como hice una zona de chill out reutilizando viejas ventanas de celosía.

La entrada aparece primero en como hice una zona de chill out reutilizando viejas ventanas de celosía.

El trabajo que hoy muestro es un reciclaje de los que a mi me gustan, con ventanas viejas se pueden hacer cosas muy bonitas, quieren pasar a leer les cuento lo que hice.

 

Cuando mi cuñada me dijo que iba a tirar las viejas ventanas de celosía que había cambiado por unas de aluminio, me quedé pasmada.
– «¿Como vas a tirar esas ventanas tan buenas?».
 Yo comprendo que la madera es muy bonita pero precisa cuidados y tratamientos cada año, y estas ventanas tenían el acabado en muy mal estado, debido a muchos años de estar a la intemperie .
Pero se trataba de una madera muy buena, parecía nogal por su color y su tremenda dureza.
Y ella me dijo: «¿Entonces para que las quieres», a lo que yo respondí: «Las llevas a mi taller, y ya te contaré».
Bueno y las ventanas vinieron a mi taller junto con el marido de mi cuñada, y durante seis tardes del verano fuimos transformando esas ventanas en un fantástico chill out digno de la mejor revista de decoración, jajajaj.
(Saben que chill out, es un termino que proviene de la lengua inglesa y significa, relajarse, tranquilizarse)
Bueno después de esta aclaración,  mi cuñado se puso a mis ordenes jajaja hacía las veces de peón, y en ocasiones  le hacía hasta pensar…pero él que nunca había trabajado la madera…empezó a confiar que de todo esto saldría algo bueno seguro, y aportó alguna idea buena.
Como las ventanas eran de distintos tamaños fuimos diseñando según las medidas de la terraza a la que queríamos decorar poniendo la zona de chill out . Esta terraza estaba muy poco aprovechada ya que la tenía llena de sillas de plástico blanco de distintas clases colocadas sin ningún criterio.
Empezamos haciendo la mesa, para ello en la foto se ve como con la hoja de cortar madera colocada en mi multiherramienta, fui cortando a ras de un lateral las lamas de la celosía, cuando tenía cortado un lateral la lama de celosía se desencajaba del otro lado y así quité todas las lamas. Quedando el armazón de la ventana.
Una vez teníamos el armazón de la ventana, le atornillamos en todo su perímetro interior un listón de madera de 2.5×2.5cm, teniendo en cuenta que luego íbamos a clavar las lamas de celosía en ese junquillo perimentral y tenían que quedar estas enrasadas con el armazón de la ventana. (Lo digo por calcular la profundidad del junquillo).

 

Para los laterales de nuestra mesa, os cuento en esta foto la parte del armazón de la ventana que cortamos para utilizar. (Son los extremos).

 

Una vez tenemos los extremos de la ventana cortados, les atornillamos los junquillos de 2.5×2.5.cm. Teniendo en cuenta la profundidad que nos marca el grosor de la lama de celosía que luego irá clavada sobre estos junquillos.

 

Como se puede ver en esta foto los junquillos se atornillan al marco de la ventana, midiendo la distancia de profundidad, que nos marca la lama de celosía, para que esta quede enrasada con la estructura de la ventana.

 

Luego unimos con tubillones de madera y cola de carpintero. Usamos las espigas centradoras de la marca Wolfcraf.

 

 

Con cola de carpintero y los clavillos de la grapadora voy fijando los trozos de las lamas a la estructura de la ventana. De esta manera conformo todos los laterales de la mesa.

 

 

Luego estos laterales los unimos al tablero con tubillones, y los atornillamos entre ellos.

 

Usando cola de carpintero y atornillando son fijados los laterales. Los fijo con los gatos de fleje y sargento.

 

Así queda la vista de la estructura interior de la mesa, reforzada atornillando junquillos de madera y en su parte central ponemos una tabla ancha fijada también con pletinas atornilladas, así se logra que la lamas queden mucho más fuertes y no flechen en caso de que alguien decida sentarse en la mesa.

 

En esta foto se ve a detalle como quedan los listones que atornillamos y la tabla central, quedando una mesa de mucho  peso y robustez.
Como todos los muebles pesan mucho, (Ya os conté que es madera muy dura y pesada), decidimos colocar ruedas a todos. Estas ruedas tienen freno para bloquearlas y que los muebles no se puedan mover.
En el detalle de la foto se ve como para que la base de la rueda se pueda atornillar, le hicimos unas escuadras (con trozos de la misma madera) que van a atornilladas a la mesa. De esta manera toda la base de la rueda queda firmemente atornillada.

 

 

Esta es la mesa terminada, a falta de limpiar el barniz, dar su acabado y colocar los detalles de las viejas bisagras.

 

 

Con este material que se ve en la foto hicimos los dos sillones. Como pueden ver ventanas de distintas medidas, un tablero de aglomerado de un embalaje y listones de palet.
a
A la ventana grande la unimos en su lateral las dos mitades de una ventana menor, para ello usamos tubillones de 10 mm y cola de carpintero, fijando con sargentos de manera que hagan la escuadra perfecta.

 

Una vez tenemos fijado los brazo del sofá, le atornillamos un listón de 10x10cm en la parte inferior de la ventana grande, a ras de esta.

 

Y en la parte delantera le atornillamos a los laterales de los brazos, el mismo listón de 5x5cm. Y encima de estos atornillamos desde abajo los dos listones laterales del mismo grosor. De esta manera vamos a conformar la estructura y base.
Lugo atornillamos el tablero de aglomerado como se ve en la foto.

 

para la parte baja del frente de los sofas, hago las piezas igual que explique para los laterales de las ventanas.

 

En esta foto podemos ver como el frente de la parte baja del sofa le pongo la pieza que hago peroooo….. como no tiene el largo suficiente de otro trozo de ventana hago otra pieza que ensamblo mediante tubillones pegados con cola de carpintero.

 

En la unión de las dos piezas de ventana que uno, (Explicado en la foto anterior), le hago un cajeado al grueso de la madera, para que alcance la altura de los junquillos de madera, para que queden luego uniformes las lamas de madera.

 

En esta foto se puede ver el sofa tumbado sobre su respaldo, y se aprecia como el frente de la parte baja le voy poniendo los trozos de lama, y como queda el rebaje que hice con el formón.

 

En el interior del sofa, le puse unos listones de palet de 15x15cm, atornillados desde abajo y desde el lateral exterior y a los extremos puse unos tacos ya que el listón no era del largo suficiente, Esto lo puse para crear una pequeña zona de almacenaje, pues luego encima con un tablero de aglomerado hicimos la tapa, que será el asiento.
En esta foto se ve como queda rematado por abajo los sofas ya que los dos son iguales, y con sus ruedas puestas.
Si se fijan en el frente de la parte baja se ve como quedan las piezas empalmadas que anteriormente expliqué, una vez fijo los trozos de lamas.
Y en esta foto se ve como queda el asiento, que es un trozo de aglomerado que reposa sobre los  listones de 15x15cm.
Para que se pueda destapar. le puse unos trozos de cuerda fuerte con un tornillo con arandela en una punta y por dentro con tuerca. De esta manera agarramos por estos agarradores y podemos levantar la tapa.
Este es ya es sofá terminado a falta de limpiar el barniz, dar el acabado y fijar la bisagras que irán de adorno.

 

Foto del sofá ya prácticamente terminado.
Como aún quedaban ventanas decidimos hacer unas banquetas, o mesas auxiliares, estas fueron diseñadas totalmente por mi cuñado, que tomó destreza en esto de trabajar la madera.
En esta foto se ve como queda por la parte de abajo.

 

En esta foto se ve como queda la parte de arriba a falta de clavar la tablillas.

 

Y así queda la parte de arriba una vez clavadas las tablillas.

 

 

Este es el sofá ya terminado una vez limpio de barniz y con un acabado de lasur al agua.
Los adornos de metal son las bisagras que originalmente tenían las ventanas. Mi cuñado limpio toda la pintura la las pulió y atornillo a los bancos dando un aspecto rustico muy bonito.
El encargado de limpiar los barnices y dar el acabado fue integraménte mi cuñado, claro siempre bajo mi supervisión jajaja (parezco una mandona).

 

Este el el conjunto entero de chill out. a falta de poner las espumas. A mi me gustó estas disposición para colocar todas las piezas en la terraza.

 

¿A que es muy bonita ahora esta terraza?

 

Todas las piezas que conforman esta zona de chill out, se pueden mover según el antojo y luego bloquear las ruedas para que queden fijos en su sitio.

 

foto a detalle de la mesa.
Se pueden ver como quedan las viejas bisagras que tenían las ventanas, ahora una vez limpias y pulidas  son un detalle muy bonito.

 

Días después me llamó mi cuñado para que fuera hacer las fotos del conjunto de chill out, pues ya había puesto las espumas y las telas, pero además había cambiado la disposición de los muebles.

 

Tengo que decir que la tela a mi personalmente me habría gustado mas un blanco roto en lugar de ese estampado y los muebles me gustaban más como yo los coloque de primeras jajajaj. Pero como para gustos los colores y si así les gusta mas  a sus dueños pues yo encantada….a ver cuando pasa esta dichosa pandemia  y podemos disfrutar de un picoteo en esa preciosa terraza que quedó.
No es la primera vez que utilizo ventanas y puertas para transformar en otras cosas, mirar les dejo unos enlaces para que puedan ver como hice en esta caso una vitrina vintage con una vieja ventana.
La verdad que las posibilidades son infinitas y antes de tirar nada debemos pensar que otra utilidad darle.
Y este es todo el post de hoy, espero les haya gustado y como siempre agradezco sus comentarios y criticas constructivas que me ayuden a seguir mejorando.

 

Tienes más artículos interesantes en Crea, Construye, Recicla, Restaura
Author: CREA,CONSTRUYE,RECICLA,RESTAURA