Cómo quitar manchas en los muebles de madera.- Manualidades truconsejos.

Consejos útiles para quitar manchas en los muebles de madera.

Ha bastado muy poco tiempo para que este bote metálico que estaba húmedo y se dejó sobre un tablero chapado de roble haya provocado una mancha debida a la reacción química del tanino que contiene aquella madera con las sales metá­licas.

Consejos útiles para quitar manchas en los muebles de madera.El bello veteado del roble ha resultado perjudicado. Tal como suele ocurrir en todas las manchas sobre la madera, ésta queda profundamente afectada hasta su interior. No se resuelve nada con un simple lijado, pues la mancha subsistirá.

Felizmente existe para toda mancha sobre la made­ra su antídoto. Pero este antídoto es a menudo un producto corrosivo y vene­noso. ¡Tenerlo, pues, alejado de los niños!

En muchos casos se pro­ducen manchas simplemen­te durante el traslado de los muebles, durante su reali­zación o su almacenamiento si antes no ha recibido un tratamiento adecuado que los proteja.

No es menester señalar que la mayoría de lí­quidos contienen algún ele­mento químico que daña a la madera. Y no hay que de­cir de otros líquidos que po­seen elementos tintóreos como el café, el té o la mis­ma tinta de escribir.

Dos reglas hay que consi­derar cuando se desea eli­minar manchas en la made­ra: en primer lugar, tratar por completo toda la super­ficie donde se produjo la mancha, pues no se conse­guirá otra cosa que destacarla si se la trata localmente. Y, en segundo lugar, lavar siempre con agua limpia di­cha superficie cuando se ha conseguido hacer desapare­cer la mancha y el líquido o líquidos utilizados han seca­do por completo.

Utilícese como medio de aplicación un pincel de cer­das de nylon, pues la mayoría de las cerdas animales y las virolas metálicas quedan ata­cadas por los productos usa­dos para sacar las manchas.

Clase de mancha.

Oxido (herrumbe). El óxido de objetos de hierro, debido a la humedad, cala en las fibras de la madera.

Se elimina con una disolución de 50 g de dioxalato potásico en un litro de agua.

Cal, yeso o cemento. Madera no preservada (proteger la madera o retirarla cuando se hagan obras.

Sacar las manchas con espátula. Cepillo o lija. Limpiar con ácido acético diluido.

Manchas claras en el teñido. El tinte no ha calado en la madera uni­formemente, debido a que no tenía los poros abiertos: falta de ambientación a la temperatura en donde se ha trabaja­do. Poros tapados por otras causas.

Blanquear con ácido clorhídrico (exento de hierro) rebajado en agua al 1:10. La­var con agua tibia al cabo de 3-4 horas. Volver a teñir.

Manchas grises en el teñido. Haber dado antes del teñido un prepa­rado que todavía no habla sido absor­bido del todo.

Eliminar el preparado con lejía mezclada con dioxalato potásico (1.10).

Manchas obscuras en el teñido. La madera porosa ha absorbido más el tinte que las fibras. Caso muy frecuente en los ensambles a tope o a inglete, cuando no se ha pulido en el sentido de las fibras.

Blanquear (ver Manchas claras en el te­ñido) con ácido clorhídrico. Pulir correc­tamente en el sentido de las fibras y vol­ver a teñir. Para evitar que ello vuelva a ocurrir, un consejo a tener en cuenta: ce­pillar en sentido diagonal las fibras.

Manchas de tinta. Ocurre menos en el acabado que en el uso diario. La tinta suele penetrar incluso a través del barniz o protección.

Las tintas corrientes (ferrogálicas) se tratan con una solución caliente de 40 g de dioxalato potásico en 1 litro de agua. Las demás tintas (a base de anilinas) tra­tar con agua oxigenada (110 volúmenes) rebajada a 1.1, lavar con agua tibia.

Grasas o lubricantes. Producidas durante el labrado o alma­cenamiento y transporte.

Hacer una pasta fluida con magnesia y gasolina o acetona. Cubrir la mancha. Después de secar, cepillar Repetir la operación las veces necesarias. La mag­nesia no altera los tintes.

Hierro. Muchas manchas grises (azuladas o negrosas) se deben a la acción del ácido tánico de la misma madera (es­pecialmente el roble, pero también el nogal, castaño y caoba) o del que haya en un tinte. En muchas aguas hay un fuerte contenido ferroso. Sin olvidar que en el labrado de la madera (escofinas, lanas de hierro, papel de lija, etc.) ha interve­nido el hierro.

Blanquear con agua oxigenada (110 vo­lúmenes) rebajada con agua a 1.1. Aplicar varias veces y lavar con agua tibia finalmente, a la que se ha incorporado amoniaco (1:3).

Cola. Cola que ha rebosado en las juntas por el apretado o la que ha rezumado en cha­pados.

La cola que aún no haya secado eliminarla con agua tibia. Las colas secas sacarlas con una solución de clorhídrico (ver Manchas claras en teñido). Los goterones de cola se lijan y luego se tratan con clorhídrico en solución.

Cualquiera que no haya sido reseñado antes. Aplicar el tratamiento utilizado para combatir las de hierro (agua oxigenada).

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades