Consejos prácticos para la elaboración de sus cosméticos

Los ingredientes naturales necesarios para la preparación de las recetas, se podrán obtenerse casi sin excepción, en las farmacias, incluso en las cantidades reducidas que necesitará para la elaboración de un sólo producto una sola receta. En dicho lugar los hallará en toda su pureza, cualidad imprescindible para fabricar cosméticos naturales dedicados al cuidado de la piel. Las tiendas de productos dietéticos y herbolarios expenden muchos de los ingredientes que vamos a utilizar y podrá adquirirlos siempre que su pureza esté garantizada. Dónde adquirir los ingredientes para la elaboración de sus cosméticos.

Los ingredientes naturales necesarios para la preparación de las recetas, se podrán obtenerse casi sin excepción, en las farmacias, incluso en las cantidades reducidas que necesitará para la elaboración de un sólo producto una sola receta.

En dicho lugar los hallará en toda su pureza, cualidad imprescindible para fabricar cosméticos naturales dedicados al cuidado de la piel.

Las tiendas de productos dietéticos y herbolarios expenden muchos de los ingredientes que vamos a utilizar y podrá adquirirlos siempre que su pureza esté garantizada.

El utensilio básico (y también el más caro) imprescindible para preparar muchos de los productos de belleza es una batidora eléctrica, con la que seguro cuenta ya su cocina. El resto de los útiles como cucharas, fuentes, vasos graduados, cazuelitas, tarros, botellas se adquieren a buen precio en farmacias, tiendas de artículos de uso doméstico o de regalo y, si desea, por ejemplo, regalar sus productos en atractivos tarritos o recipientes de vidrio, en boutiques especializadas. En el cuadro que a continuación se detalla hallará una lista de los utensilios y recipientes necesarios.Utensilios y recipientes necesarios.

El utensilio básico (y también el más caro) imprescindible para preparar muchos de los productos de belleza es una batidora eléctrica, con la que seguro cuenta ya su cocina.

El resto de los útiles como cucharas, fuentes, vasos graduados, cazuelitas, tarros, botellas se adquieren a buen precio en farmacias, tiendas de artículos de uso doméstico o de regalo y, si desea, por ejemplo, regalar sus productos en atractivos tarritos o recipientes de vidrio, en boutiques especializadas. En el cuadro que a continuación se detalla hallará una lista de los utensilios y recipientes necesarios.

Este material (excepto la batidora) puede adquirirlo exprofeso para preparar sus productos cosméticos. Sin embargo, también cabe la posibilidad de emplear utensilios ya existentes en su cocina, aunque en este caso debe dedicarlos única y exclusivamente a fabricar sus productos. Además es muy recomendable guardar el instrumental cosmético separado de los utensilios culinarios.

Importante: Antes de usarlos, limpie con sumo cuidado todos los aparatos y recipientes dedicados a la fabricación y conservación de sus cosméticos. Lávelos con detergente y agua caliente y aclárelos a fondo. Todos esos aparatos y recipientes han de estar siempre secos y limpios, único modo de evitar que los productos cosméticos elaborados por usted se estropeen antes de tiempo.

Tarros de cristal con tapón de rosca (botes de mermelada) o botellas de boca ancha, de 125 a 500 ml de capacidad, para guardar sales de baño.  Botellas de cristal blanco, marrón o verde, de 100 a 500 ml de capacidad para conservar los aceites de baño, lociones faciales, para el afeitado y agua de colonia.Utensilios y recipientes necesarios.

1 batidora eléctrica con sus accesorios para batir cremas. Si ya posee este aparato, adquiera otro y utilícelo exclusivamente para elaborar sus productos de belleza.

1 recipiente para mezclas de polipropileno o polietileno, de unos 7 cm de diámetro y 12 de altura, para fundir los ingredientes al baño María. Puede emplear vasos transparentes, pero de ninguna manera envases de yogurt porque no resisten el calor y pueden desprender sustancias químicas que contaminarían los productos cosméticos provocando posibles reacciones alérgicas.

1 cucharita de postre de plástico (como las que se utilizan para los jarabes) o de acero fino como medida auxiliar para ingredientes sólidos. Por favor, no emplee cucharitas de plata.

1 jeringuilla de plástico, de 3 ó 5 mi (sin aguja), 2 vasos graduados, de 30 y 500 ml de capacidad para medir ingredientes líquidos.

1 fuente de porcelana, de unos 15 cm de diámetro, para mezclar aceites de baño.

1 fuente de porcelana, de unos 25 cm de diámetro para mezclar sales de baño.

1 varilla para mezclar aceites de baño.

1 cuchara de plástico para mezclar sales de baño.

1 espátula de madera para guardar las cremas en los tarros. Tarros de plástico o porcelana, de 50 ml de capacidad para guardar las cremas y mascarillas.

Botellas de plástico de cierre hermético, de 100 ml de capacidad, para conservar aceites limpiadores, champús y complementos para la ducha.

Tarros de cristal con tapón de rosca (botes de mermelada) o botellas de boca ancha, de 125 a 500 ml de capacidad, para guardar sales de baño.

Botellas de cristal blanco, marrón o verde, de 100 a 500 ml de capacidad para conservar los aceites de baño, lociones faciales, para el afeitado y agua de colonia.

Es recomendable, por la facilidad que representa, adquirir los ingredientes en las cantidades justas para la elaboración de sus recetas. Aunque, si usted desea comprar cantidades mayores, bien porque haya pensado preparar más cosméticos o bien porque esa compra al por mayor abarata el coste, habrá de medir o pesar cada ingrediente en cuestión.Pesar y medir los ingredientes.

Es recomendable, por la facilidad que representa, adquirir los ingredientes en las cantidades justas para la elaboración de sus recetas.

Aunque, si usted desea comprar cantidades mayores, bien porque haya pensado preparar más cosméticos o bien porque esa compra al por mayor abarata el coste, habrá de medir o pesar cada ingrediente en cuestión.

Si se trata de ingredientes líquidos, la jeringuilla de plástico y los vasos graduados de diferente capacidad le permitirán calcular con precisión milimétrica las cantidades precisas en cada momento. Los sólidos los pesará mejor en un peso de cocina con escala de precisión.

No obstante, también puede comprobar con exactitud las cantidades ayudándose de una cucharilla de postre. Por ejemplo: usted ha comprado 50 g de manteca de cacao; vaya depositando dicha cantidad en una fuente, contando las cucharadas que va vertiendo. Si la experiencia le dice que 50 g de manteca de cacao equivalen a 25 cucharaditas, eso significará que en cada cucharadita caben 2 g del citado ingrediente. Este método sencillo y práctico le permitirá medir con exactitud todos los ingredientes de consistencia sólida.

Duración del proceso de elaboración: la preparación de mascarillas, aceites y sales de baño, complementos para el baño a base de extractos vegetales, aceites corporales y de masaje, aceites solares y aceites para las uñas, dura unos 10 minutos; por lo que respecta a cremas, lociones corporales, faciales y capilares, desodorantes y agua de colonia, necesitan unos 30 minutos. (La primera vez que elabore sus propios productos cosméticos tardará algo más.) Las fórmulas que incluyan maceración, como es lógico, no finalizarán hasta que acabe ésta, es decir, a las 3 semanas.Consejos prácticos adicionales.

Duración del proceso de elaboración: la preparación de mascarillas, aceites y sales de baño, complementos para el baño a base de extractos vegetales, aceites corporales y de masaje, aceites solares y aceites para las uñas, dura unos 10 minutos; por lo que respecta a cremas, lociones corporales, faciales y capilares, desodorantes y agua de colonia, necesitan unos 30 minutos. (La primera vez que elabore sus propios productos cosméticos tardará algo más.)

Las fórmulas que incluyan maceración, como es lógico, no finalizarán hasta que acabe ésta, es decir, a las 3 semanas.

Ingredientes: si la receta no lo indica expresamente, los elementos vegetales como flores de caléndula, hojas de romero o de tomillo, puede utilizarlos tanto secos como verdes.

Útiles y recipientes: han de estar limpios y secos; los aceites de baño, por ejemplo, se enturbian si se mezclan con el agua, lo que acorta su duración.

Cantidades: por favor, aténgase a las cantidades indicadas en cada caso, pues incluso pequeñas variaciones pueden alterar la consistencia o el efecto de un preparado. Un producto puede salir en unas ocasiones más líquido que en otras, debido a que el mismo ingrediente, al ser elaborado en momentos diferentes, puede presentar distinto aspecto. Así pues, aunque la consistencia de un preparado varíe, su efecto permanece inalterable, suponiendo, claro está, que usted respete las cantidades indicadas en cada caso.

El baño maría: los ingredientes sólidos como la manteca de cacao o la cera de abeja han de fundirse previamente (tal como indica la receta) al baño maría: llene una cazuela pequeña con unos 3 cm de agua y deposite dentro el recipiente con los ingredientes. Caliente a fuego lento el agua (¡sin dejarla cocer!). No toque el recipiente hasta que su contenido se haya convertido en un líquido claro. A continuación, siga las indicaciones de la receta en cuestión. El aditamento acuoso que usted necesite para la elaboración póngalo también al baño maría, una vez que se hayan fundido todos los ingredientes, así logrará que el agua se mantenga a la temperatura adecuada.Modo de elaboración: la preparación de todas las fórmulas se describe paso a paso, por favor, respete el orden descrito.

El baño maría: los ingredientes sólidos como la manteca de cacao o la cera de abeja han de fundirse previamente (tal como indica la receta) al baño maría: llene una cazuela pequeña con unos 3 cm de agua y deposite dentro el recipiente con los ingredientes. Caliente a fuego lento el agua (¡sin dejarla cocer!). No toque el recipiente hasta que su contenido se haya convertido en un líquido claro. A continuación, siga las indicaciones de la receta en cuestión. El aditamento acuoso que usted necesite para la elaboración póngalo también al baño maría, una vez que se hayan fundido todos los ingredientes, así logrará que el agua se mantenga a la temperatura adecuada.

Remover hasta que se enfríe: todas las fórmulas cosméticas cuya preparación exija derretir alguno de sus componentes, deben removerse hasta que se enfríen antes de trasvasarlos al tarro de conservación con el fin de garantizar su perfecta homogeneización. Las cremas y lociones hay que removerlas hasta que su temperatura descienda aproximadamente hasta los 37 grados centígrados.

El trasvase de las cremas: una vez elaborada una crema, al trasvasarla queda en las paredes del recipiente una fina capa algo más consistente. No introduzca en el tarro estos restos de crema solidificados; se endurecen con rapidez y no resulta tarea fácil extenderlos por la cara. Si se los aplica, hágalo mientras estén blandos, es decir, nada más acabar de hacer la crema.

Conservación: las recetas de muchos de los preparados cosméticos incluyen datos sobre su conservación. Aquéllos que no los tengan puede guardarlos en el baño.

Duración: al final de cada receta se consigna la duración del preparado; como es obvio, los que se estropeen, no deben utilizarse.

Variantes: recogidas en muchas recetas, le permiten modificar el aroma de los productos cosméticos o intensificar sus efectos.

Sugerencias: presentes en muchas de las preparaciones, se refieren por lo general a la práctica.

Modo de empleo: este epígrafe llama la atención sobre las particularidades de aplicación. De no existir indicaciones concretas, siga los consejos reseñados en el capítulo «cuidado de la piel». Todos los productos cosméticos recomendados en este artículo están muy concentrados por carecer de excipientes. Economícelos: la piel no absorbe un exceso de agentes activos y los poros pueden taponarse. La duración de un preparado concreto (elaborado con las cantidades reseñadas) depende lógicamente de la frecuencia de uso, la crema facial por ejemplo, con dos aplicaciones diarias dura unas 8 semanas.

Tolerancia: a pesar de que todos los cosméticos recomendados se componen exclusivamente de ingredientes naturales, muy bien aceptados por la piel, experimentados desde hace años y de eficacia y tolerancia probadas durante todo este tiempo, no podemos garantizar una perfecta tolerancia dérmica de todos y cada uno de los individuos.

Cada persona reacciona de manera diferente, pero además la piel está sujeta a numerosas influencias tanto externas como internas, susceptibles de modificar una y otra vez la reacción y constitución de la piel. Aquél que desee comprobar la tolerancia de su piel ante un determinado preparado cosmético, debe extender una pequeña cantidad de éste en la cara interna del antebrazo -zona en la que la piel es especialmente sensible- y esperar la reacción. De existir intolerancia, se manifestará en el plazo de 24 horas.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades