Cómo roscar con machos y hembras

Hacer una rosca en un macho o en una hembra no representa ningún problema para un bricolador, siempre que disponga de los útiles para ello y realice el trabajo con precaución. Lo importante es saber qué tipo de rosca debe hacerse, especialmente cuando tiene que realizarse un macho para una hembra determinada o viceversa.
Estuches con calibres con sus vástagos y los machos para realizar tuercas o agujeros con hembra. Además hay pie de rey, cepillo de cerdas metálicas y lima fina.

Cómo roscar con machos y hembras.- Manualidades herramientas.

Hacer una rosca en un macho o en una hembra no representa ningún problema para un bricolador, siempre que disponga de los útiles para ello y realice el trabajo con precaución. Lo importante es saber qué tipo de rosca debe hacerse, especialmente cuando tiene que realizarse un macho para una hembra determinada o viceversa.

Como ocurre con clavos y tirafondos, también con los tornillos existen dife­rentes normas que se refieren al paso de rosca, a la forma de la espira, etc. La norma más generalizada y que tiende a progresar es la denominada <<métrica>> de la ISO (International Standards Organisa­tion), que coincide con las normas DIN. Utilizada y prescrita en aquellos países que utilizan el Sistema Internacional (SI), esta clase de tornillos y tuercas se desig­nan con la letra M y una cifra. Esta última se refiere al diámetro exterior de un paso de rosca; así, M 10 = 10 mm. En algu­nos casos se prescinde de la letra cuan­do se da por sobrentendida la norma métrica empleada, tal como se hace en esta obra. En algunos casos se precisa también el ancho de la espira, como, por ejemplo, M 10 x 1,0.

Sin embargo, continúa siendo muy usada la norma <<Whitworth>> principal­mente en aquellos países que tienen por unidad la pulgada, aun cuando se hallen en camino de reconversión de su sistema de unidades al SI. Naturalmente, los productos exportados a países que uti­lizan la norma ISO llevarán este tipo de roscado. Igualmente, el sistema Whit­worth, pese a la integración en las nor­mas ISO, continúa siendo utilizado para determinadas técnicas, como pueden ser las tuberías de acero, calefacción, etcétera. En estos casos, la designación de la rosca es un quebrado que indica las partes de pulgada (por ejemplo: 1/8,1/4,7/16, etc.).Sin embargo, continúa siendo muy usada la norma <<Whitworth>> principal­mente en aquellos países que tienen por unidad la pulgada, aun cuando se hallen en camino de reconversión de su sistema de unidades al SI. Naturalmente, los productos exportados a países que uti­lizan la norma ISO llevarán este tipo de roscado. Igualmente, el sistema Whit­worth, pese a la integración en las nor­mas ISO, continúa siendo utilizado para determinadas técnicas, como pueden ser las tuberías de acero, calefacción, etcétera. En estos casos, la designación de la rosca es un quebrado que indica las partes de pulgada (por ejemplo: 1/8,1/4,7/16, etc.).

Existe gran diversidad de precios en útiles para roscar y calidades. Para los aficionados y aquellos trabajos sin mu­cha exactitud se venden equipos de ros­car machos y hembras, ya sea por sepa­rado o formando un conjunto. Con estos equipos pueden hacerse roscas en me­tales no férricos y en aceros blandos. Las herramientas deben ser mucho más resistentes y finas cuando se tienen que roscar en aceros especiales y de gran dureza. Su precio cambia también mucho y tanto los útiles machos como los hembras suelen venderse sueltos y no por equipos completos.

Siempre que haya de roscarse se lu­brica para facilitar el trabajo. El aceite de máquina corriente constituye un buen sustitutivo del aceite especial para cortar.

Fotos y consejos.

1 Machos de roscar para el interior de un agujero. De izquierda a dere­cha: abridor de paso, roscador interme­dio y fileteador final. Derecha: macho que de una vez hace los tres pasos.1 Machos de roscar para el interior de un agujero. De izquierda a dere­cha: abridor de paso, roscador interme­dio y fileteador final. Derecha: macho que de una vez hace los tres pasos.

 

 

 

 

2 Hay machos de roscar para hem­bras contrarias a las habituales. En la: foto, un equipo completo para M 6. Se utilizan mediante giro o permaneciendo fijos, tras girar la pieza.2 Hay machos de roscar para hem­bras contrarias a las habituales. En la: foto, un equipo completo para M 6. Se utilizan mediante giro o permaneciendo fijos, tras girar la pieza.

 

 

 

 

 

 

 

3 Antes del roscado en un vástago redondo deben desgastarse las aristas cilíndricas de su extremo. A la iz­quierda, el vástago tal como es, y a la derecha, tras el desgaste cónico.3 Antes del roscado en un vástago redondo deben desgastarse las aristas cilíndricas de su extremo. A la iz­quierda, el vástago tal como es, y a la derecha, tras el desgaste cónico.

 

 

 

 

 

 

 

4 Retenido el cojinete en la terraja se empieza a roscar regular y progre­sivamente. Dadas 2 ó 3 vueltas debe re­trocederse algo hacia atrás para conti­nuar progresando en el roscado.4 Retenido el cojinete en la terraja se empieza a roscar regular y progre­sivamente. Dadas 2 ó 3 vueltas debe re­trocederse algo hacia atrás para conti­nuar progresando en el roscado.

 

 

 

 

 

 

 

5 A la izquierda, tornillo roscado. A la derecha y como comparación, tornillo del mismo calibre, de producción industrial, estampado. El vástago de un tornillo M 10 tiene un diámetro de 9 mm.5 A la izquierda, tornillo roscado. A la derecha y como comparación, tornillo del mismo calibre, de producción industrial, estampado. El vástago de un tornillo M 10 tiene un diámetro de 9 mm.

 

 

 

 

 

 

 

6 En esta sección de una probeta se ve la realización de una hembra roscada con los diferentes machos de roscar hasta el fileteador final. El proceso va de izquierda a derecha.6 En esta sección de una probeta se ve la realización de una hembra roscada con los diferentes machos de roscar hasta el fileteador final. El proceso va de izquierda a derecha.

 

 

 

 

 

 

 

7 Desde su primera posición para ser atornillado, el tornillo debe permi­tir una coincidencia entre los filetes de macho y hembra, pues al profundizarla se dilata algo, resultando una tracción.7 Desde su primera posición para ser atornillado, el tornillo debe permi­tir una coincidencia entre los filetes de macho y hembra, pues al profundizarla se dilata algo, resultando una tracción.

 

 

 

 

 

 

 

8 Con el macho de aterrajar se rea­lizan hembras en cuerpos poco gruesos. La fotografía muestra el trabajo en aluminio de 4 mm. Para aluminio se utiliza alcohol en vez de aceite.8 Con el macho de aterrajar se rea­lizan hembras en cuerpos poco gruesos. La fotografía muestra el trabajo en aluminio de 4 mm. Para aluminio se utiliza alcohol en vez de aceite.

 

 

 

 

 

 

 

9 Mediante esta herramienta se pue­den desenroscar tornillos a los que no se ha podido aplicar una herramienta corriente (destornillador normal; llave, etcétera).9 Mediante esta herramienta se pue­den desenroscar tornillos a los que no se ha podido aplicar una herramienta corriente (destornillador normal; llave, etcétera).

 

 

 

 

 

 

 

10 Mediante el paso de rosca o inclinación se identifican las características de un tornillo. En las normas ISO, la medida es en mm entre dos pasos, y en las Whitworth es en pulgadas.10 Mediante el paso de rosca o inclinación se identifican las características de un tornillo. En las normas ISO, la medida es en mm entre dos pasos, y en las Whitworth es en pulgadas.

 

 

 

 

 

 

 

11 Con la lima de roscar se pue­den corregir tornillos dañados en sus espirales. Esta operación se hace en tornillos que no tienen recambio fácil, como algunos elementos de máquinas.11 Con la lima de roscar se pue­den corregir tornillos dañados en sus espirales. Esta operación se hace en tornillos que no tienen recambio fácil, como algunos elementos de máquinas.