Corte del cuello desbocado

Para que el cuello de una blusa, vestido o cualquier prenda de vestir queden despegados del cuello, debe prepararse de la siguiente forma.

En el grabado de la Gráfica número 165, repre­sentamos la forma de preparar el escote antes de colocar el cuello.En el grabado de la Gráfica número 165, repre­sentamos la forma de preparar el escote antes de colocar el cuello. Como verán ya se presen­ta algo más escotado de la parte de detrás o sea que el escote tiene tendencia a desviarse desde el hombro hacia la parte centro de la espalda con un desvío aproximado de un cen­tímetro más de lo corriente.

A continuación cogerán la glasilla o dril dándole la forma que se describe en la gráfica número 166 y se darán cuenta de lo siguiente:A continuación cogerán la glasilla o dril dándole la forma que se describe en la gráfica número 166 y se darán cuenta de lo siguiente:

El recto hilo tiene que venir al centro de detrás, el trozo que tiene que encajar en la costura del hombro es la que corresponde al bies de la tela y el contrahilo queda en el cen­tro de delante tal como aparece en la gráfica número 167.

Cortándolo de esta forma, el cuello les que­dará levantado, o sea en términos modisteri­les abarquillado, y con ello el busto de la mu­jer desaparece, ya que éste le quita visibilidad.

El recto hilo tiene que venir al centro de detrás, el trozo que tiene que encajar en la costura del hombro es la que corresponde al bies de la tela y el contrahilo queda en el cen­tro de delante tal como aparece en la gráfica número 167.Como en este Arte de la Costura el estudio y el desarrollo de los modelos para que la mujer quede favorecida tiene la máxima im­portancia, debe de estudiarse todo cuanto sea necesario para este fin; por lo tanto, el estudio de los cuellos abarquillados están muy bien estudiados para que la mujer adquiera pres­tancia en ello, de forma que no quede apre­tujado al cogote ni aplastado de solapas.

Una vez colocado el cuello cortado en la forma descrita en los párrafos anteriores y colocados en el escote según la gráfica núme­ro 167, marcaremos a continuación con un yeso bien afinado y de distinto color la forma del cuello que se le quiera dar, que en este caso será de una solapa, en que el cuello queda más ancho que la solapa.

Una vez recortado por los piquitos, el cuello quedará preparado tal como aparece en la gráfica número 168 y al darle la vuelta para que quede plano tiene que quedarles como la gráfica número 169. Verán que el cuello les ha quedado desbocadito del hombro de detrás sin estar pegado en los delanteros; por lo tanto, éste queda abarquillado.

En esta clase de cuellos no debe de plan­charse marcando la solapa, ya que tiene el juego de subir y bajar a la medida y gusto del que lo lleva.

Este procedimiento se emplea siempre en los casos de que no sea un cuello camisero ni cuellos completamente altos, los cuales deben ser el escote de la pieza completamente ajus­tado al cuello.

De este género hay de más grueso y de más delgado, e incluso lo hay que una vez plan­chado no necesita picado.

Una vez recortado por los piquitos, el cuello quedará preparado tal como aparece en la gráfica número 168La gráfica número 168 es la forma que coge el cuello al ser colocado y obtiene el resultado de la lección anterior; procuren la parte co­rrespondiente a la flecha que recae sobre la costura de hombro de estirarla un par de cen­tímetros con la plancha para que éste quede mejor moldeado.

La gráfica número 169 es la posición que coge el cuello una vez está ya terminado, pro­curando al poner la tapa de encima que ésta quede algo más floja que la del interior.Casi siempre en esta forma de cuellos, aun­que no se traten de chaquetas ni de abrigos, se les coloca una entretela en el interior entre la prenda y la vista, tanto al cuello como en las solapas; claro está, ésta debe de ser o más gorda o más fina, según el género en que se confeccione la prenda y si puede ser que ésta sea previamente mojada y planchada antes de colocarse, sobre todo si no es de fliselina.

La gráfica número 169 es la posición que coge el cuello una vez está ya terminado, pro­curando al poner la tapa de encima que ésta quede algo más floja que la del interior.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades