Escoplos formones y gubias

Los escoplos, formones y gubias son también aptos para actuar sobre materiales cuya dureza y densidad sean análogas a las de la madera (por ejemplo, resinas sintéticas, metales blancos, etc.).

Escoplos formones y gubias 1Equipo de gubias especialmente concebido para el aficionado a la talla de madera. Las hay con mangos diferentes como los que en forma de huso se hallan en el interior del estuche reproducido y los que en forma de pera, se muestran fuera de él

Estas herramientas, específicas para el labrado de la madera, tienen mucha semejanza con otras que actúan ahondando sobre un material al aplicar la simple presión de la mano o con medios de percusión, como cinceles, buriles, cortafríos. 

La acción de ahondar en un material con arranque de parte de él tiene su origen en la más remota antigüedad. Junto a los restos humanos más primitivos siempre apa­rece algún útil de un material duro capaz de perforar, labrar y contornar otros materiales más blandos. Esta ancestral experiencia ha sobrevivido y continúa te­niendo vigencia pese a que se hayan incorporado siste­mas mecánicos para facili­tar aquellas labores.

En esta ilustración se reproduce un conjunto constituido por diversos formones que van provistos de diferentes mangos de ma­dera o de plástico y que ofrecen una variedad de anchura de boca que va desde 3 hasta 40mm. Al pie de la foto, y dispuestos en sentido horizontal, dos escoplos de distinta anchura de hoja y el mismo ángulo de bisel.En esta ilustración se reproduce un conjunto constituido por diversos formones que van provistos de diferentes mangos de ma­dera o de plástico y que ofrecen una variedad de anchura de boca que va desde 3 hasta 40mm. Al pie de la foto, y dispuestos en sentido horizontal, dos escoplos de distinta anchura de hoja y el mismo ángulo de bisel.

Dentro del campo del bri­colaje, donde no todos los aficionados disponen de máquinas para realizar los trabajos de rebajado, hora­dado, labrado, etc., conti­núan siendo efectivas las he­rramientas utilizadas con la mano, así como las emplea­das por ciertos artesanos no industrializados, cuya pieza única o singular no se puede someter a los proce­sos de tal mecanización. Los mismos modelistas o ma­quetistas, pese a su característica profesionalidad, con­tinúan empleando herra­mientas manuales con las que su pericia logra perfec­cionamientos que la máquina no permite ni consigue.

De estos artesanos han de sacar provecho aquellos bricoladores que no dispo­nen de todas las herramien­tas necesarias para cada es­pecialidad y mucho menos de las máquinas-herramien­tas, pues, aunque éstas faci­litarían enormemente el tra­bajo, su adquisición no quedaría compensada por una eventual aplicación.

Diversos ejemplos de gubias que tienen como características principales las de presentar formas diferentes. De izquierda a derecha, aparecen dos medias cañas de distinta curvatura, una gubia en V, una gubia plana de hoja inclinada, una cucharilla y otra contra cucharilla.Diversos ejemplos de gubias que tienen como características principales las de presentar formas diferentes. De izquierda a derecha, aparecen dos medias cañas de distinta curvatura, una gubia en V, una gubia plana de hoja inclinada, una cucharilla y otra contra cucharilla

Los formones y los esco­plos para lograr cajas y es­pigas correctas, con los que poder realizar algún rebajo de emergencia, conseguir un agujero rectangular imposible con el taladrado y hacer muescas en ángulos agudos y rectos, así como para otras muchas aplicaciones, continúan en vigencia como la tuvieron entre los artesa­nos carpinteros y ebanistas antes la eclosión de la era industrial iniciada en el pasado siglo.

También las gubias en sus diferentes versiones no pue­den ser sustituidas en la talla de madera, ya que sólo las máquinas copiadoras son capaces de imitarlas en parte, puesto que necesitan un previo modelo hecho a mano para que actúen y jamás consiguen la gracia que ofrece una escultura salida directamente de las manos de un artesano.

El conjunto de herramientas para tornear que se representa en la ilustración comparten sus aplicaciones de formón, escoplo y gubia a un tiempo. De izquierda a derecha: gubia de desbaste, formón de pulido, punta corriente, escoplo de incisión y escoplo de corte.El conjunto de herramientas para tornear que se representa en la ilustración comparten sus aplicaciones de formón, escoplo y gubia a un tiempo. De izquierda a derecha: gubia de desbaste, formón de pulido, punta corriente, escoplo de incisión y escoplo de corte.

Análogamente a los formones, escoplos y gubias hay otros instrumentos que se utilizan para el torneado, técnica que el aficionado tiene a su alcance si cuenta con una máquina universal convenientemente estacada en el dispositivo adecuado.

También en este caso las herramientas actuarán bajo la directa acción del que las utilice y se lograrán piezas más o menos perfec­tas, aunque indudablemente singulares y distintas de las producidas en serie.

 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades