Cómo se hacen velas y cirios

La técnica del baño utilizada para la obtención de cirios es una de las más antiguas empleadas en la fabricación de  velas para la iluminación en el interior de las viviendas, las velas de sebo que han ahumado y ardido en tantas casas durante siglos son las predecesoras de los elegantes cirios de la actualidad.Cómo se hacen velas y cirios.

La técnica del baño utilizada para la obtención de cirios es una de las más antiguas empleadas en la fabricación de  velas para la iluminación en el interior de las viviendas, las velas de sebo que han ahumado y ardido en tantas casas durante siglos son las predecesoras de los elegantes cirios de la actualidad.

Es aconsejable practicar previa­mente varias veces con la técnica antes de experimentar o comprar el material para realizarlos en grandes cantidades.

Esencialmente, para la realización múltiple, el número de cirios que pueden hacerse simultáneamente depende de manera exclusi­va de la profundidad y diámetro que tenga el recipiente en que se proceda a derretir la cera.

Un recipiente alto y estrecho es el indicado para hacer un solo cirio. Un cazo hondo (sobre una sartén con agua, claro está) per­mitirá realizar dos a la vez.

Los cirios pueden ser de cual­quier tamaño: largos y delgados o cortos y gruesos. La única limi­tación en sus dimensiones depen­de del material con que se trabaja.Los cirios pueden ser de cual­quier tamaño: largos y delgados o cortos y gruesos. La única limi­tación en sus dimensiones depen­de del material con que se trabaja.

Cuando se desee obtener dos cirios a la vez, anúdense dos me­chas a un palo, a cierta distancia una de la otra; esta distancia esta­rá determinada por el diámetro del recipiente en que se tiene la cera derretida. Si el cirio ha de ser grueso, se necesitará una mecha de mayor cuerpo que si es delgado.

En la realización múltiple es esencial que el recipiente sea hon­do y ancho. Recuerda siempre que la profundidad determinará la longitud del cirio.

Confecciona un enrejado de madera para colgar de él las me­chas individuales a una distancia apropiada entre sí, con el fin de que no entren en contacto. De ser posible, aplica un mango en el centro del enrejado para poder cogerlo cómodamente.

Las formas que pueden darse a los cirios son casi infinitas, pues, además, no hay razón para que tengan que ser todos iguales. Pue­den aplanarse con un rodillo cuan­do aún son maleables o retorcer­los; se les puede trenzar en blando y formar un cirio con doble o tri­ple mecha; también existe la posi­bilidad de agruparlos sobre una base de cera., como centro de mesa.

Las formas que pueden darse a los cirios son casi infinitas, pues, además, no hay razón para que tengan que ser todos iguales. Pue­den aplanarse con un rodillo cuan­do aún son maleables o retorcer­los; se les puede trenzar en blando y formar un cirio con doble o tri­ple mecha; también existe la posi­bilidad de agruparlos sobre una base de cera., como centro de mesa.Material necesario:

Cera de parafina.

Tinte.

Mecha.

Recipiente muy hondo para la cera derretida.

Cuchillo.

Fotos y consejos.

1 Empapa un trozo conveniente de mecha en la cera derretida y teñida con el color que ha de tener el cirio.1 Empapa un trozo conveniente de mecha en la cera derretida y teñida con el color que ha de tener el cirio.

 

 

 

 

 

 

 

2 Retira la mecha de la cera derre­tida y enderézala mientras to­davía conserve su maleabilidad propia.2 Retira la mecha de la cera derre­tida y enderézala mientras to­davía conserve su maleabilidad propia.

 

 

 

 

 

 

 

3 Sumerge lentamente la mecha en­derezada en un recipiente con cera derretida caliente. Mantenerla su­mergida 5 segundos.3 Sumerge lentamente la mecha en­derezada en un recipiente con cera derretida caliente. Mantenerla su­mergida 5 segundos.

 

 

 

 

 

 

 

4 Extrae y deja secar la me­cha durante 2 minutos, repitiendo la operación a intervalos perfecta­mente regulares.4 Extrae y deja secar la me­cha durante 2 minutos, repitiendo la operación a intervalos perfecta­mente regulares.

 

 

 

 

 

 

 

5 El proceso se continuará hasta que se alcance el grosor deseado del cirio; a continuación se deja secar.5 El proceso se continuará hasta que se alcance el grosor deseado del cirio; a continuación se deja secar.

 

 

 

 

 

 

 

6 Elimina con un cuchillo afilado el exceso de cera que se haya podido acumular en la base y recorta la mecha.6 Elimina con un cuchillo afilado el exceso de cera que se haya podido acumular en la base y recorta la mecha.