Cómo hacer una mesita desmontable de madera

En principio, el problema principal para la construcción una mesita es la realización del tablero. El que aquí se propone puede hallarse prefabricado o bien obtenerlo a partir de tableros hechos a base de tablas encoladas, que se sirven cortadas a medida en las tiendas especializadas.En principio, el problema principal para la construcción una mesita es la realización del tablero.

El que aquí se propone puede hallarse prefabricado o bien obtenerlo a partir de tableros hechos a base de tablas encoladas, que se sirven cortadas a medida en las tiendas especializadas.

Los materiales.

Los tableros a los que se ha hecho alusión consisten en la reunión de tablas por acoplamiento simple y encolado (también los hay con acoplamiento lateral de tipo machihembrado o con lengüeta postiza).

En este caso se ha partido de la utilización de un tablero ya prefabricado con un grosor de 30 mm y cuyas dimensiones son de 800 x 1.200 mm. Los demás elementos se consiguen a partir de tablas cepilladas de sección 90 x 30 mm, que deben cortarse a la medida requerida (ver lista de materiales al final del artículo).

También se precisan algunas clavijas de madera de diferente longitud y de 8 mm de diámetro. Las más cortas se podrán adquirir, probablemente, en paquetes, y las de mayor longitud se consiguen aserrando varillas de madera dura. Todo ello se podrá adquirir en los mismos almacenes de bricolaje.

La mesita, de tipo rústico, que se puede utilizar tanto en el interior como al aire libre, sin duda tiene una notable particularidad: sus patas pueden desmontarse (a pares) para poder guardar el mueble, si no ha de usarse durante un tiempo determinado, en un espacio exiguo.Construcción del armazón.

La mesita, de tipo rústico, que se puede utilizar tanto en el interior como al aire libre, sin duda tiene una notable particularidad: sus patas pueden desmontarse (a pares) para poder guardar el mueble, si no ha de usarse durante un tiempo determinado, en un espacio exiguo.

El proyecto prevé la realización de un armazón rectangular que se aplica debajo del tablero y que constituye el punto donde se fijan las patas. El armazón se realiza a partir de cuatro listones de la misma clase de madera que el resto: dos de 590 x 90 x 30 mm y dos de 940 x 90 x 30 mm. Los listones se ensamblan mediante simples encajes a testa con labrado de diente y horca en su extremo.

Estos ensambles se consiguen fácilmente con una sierra circular para obtener el diente o macho y con la sierra circular y un formón para realizar el labrado de horca de la hembra que recibe aquel.

El ensamble se completa con el uso de cola vinílica, y a continuación se procede al apretado con el instrumento adecuado a base de cuatro escuadras (una para cada esquina) y una cinta de persiana tensada.

Unión del tablero con el armazón.

Es probablemente la fase más delicada de todo el trabajo. Se trata de unir el armazón tan pronto se haya terminado con la parte inferior del tablero. La unión debe ser hecha de tal modo que no se vea nada encima del tablero, pero proporcionando robustez al conjunto.

La manera más segura y estética de lograr dicha unión es el empleo de clavijas ciegas: se trata de reducidos trozos de varilla de madera, cortados a medida, que se insertan hasta su mitad en el tablero y la otra mitad en el armazón.

En los listones que constituyen este armazón, se practican los agujeros que han de acoger las clavijas. Los orificios se obtienen con brocas para madera de 8 mm de diámetro, estableciendo un limitador de profundidad a 18 mm. Se realizan cuatro en el lado largo y dos en el lado corto del armazón, guardando una separación regular entre ellos.

Antes de insertar las clavijas, se aplican en los agujeros las “puntas de marcar”, que son como una especie de botones del mismo calibre que los agujeros y que en su parte exterior tienen unas puntas aguzadas; éstas sirven para marcar con precisión en la parte inferior del tablero los sitios en donde se tendrán que realizar los taladrados para acoger las clavijas.

Cuando se hayan insertado todas las puntas de marcar, se apoya el tablero por su parte inferior, habiendo comprobado que se halle perfectamente centrado respecto al armazón. Cuando se tiene esta seguridad, se golpea (intercalando un trozo de madera) sobre el tablero, para que las puntas incidan en la parte inferior dejando claramente su huella.

Una vez apartado el armazón, se podrán practicar los agujeros para albergar las clavijas en el tablero. La profundidad de perforación debe ser, como máximo, de 15 mm. Para el taladrado se utiliza la misma broca de antes, es decir de 8 mm de diámetro.

Debido a que probablemente no será posible realizar con un soporte vertical normal -debido a sus dimensiones ­los agujeros en la cara inferior del tablero, se tendrá que recurrir a una guía vertical desplazable: se trata de un accesorio muy útil en el que se inserta la taladradora y que, una vez apoyado sobre un plano, mantiene con toda seguridad y en posición perfectamente vertical la herramienta electro portátil.

Las clavijas, después de haberlas impregnado adecuadamente con cola, se insertan con ayuda del martillo en el armazón hasta que lleguen al fondo del agujero practicado. Sin aguardar a que la cola endurezca, se aplica el tablero, previo encolado de la parte aparente de las clavijas y del canto superior del armazón que establecerá contacto con la cara inferior del tablero. La unión viene facilitada mediante ligeros golpes con una maza sobre el tablero, pero intercalando un mártir de madera o un trozo de fieltro.

A continuación se coloca un peso adecuado sobre el tablero y se deja que la cola endurezca durante veinticuatro horas.

El armazón del tablero.

Todos los elementos de madera que intervienen en la construcción de la mesita. El tablero ya está acabado e incluso barnizado. La madera empleada puede ser de pino o de alerce. Ambas resisten al aire libre y tienen una buena apariencia, que se evidencia más con el tratamiento final.Todos los elementos de madera que intervienen en la construcción de la mesita.
El tablero ya está acabado e incluso barnizado.
La madera empleada puede ser de pino o de alerce.
Ambas resisten al aire libre y tienen una buena apariencia, que se evidencia más con el tratamiento final.

.

.

.

El armazón que soporta el tablero está unido con ensamble a diente. En primer lugar se marca lo que se debe eliminar.El armazón que soporta el tablero está unido con ensamble a diente.
En primer lugar se marca lo que se debe eliminar.

.

.

.

.

.

.

El diente o espiga se realiza con la sierra circular, cortando los trozos laterales. Conviene hacer un corte preciso para encajar bien.El diente o espiga se realiza con la sierra circular, cortando los trozos laterales.
Conviene hacer un corte preciso para encajar bien.

.

.

.

.

El ensamble hembra en forma de horquilla se logra tras practicar dos cortes de sierra circular con la eliminación de la parte central con ayuda de un formón.El ensamble hembra en forma de horquilla, se logra tras practicar dos cortes de sierra circular con la eliminación de la parte central con ayuda de un formón.

.

.

.

.

.

.

Los ensambles se unen con cola vinílica. Después se procede al apretado con una cinta de persiana tensada por torsión. Se dejará reposar durante 24 horas. Es preferible colocar pesos en cada ángulo.Los ensambles se unen con cola vinílica.
Después se procede al apretado con una cinta de persiana tensada por torsión.
Se dejará reposar durante 24 horas.
Es preferible colocar pesos en cada ángulo.

.

.

Con una broca para madera de 8 mm de diámetro se realizan los alojamientos para las clavijas guardando entre ellos una distancia regular.Con una broca para madera de 8 mm de diámetro se realizan los alojamientos para las clavijas guardando entre ellos una distancia regular.

.

.

.

.

.

.

.

Cuando los agujeros se han realizado se insertan las puntas de marcar que determinan los sitios en donde hay que taladrar.Cuando los agujeros se han realizado se insertan las puntas de marcar que determinan los sitios en donde hay que taladrar.

.

.

.

.

.

.

.

El armazón con sus puntas de marcar y apoyado en el tablero recibe unos golpes de maza o de martillo para que dejen su huella las puntas de marcar.El armazón con sus puntas de marcar y apoyado en el tablero recibe unos golpes de maza o de martillo para que dejen su huella las puntas de marcar..

.

.

.

.

.

.

Después de hacer los agujeros en la cara inferior del tablero, se insertan en el armazón las clavijas, impregnadas con cola blanca. Se hace llegar hasta el fondo con el martillo.Después de hacer los agujeros en la cara inferior del tablero, se insertan en el armazón las clavijas, impregnadas con cola blanca.
Se hace llegar hasta el fondo con el martillo.

.

.

.

.

Sin aguardar a que seque la cola, se aplica el tablero introduciendo las puntas de las clavijas en los agujeros respectivos. Luego se coloca encima un peso.Sin aguardar a que seque la cola, se aplica el tablero introduciendo las puntas de las clavijas en los agujeros respectivos.
Luego se coloca encima un peso.

Las patas.

Tal como se ha dicho antes, las patas se construyen de manera que puedan desmontarse a pares, con el objeto de que se pueda realizar el desmontaje en dos estructuras en vez de cuatro.

El sistema de unión entre patas y armazón se realiza mediante cuatro ternas de tornillos de cabeza redonda con tuercas de orejas. Antes de montar las patas, se precisa recortarlas en la parte inferior.

Se opera con listones de 750 mm de largo. En uno de sus extremos se traza el contorno correspondiente a los pies (ver la secuencia fotográfica). Se comprende que el dibujo pueda tener distintos contornos de los que se presentan aquí, ya que no poseen ningún carácter estructural.Los pies.

Se opera con listones de 750 mm de largo. En uno de sus extremos se traza el contorno correspondiente a los pies (ver la secuencia fotográfica). Se comprende que el dibujo pueda tener distintos contornos de los que se presentan aquí, ya que no poseen ningún carácter estructural.

Una vez se ha dibujado el contorno, se lleva a cabo su recortado con la sierra circular o la de vaivén, o bien con un serrucho de punta o de costilla. La sierra de vaivén, convenientemente manejada, resulta de cómoda utilización.

Una vez recortadas las cuatro patas, ya se pueden montar en el armazón. Esta operación consiste en posicionarlas de una en una en la parte exterior cerca de los ángulos del armazón y contra los listones más largos.

Empleando una de las patas como plantilla, se realizan los taladrados en los listones del armazón. Los tornillos se insertan desde el exterior hacia el interior. El apretado se consigue mediante tuercas de orejas, después de haber intercalado arandelas que facilitarán el desmontaje.

Recortado de las patas.  

Se tiene que dibujar con mucha atención el perfil que se quiere dar a las patas de 750 mm de largo. El perfil dependerá del gusto de cada cual.Se tiene que dibujar con mucha atención el perfil que se quiere dar a las patas de 750 mm de largo.
El perfil dependerá del gusto de cada cual.

.

.

.

.

.

.

Los rebajos laterales se obtiene mediante cuatro cortes con la sierra circular después de haber inclinado la hoja de acuerdo con el ángulo que convenga (en este caso de 45º).Los rebajos laterales se obtiene mediante cuatro cortes con la sierra circular después de haber inclinado la hoja de acuerdo con el ángulo que convenga (en este caso de 45º).

.

.

.

.

.

.

Si se dispone de una sierra radial, los cortes se realizan en un ángulo de 25º respecto a la posición normal de la hoja.Si se dispone de una sierra radial, los cortes se realizan en un ángulo de 25º respecto a la posición normal de la hoja.

.

.

.

.

.

.

.

En el centro de los travesaños de 590 mm, que traban entre sí las patas de dos en dos, se dibuja el encaje a media madera que servirá para ensamblar el larguero.En el centro de los travesaños de 590 mm, que traban entre sí las patas de dos en dos, se dibuja el encaje a media madera que servirá para ensamblar el larguero.

.

.

.

.

.

.

El encaje se puede realizar con una sierra de vaivén o circular. En este caso la parte sobrante se elimina con ayuda del formón.El encaje se puede realizar con una sierra de vaivén o circular.
En este caso la parte sobrante se elimina con ayuda del formón.

.

.

.

.

.

A 30 mm del extremo del larguero (de 850 mm de largo) se practican dos encajes a media madera para que puedan ensamblarse luego con los travesaños.A 30 mm del extremo del larguero (de 850 mm de largo) se practican dos encajes a media madera para que puedan ensamblarse luego con los travesaños.

.

.

.

.

.

.

Los pies, así como las otras partes que se hayan labrado, se lijan adecuadamente con la lijadora orbital o bien a mano con un taco y papel de lija de granulación media.Los pies, así como las otras partes que se hayan labrado, se lijan adecuadamente con la lijadora orbital o bien a mano con un taco y papel de lija de granulación media.

.

.

.

.

.

.

Cerca de las testas de las patas se realizan los taladrados que serán atravesados por los tornillos de fijación de aquéllos. Los agujeros se disponen con una abertura de 120º en una circunferencia de 70 mm de diámetro.Cerca de las testas de las patas se realizan los taladrados que serán atravesados por los tornillos de fijación de aquéllos.
Los agujeros se disponen con una abertura de 120º en una circunferencia de 70 mm de diámetro.

.

.

.

.

.

Con la taladradora montada en un soporte vertical se realizan todos los agujeros pasantes situados cerca de las testas de las patas. Se usa una broca de 8 mm de diámetro.Con la taladradora montada en un soporte vertical se realizan todos los agujeros pasantes situados cerca de las testas de las patas.
Se usa una broca de 8 mm de diámetro.

.

.

.

.

Los travesaños.

Para proporcionar estabilidad a las patas en posición vertical y para que se hallen perfectamente paralelas dos a dos, hay que montar un par de travesaños que las una por el lado más corto. Para ello se emplean los retales de dos listones de 590 mm de longitud.

El larguero.

Antes del montaje de los travesaños anteriores, hay que proporcionarles un encaje a media madera, de modo que se pueda ensamblar perfectamente un larguero (de 850 mm de largo), cuya misión es bloquear en posición adecuada los dos pares de patas.

En el larguero, y a 30 mm de distancia de las testa, se labran dos encajes a media madera. Estos alojamientos (tanto en los travesaños como en el larguero) tendrán una profundidad de 45 mm, de tal modo que, al ensamblar ambas piezas, los dos cantos de los listones resulten bien enrasados.

Los encajes se llevan a cabo practicando dos cortes paralelos a una distancia de 30 mm y exactamente en el centro del travesaño, eliminando luego la madera intermedia que sobra con un formón afilado.

Cuando se ha terminado esta operación, se puede proseguir con el montaje de los travesaños a las patas.

La unión entre patas y travesaños.

La fijación de los travesaños a las patas se obtiene por enclavijado, es decir, realizando un taladrado conjunto de las patas y de la testa del travesaño de manera que se pueda insertar una clavija de 8 mm. Esta, después de ser alojada, se cortará enrasada con la superficie. El trabajo es mucho más preciso y expedito si se realiza a la vez, o sea, colocando el travesaño exactamente contra la pata y taladrando ambas piezas a la vez.

Manteniendo en posición el travesaño, se insertan las clavijas después de haberlas untado con cola. Se golpean con una maza hasta que entren a fondo.

Para cortar las clavijas de manera enrasada se usa un serrucho corriente, pero evitando incidir sobre la superficie de las patas.

Para conseguir que las patas y los travesaños queden establecidos firmemente en la posición necesaria, conviene atar las patas con un cable de nylon que actúe de torniquete con un listón.

Cuando la cola ha secado y las patas se hallen bien colocadas, se monta el larguero de refuerzo, que proporciona estabilidad y consolida el conjunto de las cuatro patas.

Refuerzo y acabado.

A manera de guía para realizar los agujeros en el armazón, se utilizan los ya practicados en una de las patas. Las patas se mantienen en posición, mientras tanto, con dos tornillos de apriete.A manera de guía para realizar los agujeros en el armazón, se utilizan los ya practicados en una de las patas.
Las patas se mantienen en posición, mientras tanto, con dos tornillos de apriete.

.

.

.

.

.

Se insertan los tornillos de cabeza redonda desde el exterior. Estos tornillos solamente están fileteados en su parte terminal para poder introducirlos fácilmente.Se insertan los tornillos de cabeza redonda desde el exterior.
Estos tornillos solamente están fileteados en su parte terminal para poder introducirlos fácilmente.

.

.

.

.

.

.

Los tornillos se fijan mediante tuercas de oreja, previa intercalación de arandelas. Basta apretar las tuercas a mano para conseguir una buena estabilidad del mueble.Los tornillos se fijan mediante tuercas de oreja, previa intercalación de arandelas.
Basta apretar las tuercas a mano para conseguir una buena estabilidad del mueble.

.

.

.

.

Los travesaños que consolidan las patas reciben un taladrado por su testa al mismo tiempo que se realiza en las patas, con el fin de poder alojar las clavijas.Los travesaños que consolidan las patas reciben un taladrado por su testa al mismo tiempo que se realiza en las patas, con el fin de poder alojar las clavijas.

.

.

.

.

.

.

En los agujeros se insertan trozos de varilla de 8 mm de diámetro, después de haberlos impregnado con cola blanca.En los agujeros se insertan trozos de varilla de 8 mm de diámetro, después de haberlos impregnado con cola blanca.

.

.

.

.

.

.

La parte que sobresale de las clavijas, una vez éstas se han hecho penetrar a fondo, se cortan con un serrucho corriente, evitando incidir con la herramienta en la superficie de la pata. Igualar luego con un lijado.La parte que sobresale de las clavijas, una vez éstas se han hecho penetrar a fondo, se cortan con un serrucho corriente, evitando incidir con la herramienta en la superficie de la pata. Igualar luego con un lijado.

.

.

.

.

Para facilitar un buen encolado durante el secado del adhesivo, se retienen las patas en posición mediante un torniquete hecho con un cordón de nylon.Para facilitar un buen encolado durante el secado del adhesivo, se retienen las patas en posición mediante un torniquete hecho con un cordón de nylon.

.

.

.

.

.

Finalmente, se encaja el larguero que traba los dos travesaños de las patas. No se utiliza cola, para poderlo poner y sacar según convenga al montar y desmontar.Finalmente, se encaja el larguero que traba los dos travesaños de las patas.
No se utiliza cola, para poderlo poner y sacar según convenga al montar y desmontar.

.

.

.

.

.

El acabado se obtiene primeramente con una capa de impregnante antimoho. Luego se añaden dos capas de barniz transparente.El acabado se obtiene primeramente con una capa de impregnante antimoho.
Luego se añaden dos capas de barniz transparente.

Materiales.

Un tablero prefabricado de madera de pino o de alerce de 800 x 1.200 x 30 mm.

Cuatro listones de pino o alerce de 590 x 90 x 30 mm (dos para los lados cortos del armazón y dos para los travesaños de refuerzo de las patas).

Dos listones de pino o de alerce de 940 x 90 x 30 mm (para los laterales largos del armazón).

Cuatro listones de pino o alerce de 750 x 90 x 30 mm (para las patas).

Un listón de pino o alerce de 850 x 90 x 30 mm (para el larguero de refuerzo).

Doce tornillos de cabeza redonda, con las correspondientes tuercas de orejas, de 6 mm de diámetro y 80 mm de largo.

Doce arandelas de 6 mm de diámetro interior. Medio litro de solución antimoho.

Un litro de barniz transparente satinado. Cola vinílica. 

Cinta de persiana o cuerda gruesa. Papel de lija de granulación media

Herramientas.

Lápiz. Regla. Sierra circular. Formón. Taladradora.

Soporte vertical para taladradora. Serrucho.

Martillo. Guías. Mordazas. Lijadora orbital (eventual).

https://youtu.be/5b_P6VvXQUI

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>