirá perfectamente las veces que se montarán y desmon­tarán las velas.

Después de haber trasladado sobre el tablero aglomerado los contornos de los laterales se procede a su recortado con la sierra de vaivén. Mantenerla perfectamente vertical.Después de haber trasladado sobre el tablero aglomerado los contornos de los laterales se procede a su recortado con la sierra de vaivén. Mantenerla perfectamente vertical.

 

 

 

 

Tras marcar la posición exacta de los listones de apoyo se encolan con resina epóxida y se consolidan por fuera mediante tirafondos, cuyas cabezas quedarán empo­tradas en unos avellanados correspondientes.Tras marcar la posición exacta de los listones de apoyo se encolan con resina epóxida y se consolidan por fuera mediante tirafondos, cuyas cabezas quedarán empo­tradas en unos avellanados correspondientes.

 

 

 

 

 

 

Los listones se consolidan exteriormente mediante tirafondos en unos taladrados previos realizados en la superficie. De esta manera se evitará que la tija del tirafondo estropee el aglomerado.Los listones se consolidan exteriormente mediante tirafondos en unos taladrados previos realizados en la superficie.
De esta manera se evitará que la tija del tirafondo estropee el aglomerado.

 

 

 

 

 

Colocados los listones en los costados se pueden fijar las tablas del fondo del barco. Cuidar de que las cabezas de los tirafondos queden empotradas en los respectivos avellanados hechos en la tabla.Colocados los listones en los costados se pueden fijar las tablas del fondo del barco.
Cuidar de que las cabezas de los tirafondos queden empotradas en los respectivos avellanados hechos en la tabla.

 

 

 

 

 

El barco cobra mayor estabilidad al colocar y fijar las tablas que forman la cubierta, pues se compensan las tracciones que se ejercen durante su utilización. Para mejor reforzarlas, las tablas sobresalen y se fijan en los cantos de los tableros aglomerados y en los de los listones.El barco cobra mayor estabilidad al colocar y fijar las tablas que forman la cubierta, pues se compensan las tracciones que se ejercen durante su utilización.
Para mejor reforzarlas, las tablas sobresalen y se fijan en los cantos de los tableros aglomerados y en los de los listones.

 

 

 

 

 

Será conveniente tapar la parte que asome del tornillo en la hembra y ésta con un trozo de madera circular, la cual se ha taladrado en su parte interior un agujero que alberga lo que sobresale de dichos elementos de fijación. Con esta operación se deja lista esta obra para nuestros pequeños.Será conveniente tapar la parte que asome del tornillo en la hembra y ésta con un trozo de madera circular, la cual se ha taladrado en su parte interior un agujero que alberga lo que sobresale de dichos elementos de fijación.
Con esta operación se deja lista esta obra para nuestros pequeños.

 

 

 

 

 

Croquis del barco que lleva acotadas las principales medidas de las piezas que integran el barco balancín, fácil de trasladar a escala natural en un papel recio que al propio tiempo podrá servir de plantilla. Como la vista del dibujo es una sección lateral, no consta la anchura de las tablas que unen ambos costados. Tal como se especifica en la lista de mate­riales, esta medida es de 50 cm de longitud para las que constituyen el fondo y de 64 cm para las que forman la cubierta de nuestro navío.Croquis del barco que lleva acotadas las principales medidas de las piezas que integran el barco balancín, fácil de trasladar a escala natural en un papel recio que al propio tiempo podrá servir de plantilla.
Como la vista del dibujo es una sección lateral, no consta la anchura de las tablas que unen ambos costados. Tal como se especifica en la lista de mate­riales, esta medida es de 50 cm de longitud para las que constituyen el fondo y de 64 cm para las que forman la cubierta de nuestro navío.

Materiales necesarios para realizar el barco balancín.

Tablero aglomerado de 22 mm de grosor:

2 piezas de 150 x 50,0 cm

Tablas cepilladas de pino de 20 mm de grosor:

11 tablas para el fondo de 50 cm largo y 12,0 cm ancho

4 tablas para la cubierta de 64 cm largo y 14,5 cm ancho

Listones cepillados de sección 50 x 30 mm:

4 listones para el fondo de 36 cm de longitud

2 listones para el fondo de 64 cm de longitud

4 listones para la cubierta 27 cm de longitud

1 mástil de de 160 cm de longitud

Tirafondos, tornillos con hembras y arandelas, cola, pintura y barniz.

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades