Decoración de vasijas con barbotina

En su forma más sencilla, se obtiene mezclando una arcilla con agua y cerniendo a continuación dicha mezcla hasta conseguir un fluido homogéneo. Empléese un tamiz de malla ancha para eliminar posibles terrones en la arcilla cuando se pre­para la barbotina; sin embargo, es posible que después sea necesario utilizar un cedazo más fino. Prepá­rese la barbotina inmediatamente antes de emplearla y adáptese su consistencia a la más idónea para la técnica a usar.La barbotina es uno de los mate­riales más corrientes y baratos de cuantos se utilizan en cerámica.

En su forma más sencilla, la barbotina se obtiene mezclando una arcilla con agua y cerniendo a continuación dicha mezcla hasta conseguir un fluido homogéneo. Empléese un tamiz de malla ancha para eliminar posibles terrones en la arcilla cuando se pre­para la barbotina; sin embargo, es posible que después sea necesario utilizar un cedazo más fino. Prepá­rese la barbotina inmediatamente antes de emplearla y adáptese su consistencia a la más idónea para la técnica a usar.

Cualquier tipo de barbotina pue­de hacerse más fluida añadiendo agua simplemente. El exceso de ésta puede eliminarse de la bar­botina por decantación o mediante una pera en cuanto la arcilla se haya sedimentado.

Jaspeado.

Decorar las superficies internas de fuentes moldeadas con un diseño de barbotina jaspeada, además de ser tarea fácil, puede producir ex­celentes resultados bajo un barniz transparente.

Hágase la fuente en el molde de la forma habitual, desbástese su borde y déjesela secar al aire libre durante una hora aproximadamen­te. Prepárense, como se acaba de in­dicar, dos barbotinas de diferente color. Ambas deberán poseer una densidad moderada, con el fin de que conserven su individualidad durante la operación del jaspeado y, por otra parte, ser lo suficientemen­te fluidas para que se puedan aplicar sin dificultad.

Viértase la barbotina de color más claro sobre la fuente (todavía colocada dentro del molde) e inclí­nesela de modo que se esparza por toda la superficie de la pieza. Elimí­nese la sobrante inclinando el mol­de hasta que adopte la posición vertical, imagen 4.

Échese la segunda barbotina en pequeñas cantidades y en diversos puntos de la superficie aún húmeda de la fuente y no en un único y con­creto lugar. Inclínese y désele la vuelta al molde, de manera que la barbotina se esparza por toda la pieza. De este modo, un original diseño jaspeado de ambos colores irá apareciendo gradualmente, imagen 5.

Una vez se considere adecuado el efecto logrado, colóquese de nuevo el molde en posición vertical para eliminar las sobras de las dos bar­botinas que han decorado la fuente. Pásese una esponja por el borde de ésta, déjesela endurecer y, una vez adoptado el estado de «cuero du­ro», sáquesela del molde colocán­dolo en posición invertida.

Reservas con tiras de papel.

Las reservas de tiras de papel pueden aplicarse a la superficie de cualquier pieza de cerámica tanto bajo capas de barbotina como bajo capas de barniz. Los efectos produ­cidos son técnicamente similares a los obtenidos con la cera.

La decoración a base de tiras de papel puede aplicarse a todo tipo de vasija, aunque da mejores resulta­dos en fuentes moldeadas.

Córtense o rómpanse varias tiras de cualquier papel absorbente (el de periódico es ideal) y presiónense sobre la superficie de una fuente modelada recién elaborada, ya que así quedan pegadas a su superficie,  imagen 6.

La pieza puede cubrirse con una barbotina de color contrastante o bien pintarla o rociarla con una mezcla fina de barbotina y óxido metálico. Cuando dicha capa esté semi-endurecida, levántese con el punzón una esquina de las tiras de papel. Arránquense con cuidado dichas tiras y se obtendrá un exce­lente diseño bicolor, imagen 7 y 8.

Decoración pintada.

Los motivos decorativos pintados con barbotina constituyen una de las técnicas más corrientes utiliza­das en cerámica.

Los puntiagudos pinceles caligrá­ficos japoneses denominados fude son los más apropiados, aunque es recomendable en un principio prac­ticar con otros tipos, incluso de fa­bricación casera.

Asimismo se puede utilizar una barbotina coloreada con óxidos me­tálicos (véase anteriormente). In­cluso se pueden emplear sólo mez­clas de óxidos metálicos con agua.

Es difícil precisar cuál es la con­sistencia óptima de la barbotina, aunque siempre deberá ser razona­blemente fina y cremosa. Efectúen­se pruebas al respecto con barboti­na sobrante. Pásese la barbotina a través de un cedazo fino para deshacer posibles grumos y agítesela bien antes de utilizarla. Aplíquesela con temple y seguridad.

La decoración oriental conocida con el nombre de hakeme consiste en aplicar una breve y espesa capa de barbotina mediante una brocha de hierbas secas de fabricación ca­sera o con cualquier pincel de pelos bastos y ordinarios. Si se hace bien, los resultados bajo un barniz trans­parente son impresionantes.

El color de una superficie de arci­lla puede cambiarse o modificarse a voluntad aplicando una capa de barbotina.El color de una superficie de arcilla puede cambiarse o modificarse a voluntad aplicando una capa de barbotina.

 

 

 

 

 

 

Con una perita de goma se realizan motivos decorativos. Sobre una superficie blanda se obtendrán me­jores resultados.Con una perita de goma se realizan motivos decorativos.
Sobre una superficie blanda se obtendrán me­jores resultados.

 

 

 

 

 

 

Para pintar una pieza de arcilla, utilícese siempre un pincel que deje los trazos adecuados al espíri­tu del diseño.Para pintar una pieza de arcilla, utilícese siempre un pincel que deje los trazos adecuados al espíri­tu del diseño.

 

 

 

 

 

 

Para jaspear, aplíquese una capa de barbotina sobre la superficie interior de la fuente y elimínese el exceso.Para jaspear, aplíquese una capa de barbotina sobre la superficie interior de la fuente y elimínese el exceso.

 

 

 

 

 

 

Añádanse barbotinas contrastan­tes y muévase la fuente para que aquéllas se esparzan y aparezca el motivo jaspeado.Añádanse barbotinas contrastan­tes y muévase la fuente para que aquéllas se esparzan y aparezca el motivo jaspeado.

 

 

 

 

 

 

Córtense varias tiras de papel, a poder ser de periódico, y presió­neselas sobre la arcilla húmeda. Píntese encima.Córtense varias tiras de papel, a poder ser de periódico, y presió­neselas sobre la arcilla húmeda.
Píntese encima.

 

 

 

 

 

Endurecida la barbotina, leván­tense los bordes del papel con un punzón, arránquense las tiras y aparecerá el diseño.Endurecida la barbotina, leván­tense los bordes del papel con un punzón, arránquense las tiras y aparecerá el diseño.

 

 

 

 

 

 

Después pueden añadirse más ti­ras y aplicarse barbotinas de otros colores para obtener una decora­ción policroma.Después pueden añadirse más ti­ras y aplicarse barbotinas de otros colores para obtener una decora­ción policroma.

 

 

 

 

 

 

Algunas piezas pueden perfeccio­narse añadiéndoles varias franjas de barbotina (u óxido) sobre una torneta.Algunas piezas pueden perfeccio­narse añadiéndoles varias franjas de barbotina (u óxido) sobre una torneta.

 

 

 

 

 

 

Para decorar con una pluma de ave, verter barbotina sobre la pie­za húmeda. Buscar siempre el contraste de colores.Para decorar con una pluma de ave, verter barbotina sobre la pie­za húmeda.
Buscar siempre el contraste de colores.

 

 

 

 

 

Ciertos tipos de diseños se consi­guen pasando una pluma o pincel fino a lo ancho de la barbotina vertida anteriormente.Ciertos tipos de diseños se consi­guen pasando una pluma o pincel fino a lo ancho de la barbotina vertida anteriormente.

 

 

 

 

 

 

Barbotina blanca aplicada con brocha de hierbas secas y recubierta con barniz transparente (Hakeme).Barbotina blanca aplicada con brocha de hierbas secas y recubierta con barniz transparente (Hakeme).

Material necesario para decorar vasijas con barbotina.

Barbotinas de diversos colores. Tamiz. Brochas y pinceles. Punzón. Torneta de ceramista. Perita de goma. Pluma de ave. Cera. Periódico.

 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades