Diferentes tipos de álbumes para fotografías

Toda fotografía es un recuerdo, el cual deseamos conservar para perpetuar a través del tiempo.

Toda fotografía es un recuerdo, el cual deseamos conservar para perpetuar a través del tiempo.Las fotografías sueltas acaban perdiéndose y con ello desaparece el nexo con aquellas vacaciones o con aquella persona que quería­mos pervivieran en nuestro recuerdo. Por otra parte, los álbumes cuestan dinero y no siempre dan el resultado apetecido.

Con un poco de cuidado y atención podremos realizar nuestros propios álbumes nosotros mismos, como el que se reproduce aquí arriba, para las cubiertas del cual se han empleado papeles con dibujos modernistas. En estos álbumes pueden usarse cartulinas de diversos colores, cuya elección dependerá de los gustos de cada uno.

Álbum tipo.

Para realizar este álbum se tomarán de 18 a 20 láminas de cartulina, de las medidas que se hayan determinado previamente, aunque en for­ma paralelepipédica. Se pro­cede a continuación a mar­car en uno de sus lados (el más ancho o el más estrecho, según se desee que el álbum sea vertical o apaisado) una tira de unos 1,5 cm, opera­ción para la cual se utilizarán al mismo tiempo una regla y una plegadera.

Procedimiento de marcar, mediante la regla y la plegadera, una tira de 1,5 cm en las hojas del álbum.Procedimiento de marcar, mediante la regla y la plegadera, una tira de 1,5 cm en las hojas del álbum.

Por otra parte, se cortan tiras de cartulina del mismo tamaño del pliego que se ha hecho en las láminas u hojas y se coloca una de ellas entre cada dos de aquéllas, con el fin de aumentar el grosor del lomo.

Se cortan unas tiras del mismo tamaño que el marcado en las hojas y se in­troduce una de aquéllas en cada dos de estas últi­mas.Se cortan unas tiras del mismo tamaño que el marcado en las hojas y se introduce una de aquéllas en cada dos de estas últimas.

Para confeccionar las tapas se preparan cartones grises que sean 5,0 cm más anchos y largos que las láminas de cartulina. Después se separa cortándola, y en cada uno de los cartones de la tapa, una tira que  se han mencionado antes (como se ve en el dibujo). También se prepara un trozo de papel  de envolver de la altura del cartón gris y cuya anchura sea la del lomo más 2,5 cm por cada lado.

  Dibujo que representa la posición de los cartones para hacer las tapas.Dibujo que representa la posición de los cartones para hacer las tapas.

Para conocer el grosor del lomo se mide el espacio que ocupan las láminas y las tiras intercaladas, y a esta medida se le añaden 8 mm; el total se señala con dos líneas paralelas en el papel de envolver. Se encolan las dos tiras de cartón y se pegan a este papel siguiendo las líneas trazadas y, dejando un espacio de 0,5 cm (como también se aprecia en el dibujo), se hace lo mismo con los cartones grandes. Así quedan preparadas las tapas para recubrirlas.

El tamaño del lomo de tela es el mismo del trozo de papel de envolver, más 2 cm para el remetido.

Colo­cación de las hojas y los cartoncillos después de haberlos agujereadoColo­cación de las hojas y los cartoncillos después de haberlos agujereado.

La parte interna del lomo se cubre con un trozo de tela 0,5 cm menor que los carto­nes y de la anchura de la tela exterior. Se pega y espera a que se seque. A continuación se pega el papel que se haya escogido para cubrir el car­tón de la tapa, girándolo en tres de sus lados.

También en la parte interior, como guardas, se pegan con cola unas de la misma cartulina del álbum, cortadas a la misma medida, a cada lado de la tapa. Se espera que se sequen y se meten en la prensa.

Después, con un punzón especial se hacen dos aguje­ros en las tiras plegadas de cada hoja y en las cartulinas intercaladas para dar paso al cordón que será quien suje­tará las hojas.

Por los agujeros pasará el cordoncillo (ilustración izquierda) con que se anudarán (ilustración derecha)Por los agujeros pasará el cordoncillo (ilustración izquierda) con que se anudarán (ilustración derecha)Por los agujeros pasará el cordoncillo (ilustración izquierda) con que se anudarán (ilustración derecha)

Se hacen asimismo dos agujeros que correspondan a los anteriores en la parte posterior de la tapa para atar bien allí a sus tapas las hojas que constituyen nuestro ál­bum actual.

Parte posterior del álbum, con el cordoncillo ya anudado.Parte posterior del álbum, con el cordoncillo ya anudado.

 

 

Álbum cosido como un libro.

Para realizar este álbum, las hojas de cartulina se do­blan por la mitad, con lo que ciertamente cada una de ellas dará origen siempre a una doble página.

Por otro lado, se preparan unas tiras de la misma cartu­lina, que tendrán alrededor de 2 cm de ancho e idéntica altura a la de las hojas y se doblarán por la mitad en sentido longitudinal. A con­tinuación se intercalará cada doble hoja de cartulina en una de estas tiras, con el pro­pósito de dar mayor grosor al lomo.

Disposición de las ho­jas del álbum dos a dos, después de haberlas formado por el doblado, por la parte central, de una única cartulina.formación de las tiras que han de abrazar a cada pliego de dos hojas y su colocación en estos últimos.Izquierda, disposición de las ho­jas del álbum dos a dos, después de haberlas formado por el doblado, por la parte central, de una única cartulina.
Derecha, formación de las tiras que han de abrazar a cada pliego de dos hojas y su colocación en estos últimos.

Se cose después el álbum con tres cintas y un hilo que, a ser posible, haga juego con el de la cartulina. No deben hacerse nudos en el lomo, pero sí meterlo en la prensa y dejarlo que sobresalga un poco. A continuación se le pega el refuerzo de gasa (tal como se explicó en la encuadernación de libros). Se deja ahora que llegue a secarse el lomo.

Para las guardas se procu­rará usar un papel del mis­mo color de la cartulina y del mismo tamaño que las hojas; se doblará por el centro, como aquéllas. Después se aplica cola a lo largo del do­ble y a una profundidad apro­ximada de 0,5 cm y se pega a las hojas por la parte del lomo.

Izquierda, procedimiento que se adopta para colocar la guarda en el primero o bien en el último de los pliegos.Derecha, el álbum ya cosido con tres cintasIzquierda, procedimiento que se adopta para colocar la guarda en el primero o bien en el último de los pliegos.
Derecha, el álbum ya cosido con tres cintas

Para confeccionar las ta­pas se preparan cartones grises que sean 0,5 cm más anchos y largos que las lá­minas de cartulina. Después se separa, cortándola, y en cada uno de los cartones de la tapa, una tira que sea unos 2 mm más corta que las tiras de cartulina que se han mencionado antes (como se ve en el dibujo). También se prepara un trozo de papel de envolver de la altura del car­tón gris y cuya anchura sea la del lomo más las dos tiras de cartón y más 2,5 cm por cada lado.

Para conocer el grosor del lomo se mide el espacio que ocupan las láminas y las tiras intercaladas, y a esta medida se le añaden 8 mm; el total se señala con dos líneas parale­las en el papel de envolver. Se encolan las dos tiras de cartón y se pegan a este pa­pel siguiendo las líneas tra­zadas y, dejando un espacio de 0,5 cm (como también se aprecia en el dibujo), se hace lo mismo con los cartones grandes. Así quedan prepa­radas las tapas para recu­brirlas.

El tamaño del lomo de tela es el mismo del trozo de pa­pel de envolver, más 2 cm para el remetido.

La parte interna del lomo se cubre con un trozo de tela 0,5 cm menor que los carto­nes y de la anchura de la tela exterior. Se pega y espera a que se seque. A continuación se pega el papel que se haya escogido para cubrir el car­tón de la tapa, girándolo en tres de sus lados.

También en la parte inte­rior, como guardas, se pegan con cola unas de la misma cartulina del álbum, cortadas a la misma medida, a cada lado de la tapa. Se espera que se sequen y se meten en la prensa.

Después, con un punzón especial se hacen dos aguje­ros en las tiras plegadas de cada hoja y en las cartulinas intercaladas para dar paso al cordón que será quien suje­tará las hojas.

Se hacen asimismo dos agujeros que correspondan a los anteriores en la parte posterior de la tapa para atar bien allí a sus tapas las hojas que constituyen nuestro álbum actual.

Otros tipos de  álbumes.

Además de los anteriores se pueden hacer también ál­bumes más sencillos, cuyas hojas son de papel. En este caso se cortan hojas de pa­pel que tenga cierto cuerpo y a continuación se doblan formando pliegos, que se reúnen en el número de ellos que se haya propuesto. Es evidente que no se sacan cajos en este tipo de encua­dernación.

A continuación se prepa­ran las guardas, que se for­man mediante un pliego de cuatro hojas de papel fuerte, cuyo lomo se refuerza con una tira de gasa o de perca­lina de unos 3 cm de ancho aproximadamente. Estas guar­das se disponen de tal modo que sobren unos 4 mm, con los cuales se dispone un do­bladillo sobre la otra cara, que es la que irá en el interior del álbum.

Estos álbumes se cosen por cintas, si bien los cortes con la sierra serán poco pro­fundos; colocadas las guar­das, se cose todo seguido. En este momento, las cintas se cortan igual que se hace en los libros.

El enlomado se consigue mediante la aplicación de unos refuerzos de percalina colocados en los espacios que quedan entre las cintas y de su misma longitud. Mien­tras tanto, se cortan los car­tones para las tapas, a los cuales se les dejará una ce­jilla algo mayor que cuando se trata de un libro. Este car­tón se encola por su parte central, es decir, excepto en sus extremos, y se pega so­bre la guarda, pero dejando como medio centímetro en­tre él y la línea del lomo para que la tapa tenga mayor jue­go. Cuando se han hecho las dos tapas, se coloca en la prensa. El resto de la encua­dernación es normal.

Un método que se emplea a veces para que el álbum no abulte demasiado al irse lle­nando consiste en duplicar el número de hojas, pero a las duplicadas se les practi­ca un taladrado a unos 2 cm del lomo. Se termina el ál­bum normalmente y las hojas taladradas se van arrancan­do a medida que aquél se llena, proceso por el cual se evitará que el álbum aumen­te de volumen.

Algunos álbumes cuyas tapas se han forrado con papeles de diversos colores que imitan el mármol. Las hojas interiores son de cartulina de color.Algunos álbumes cuyas tapas se han forrado con papeles de diversos colores que imitan el mármol. Las hojas interiores son de cartulina de color.

Álbum desmontable.

En este tipo de álbumes, al cual pueden quitarse y añadirse hojas y también cambiárselas de sitio, las ho­jas deben ir separadas, sin coserse ni plegarse.

A cada una de ellas se les corta una tira de unos 2 cm de ancho, que se une de nue­vo a su hoja mediante una tira de tela, pero dejando como medio centímetro en­tre la tira y la hoja de papel sólo ocupado por la tela, para el juego oportuno de aquéllas.

En las mencionadas tiras se practican dos agujeros, por los cuales pasarán los elementos que sujetarán las hojas, que en este caso con­sistirán en tornillos o cordo­nes. A este fin, dichos agu­jeros pueden reforzarse con ojetes.

La tapa se hace aparte, con el lomo generalmente plano, y en su cara posterior se hacen unos agujeros que coincidan con los de las ho­jas, por donde pasarán los mencionados tornillos o cor­dones y que allí se unirán entonces el juego de hojas con la tapa, escogida se­gún el tema o temas preferi­dos por el propio bricolador o del material que se tiene a mano o bien se prefiere.

En este caso especial, sus autores lo han llamado ál­bum rojo porque éste es el color de la cartulina que los forma.Álbum rojo.

En este caso especial, sus autores lo han llamado ál­bum rojo porque éste es el color de la cartulina que los forma.

Como puede apreciarse, el lomo está a la vista y las ta­pas se hacen con dos carto­nes separados, que se cu­bren por alguno de los méto­dos ya expuestos.Como puede apreciarse, el lomo está a la vista y las ta­pas se hacen con dos carto­nes separados, que se cu­bren por alguno de los méto­dos ya expuestos.

Se cose el conjunto con un cordoncillo a través de unos 5 ó 7 agujeros. En el ejem­plar reproducido en la foto que se acompaña se ha empleado para ello braman­te del tipo corriente.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades