Sabías que el fresco es la técnica de pintura mural sobre capa de yeso

El fresco es una pintura mural eje­cutada sobre una capa de yeso fres­co (de ahí su nombre) que utiliza colores disueltos en agua.

Contraria­mente a lo que, por lo general, se cree, este término no designa a cualquier tipo de pintura mural, sino a una técnica particular, por oposición a otras que se realizan sobre capas secas y duras (a secco). 

Fue en Italia donde el fresco ad­quirió carta de naturaleza, desde el si­glo XIV al XVI, con las obras de artistas como Giotto, Fra Angélico, Piero Della Francesca, Uccello, Rafael y Miguel Ángel.

El fresco 2. Obra atribuida a Traini, pintor florentino del siglo XIV. En esta ilustración podemos ver  la sinopia; en la siguiente, el fresco acabado.Obra atribuida a Traini, pintor florentino del siglo XIV. En esta ilustración podemos ver  la sinopia; en la siguiente, el fresco acabado.

.

.

.

.

.

.

El fresco 3. Al despegar los frescos de las paredes para restaurarlos, quedan descubiertos los bocetos realizados sobre el yeso rugoso. De este modo, puede apreciarse el trabajo del pintor, sus cualidades de dibujante y las modificaciones realizadas sobre el proyecto inicial. Campo Santo, Pisa.Al despegar los frescos de las paredes para restaurarlos, quedan descubiertos los bocetos realizados sobre el yeso rugoso. De este modo, puede apreciarse el trabajo del pintor, sus cualidades de dibujante y las modificaciones realizadas sobre el proyecto inicial. Campo Santo, Pisa.

Yeso y colores.

Para realizar un fresco, el artista aplica sobre la pared un enlucido de yeso rugoso, el arrizzio, sobre el que traza, al carboncillo, un primer esbozo. A continuación se procede al dibujo con un color ocre pálido, realzado mediante una tierra arcillosa roja, la sinopia. Operando en pequeñas su­perficies, el pintor extiende una capa de yeso liso, el intonaco, que deja ver el boceto por transparencia. Sobre este yeso aún húmedo, el artista pinta rápidamente una parte del fresco y pasa al trozo siguiente. Al secarse, yeso y colores, íntimamente mezcla­dos, forman una única materia y se hace imposible cualquier retoque.

Los frescos son delicados. Su ma­yor enemigo es la humedad: provoca la formación de mohos que deterio­ran progresivamente los colores. Cuando esos mohos son advertidos a tiempo, tal peligro puede ser elimi­nado mediante un sencillo trata­miento superficial. En los casos más graves, por el contrario, es preciso despegar el fresco de la pared. Para ello existen varios procedimientos, si bien todos se basan en el mismo prin­cipio: se pega sobre el fresco tina tela, en la que, una vez retirada, quedarán fijados los colores.

El fresco 1. Ángel blanco anunciando la resurrección de Cristo: fresco de estilo bizantino (siglo XIII del monasterio de Mileseva, en Serbia. Ángel blanco anunciando la resurrección de Cristo: fresco de estilo bizantino (siglo XIII del monasterio de Mileseva, en Serbia.

Un arte universal y antiquísimo.

El arte del fresco ha sido practicado en casi todas las grandes civilizaciones: en Egipto,  la India,  Grecia,  Roma, en el México azteca, etc.

El más antiguo fresco actualmente conocido fue hallado en Mesopotamia, parece ser que se remonta a unos tres mil años antes de nuestra era.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades