Decoración de superficies cerámicas

La decoración de las superficies de las vasijas recién elaboradas puede revestir diversas formas. Aunque cabe englobarlas en dos grandes grupos: las decoraciones naturales que se producen como consecuencia del propio proceso de fabricación y las que derivan de determinados métodos cuya finali­dad consiste en el embellecimiento de la pieza ya obtenida.Decoración de superficies cerámicas.

La decoración de las superficies de las vasijas recién elaboradas puede revestir diversas formas. Aunque cabe englobarlas en dos grandes grupos: las decoraciones naturales que se producen como consecuencia del propio proceso de fabricación y las que derivan de determinados métodos cuya finali­dad consiste en el embellecimiento de la pieza ya obtenida.

La cerámica a base de rollos de arcilla y que no haya sido pulida o rascada constituye un buen ejem­plo del primer grupo.

Asimismo, un peine o cualquier trozo de sierra de metal pueden ser­vir para la decoración completa de piezas hechas a mano. Un diseño casual suele ser muchas veces de mayor efecto que el realizado con un peine para conseguir un hermo­so estriado.

Un peine, sierra o cualquier ob­jeto que deje marcas finas en el barro también puede emplearse con el fin de obtener vivos moti­vos tallados. Para que dicha labor sea de efectos duraderos debe pro­cederse siempre con cierta presión.

La previa aplicación de una ca­pa de barbotina (de un color que contraste con el de la arcilla) in­crementa el efecto visual que se consigue con este método, puesto que al rascar se produce un relieve de dos tonos.

Las marcas dejadas sobre las su­perficies por la acción de paletas o rascadores pueden ser también su­mamente atractivas. Sus cualidades ornamentales cabe mejorarlas ta­llando motivos decorativos en sus superficies, pues al aplicarlos so­bre la arcilla se obtienen relieves de gran efecto.

Otra modalidad muy corriente de decorar superficies es la llevada a cabo adosando objetos naturales, como son arroz, pajitas y plantas, a las paredes exteriores de una va­sija, los cuales se queman cuando la pieza se cuece y dejan un motivo en bajo relieve sobre la arcilla.

Una decoración que imite el en­tretejido puede obtenerse en la ce­rámica de placas imprimiendo so­bre ellas distintas clases de tejidos y fragmentos de cestería.

Los motivos decorativos por in­cisión consisten en adornos que se hacen presionando cualquier obje­to duro sobre la superficie de ar­cilla, para retirarlo acto seguido y obtener así su impresión. Las im­presiones aisladas de este tipo son difíciles de obtener, pero pueden ser de efecto mucho mayor cuan­do se emplean como friso alrede­dor de una pieza o cuando varias impresiones se utilizan juntas para formar un motivo más amplio.

Los frisos pueden conseguirse empleando para ello un simple ro­dillo de yeso tallado, que se hará girar sobre la pared de arcilla.

También pueden hacerse meda­llones en relieve, con moldes de yeso tallados, para aplicar sobre las paredes de las vasijas. El motivo decorativo se talla tal como se muestra en la figura y el medallón se forma presionando el sello de yeso sobre una bola de arcilla blan­da. Únase con barbotina el meda­llón así obtenido a la vasija cuando ésta haya adquirido el estado de «cuero duro».

Fotos y consejos.

Llénese con arcilla un molde con un bajo relieve, elimínese con un rascador la sobrante y retírese de aquél cuando se haya endurecido.Llénese con arcilla un molde con un bajo relieve, elimínese con un rascador la sobrante y retírese de aquél cuando se haya endurecido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Rásquense ambas superficies con un punzón y aplíqueseles una capa de barbotina. Colóquese el meda­llón en el sitio deseado.Rásquense ambas superficies con un punzón y aplíqueseles una capa de barbotina. Colóquese el meda­llón en el sitio deseado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Diversos motivos pueden trazar­se con un peine sobre arcilla en es­tado de "cuero duro". Añadir barbotina para dar mayor contraste.Diversos motivos pueden trazar­se con un peine sobre arcilla en es­tado de «cuero duro». Añadir barbotina para dar mayor contraste.

 

 

 

 

 

 

 

 

El esgrafiado es una decoración lineal que se obtiene sobre una ar­cilla en estado de "cuero duro" presionando con un punzón.El esgrafiado es una decoración lineal que se obtiene sobre una ar­cilla en estado de «cuero duro» presionando con un punzón.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pueden emplearse sellos de yeso o de madera tallados para conseguir originales relieves en las paredes de las vasijas.Pueden emplearse sellos de yeso o de madera tallados para conseguir originales relieves en las paredes de las vasijas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cualquier instrumento es bueno para simular en la arcilla las formas características del tejido de tela o cestería.Cualquier instrumento es bueno para simular en la arcilla las formas características del tejido de tela o cestería.

 

 

 

 

 

 

 

 

Diversos objetos naturales pueden aplicarse sobre la arcilla y quemar­se totalmente durante la cocción de la vasija.Diversos objetos naturales pueden aplicarse sobre la arcilla y quemar­se totalmente durante la cocción de la vasija.

 

Material necesario para la decoración de superficies.

Peine o diversos trozos de sierras de metal.

Barbotina.

Paletas y rascadores. Palillos de escultor. Objetos naturales. Superficies tejidas. Moldes.

Piezas de yeso tanto talladas como modeladas.

Una decoración sobrepuesta (a la de­recha,) compagina muy bien con un ramo de flores secas. Una forma básica (aquí al lado) torneada por Ian Godfrey se embellece con motivos aplicadosUna decoración sobrepuesta (a la de­recha,) compagina muy bien con un ramo de flores secas. Una forma básica (aquí al lado) torneada por Ian Godfrey se embellece con motivos aplicados

 

 

 

 

 

 

 

 

Una decoración sobrepuesta (a la de­recha,) compagina muy bien con un ramo de flores secas. Una forma básica (aquí al lado) torneada por Ian Godfrey se embellece con motivos aplicados