Cuidados del cutis

El cuidado del cutis comienza con una limpieza a fondo de la piel.

Hay que retirar el maquillaje, cualquier asomo de suciedad, la grasa sobrante (sebo), las escamas de piel muerta, los productos corporales de desecho; sólo así desplegarán todo su efectos los componentes de la crema cuidadora.

Cómo aplicar los productos.

Limpie su cara dos veces al día, por la mañana y por la noche: humedezca su rostro y sus manos y a continuación haga penetrar en la piel el producto limpiador mediante un suave masaje, excluyendo la zona que circunda los ojos; por último, friccione con movimientos delicados y acariciadores el cuello y su inicio. Luego lávese la cara con abundante agua caliente y séquese la piel mediante suaves toques con una toalla de rizo. Por favor, no se frote la cara, pues irritaría demasiado la piel.

Aplíquese sobre la piel, mediante un masaje suave, los productos de limpieza, las cremas y el peeling, comenzando por el mentón, siguiendo por las mejillas, las sienes y por último, con movimientos circulares, la frente.Aplíquese sobre la piel, mediante un masaje suave, los productos de limpieza, las cremas y el peeling, comenzando por el mentón, siguiendo por las mejillas, las sienes y por último, con movimientos circulares, la frente.

Limpiar cuidadosamente.

Limpie por separado la delicada y sensible zona dérmica que rodea los ojos, párpados y pestañas: empape un algodón en un extracto de manzanilla o eufrasia y dese toques suaves y delicados. (Actúe con exquisito cuidado, el extracto no debe introducirse en los ojos).

Para eliminar los restos de rimel de las pestañas y las sombras de los párpados utilice la crema limpiadora.  Tras el empleo de productos limpiadores, puede efectuar una última limpieza con un tónico facial: vierta unas gotas en un algodón y aplíquese mediante leves toques sobre el rostro, excluyendo la zona de los ojos. Con este tratamiento adicional usted desterrara los últimos restos de suciedad de sus poros, refrescará y aclarará su piel. Si usted tiene la piel seca, sustituya el tónico facial por agua tibia.

Una vez por semana.

En caso de tener la piel sucia y escamosa, hágase una vez por semana un peeling, una cura de descamación. Esta aplicación contiene por 1o general diminutas partículas sólidas, como salvado de almendras, (el peeling se pulen las escamas e impurezas de la piel, dejándola lisa y suave: aplicar el producto sobre la piel con masajes suaves, y regulares durante 3 minutos y luego retirarlo perfectamente aclarándose con agua caliente.

Para el cuidado de los ojos, aplíquese los productos recomendados con suaves masajes, comenzando por el ángulo interior del ojo, recorriendo el párpado hasta el ángulo externo, y siguiendo la trayectoria de la línea inferior del ojo, y volver al punto inicial.Para el cuidado de los ojos, aplíquese los productos recomendados con suaves masajes, comenzando por el ángulo interior del ojo, recorriendo el párpado hasta el ángulo externo, y siguiendo la trayectoria de la línea inferior del ojo, y volver al punto inicial.

Únicamente tras haber limpiado a fondo la piel, se le puede aplicar una crema nutritiva para aportarle grasa y humedad. Hágalo de la mismas forma que el producto limpiador (ver imagen), pero en poca cantidad. Para terminar, golpee ligeramente su rostro con las palmas de las manos, así distribuirá mejor la crema. Adminístrese exclusivamente la cantidad de crema que su piel pueda admitir para no obstruir los poros. Las cremas recomendadas en esta obra se pueden utilizar tanto de día como de noche, o como crema base para el maquillaje.

Aplicar con moderación.

La zona de los ojos requiere una atención especial porque en ella se forman con facilidad arruguitas que se tornan más profundas con el paso de los años: con el dedo medio dé un masaje suave y cuidadoso utilizando el cosmético para el cuidado de los ojos, preparado especialmente para esta delicada zona de la piel. Después favorezca la absorción del aceite con suaves golpecitos del dedo.

Tiempo de actuación, 20 minutos.

Mientras la limpieza y cremas son necesarias dos veces al día, la mascarilla es una medida a aplicar de manera más esporádica, de una a dos veces por semana: extienda la mascarilla -excluyendo la zona de los ojos- en una capa regular aproximadamente de 1 mm de grosor sobre la cara bien limpia. Déjela actuar durante unos 20 minutos y retírela aclarando con abundante agua caliente. Acto seguido cuide su piel con una crema. Durante esta aplicación coloque sobre la zona de los ojos un algodón empapado en extracto de eufrasia, así aprovechará el tiempo para cuidar la delicada piel en torno a ellos. La mascarilla ejercerá un efecto más intenso si antes de aplicársela la calienta lentamente al baño María hasta que alcance la temperatura corporal.

 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades