Conejo al romero

El conejo es un animal salvaje en su estado natural, desde no hace mucho tiempo se domestica y se cría en granjas. Tiene una carne blanca muy escasa en grasas por lo que se ha convertido en un alimento típico de la dieta mediterránea y cuya versatilidad gastronómica permite incluirlo en comidas y cenas.

Este alimento se puede encontrar en recetas tradicionales como guisado al ajillo o con arroz, así como en otras más originales como al chocolate o con miel y limón. Su textura se adapta a las exigencias de la nueva cocina. Es sabrosa y fácil de preparar.
Ingredientes para 4 personas:
Un conejo
cuatro rebanadas de pan frito
3 dientes de ajo
una cucharadita de romero en polvo
2 tallos de perejil
un vaso de vino blanco
un vasito de aceite de oliva
sal y pimienta.
Preparación:
Pedimos al carnicero que nos trocee el conejo en 8 trozos grandes.
Pelar y picar los dientes de ajo con el perejil.
En un mortero, machacamos un diente de ajo y el pan frito, le añadimos el vino.
Espolvoreamos el conejo con el romero y ponerlo en un bol, añadir un buen chorro de aceite, salpimentamos y añadimos el ajo, el vino, el perejil y el pan picados y dejamos macerar durante 2 horas. Sacamos la carne del macerado y a continuación ponemos una cazuela con aceite y freímos la los trozos de conejo.

Cuando están dorados, añadimos a la cazuela el líquido donde hemos macerado la carne.

Añadimos un poco de agua hasta que la carne quede cubierta y cocemos a fuego lento, hasta que la carne esté tierna y la salsa quede espesa.

 

 

Artículos relacionados