Confección de faldas

La confección de faldas no siempre se hacen de igual forma; según la clase de género y según la silueta de la moda.

Por lo general, una vez corta­das e hilvanadas y probadas, se cosen sus cos­turas por el interior a máquina a costura pla­na, y una vez planchadas éstas y pulidas, se sujetan de la cintura por la parte superior de la misma cinta, la cual llamamos cinturilla de un ancho de dos a tres cm.Por lo general las faldas, una vez corta­das e hilvanadas y probadas, se cosen sus cos­turas por el interior a máquina a costura pla­na, y una vez planchadas éstas y pulidas, se sujetan de la cintura por la parte superior de la misma cinta, la cual llamamos cinturilla de un ancho de dos a tres cm.

1º Se prepara la cinturilla a la medida jus­ta de la cintura, dejándola a dos cm. más larga de la medida para pulir sus bordes, en donde se cosen dos corchetes o tres según el ancho de la misma.

2º Se cose luego al mismo borde de la tela, colocándola de forma que la tela de la falda quede sostenida a la misma, y luego, una vez hilvanada, se cose a la máquina por el derecho y en su mismo borde, quedando así sujeta la cinturilla a la falda.

3º A la costura del lado izquierdo de la falda o bien a la costura del centro de detrás, según donde lleve las costuras, se deja una abertura de 20 a 30 centímetros de largo para que la falda pueda pasar con comodidad.

4º Esta abertura se cerrará por media­ción de una cremallera, “Cierre Relámpago”, o bien por mediación de cierres automáticos, tal como aparece en la gráfica, procurando que tanto la cremallera como los cierres queden completamente ocultos.

Manera de hacer y preparar los dobladillos.

No es de buen gusto que en un vestido se marquen los dobles y se noten por el derecho los puntos que los sujetan. Puede evitarse pre­parando como es debido los dobladillos; para ello, atiendan las siguientes normas:

1º  Se extiende el vestido sobre una mesa, plegando cuidadosamente el doble en posi­ción horizontal por el hilo de la señal que in­dica su redondeo, sujetándolo con alfileres. Se doblan a un centímetro de distancia de la señal del redondeo con un hilván largo.

2º  Se fijarán otros alfileres en el borde del doblado interior, hilvanándose con un pun­to más pequeño.

3º  Encontrarán dificultades cuando ten­gan que hacer el dobladillo de los vestidos que están cortados en forma de capa, ya que una vez doblados presentan en el interior unos pliegues que es importantísimo hacerlos des­aparecer. Lo conseguirán pasando unos frun­ces en la parte en que aparecen los pliegues y planchándolos; a tal efecto, humedecerán la tela, y con una plancha muy caliente la irán pasando con mucha suavidad hasta que des­aparezcan totalmente.

Esta operación la harán antes de hilvanar el doble, teniendo en cuenta que una vez lo tengan preparado para el cosido deberá que­dar tan plano por el derecho como por el re­vés, de tal manera que los frunces queden en el borde para efectuar el planchado.

4º Para que el doble quede a una medida exacta, se señalará en un cartón la medida que tenga que tener y con el mismo se marcará to­do el contorno, cortando seguidamente toda la tela sobrante. A continuación se sobrehíla todo su borde, doblándolo acto seguido hacia delan­te y a la distancia de un centímetro, cosiéndolo a punto de lado por el interior.

5º Dobladillos de chaqueta. En éstos procederán de igual forma que en los vestidos. Deben tener como máximo unos 5 centímetros de ancho y en ellos se prescinde del sobrehilo sosteniéndolos por el interior a unos 4 cm. del redondeo por medio de un punto de lado flojo.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades