Cómo se hace la cruz del diablo

Cómo se hace la cruz del diablo. Este ensamble, llamado cruz del diablo, es realmente algo endemoniado. Para que no sea el primero en desconcertarse, una vez terminadas las piezas, se da también la solución del montaje.Cómo se hace la cruz del diablo.

Este ensamble, llamado cruz del diablo, es realmente algo endemoniado. Para que no sea el primero en desconcertarse, una vez terminadas las piezas, se da también la solución del montaje.

De seis piezas se hace una sola esto es la cruz del diablo.

Su construcción pieza por pieza, tal como te detallo en este artículo, pue­des realizar en una tarde, pero en su montaje, si no se conoce el intríngulis, puedes perderte y gastar muchas horas hasta agotar la paciencia.

Los labrados suelen estar muy bien estudiados para que las piezas encajen entre sí de forma correcta, mediante una sola disposición. Las piezas se montan de manera que cada una de ellas sigue una única dirección.

La madera con que se haga la cruz del diablo carece de impor­tancia, pudiendo utilizarse cual­quier retal que se tenga a mano. En nuestro caso se ha realizado con madera de teca, aunque también puede hacerse con ha­ya, plátano o arce. Desde luego, es preferible que la madera sea dura, para que soporte bien las impaciencias de los que, al montarla, intenten forzar los encajes incorrectos.

La cruz del diablo consta de seis piezas de madera de 15 cm de longitud y sección cuadrada de 2,4 cm de lado, de las cuales sólo hay una que no se debe la­brar Las demás reciben un en­caje que permite ensamblarlas entre sí sin necesidad de ele­mentos secundarios, para que­dar perfectamente unidas.

Fotos y consejos.

El dibujo expuesto te muestro cómo deben hacerse las muescas y entallas en cada una de las piezas (ayudarse con una sierra pe­queña de dientes finos y un for­món bien afilado).El dibujo expuesto te muestro cómo deben hacerse las muescas y entallas en cada una de las piezas (ayudarse con una sierra pe­queña de dientes finos y un for­món bien afilado).

El trabajo debe ser minucioso y esmerado para que, al montar la cruz, todas las piezas encajen justamente y no haya exceso de holguras; cada pieza debe que­dar ajustada si está exactamente colocada.

En primer lugar realiza los cortes marcados en una misma dirección, después de haber reunido y retenido conveniente­mente las piezas, si se emplean guías auxiliares no se correrá el riesgo de hacer cortes dema­siado oblicuos o excesivamen­te desviados.

A continuación se elimina en este momento el material so­brante con el formón y, por último, se pule todo el conjunto con un limatón de grano muy fino.

El tercer elemento tiene un resalto doble, que es el punto de más difícil ejecución, ya que no se puede aplicar la sierra y, por tanto, habrá que hacer el rebaje con atención mediante el formón y un rematado con la lima. La cruz quedará lista cuando cada pieza se ensamble como corresponde.

Los cortes para las entallas deben ser hechos a 1,2 cm. Si se ha construido una plantilla que limite el avance del serrucho se tiene la seguridad de un trabajo correcto.Los cortes para las entallas deben ser hechos a 1,2 cm. Si se ha construido una plantilla que limite el avance del serrucho se tiene la seguridad de un trabajo correcto.

 

 

 

 

 

 

 

A continuación debe arrancarse el mate­rial sobrante del encaje de cada pieza. Se utiliza el formón y se avanza paso a paso. Trabajar con precisión, pues las piezas bailarán al ensamblar la cruz.A continuación debe arrancarse el mate­rial sobrante del encaje de cada pieza. Se utiliza el formón y se avanza paso a paso. Trabajar con precisión, pues las piezas bailarán al ensamblar la cruz.

 

 

 

 

 

 

 

Pieza a pieza se logran todos los ele­mentos de la cruz del diablo. El acabado se realiza con un limatón de grano fino. Los resaltos estarán exactamente a es­cuadra.Pieza a pieza se logran todos los ele­mentos de la cruz del diablo. El acabado se realiza con un limatón de grano fino. Los resaltos estarán exactamente a es­cuadra.

 

 

 

 

 

 

Esquema de montaje.

1 Así se inicia el montaje de la cruz del diablo: la pieza 1 se mantiene vertical y en­caja con la 2, colocada horizontal, ajustándola por detrás. 2 La pieza 3 se entre­cruza con las dos, ya colocadas, por la parte inferior, con las entallas hacia arriba. De este ajuste resulta una «es­caleran con tres peldaños 3 La pieza 4 se gira de modo que la cara no labrada quede arriba y la lisa inferior esté a ni­vel del último peldaño de la escalera. 4 Queda ahora una sola abertura cuadrada por la que se pasará la pieza 6, que carece de labrado: la cruz del dia­blo está, por fin, mon­tada. 5 La pieza 5 se retor­na hacia arriba y coloca en posición vertical pa­ra que encaje su entalla con la parte saliente de las dos piezas horizon­tales ya colocadas.1 Así se inicia el montaje de la cruz del diablo: la pieza 1 se mantiene vertical y en­caja con la 2, colocada horizontal, ajustándola por detrás.

2 La pieza 3 se entre­cruza con las dos, ya colocadas, por la parte inferior, con las entallas hacia arriba. De este ajuste resulta una «es­caleran con tres peldaños

3 La pieza 4 se gira de modo que la cara no labrada quede arriba y la lisa inferior esté a ni­vel del último peldaño de la escalera.

4 Queda ahora una sola abertura cuadrada por la que se pasará la pieza 6, que carece de labrado: la cruz del dia­blo está, por fin, mon­tada.

5 La pieza 5 se retor­na hacia arriba y coloca en posición vertical pa­ra que encaje su entalla con la parte saliente de las dos piezas horizon­tales ya colocadas.