manualidades con cuero como hacer un bolso de cuero

Bolso de cuero o bolsa de costado.

La ventaja de este bolso consiste en que fácilmente se puede convertir en bolsa de costado o incorporándole una correa para llevarla suspendida del hombro. De esta manera se tendrá una doble función con un mismo objeto.

La técnica empleada para realizar este bolso es análoga a la ya descri­ta en otros artículos relati­vos a trabajos de cuero: ejecución de una serie de taladrados en los orillos de las piezas, todos ellos situados a regular distan­cia y hechos de tal modo que casen con los efec­tuados en la otra pieza a la que hay que unir me­diante cosido con una tira de cuero.La técnica empleada para realizar este bolso es análoga a la ya descri­ta en otros artículos relati­vos a trabajos de cuero: ejecución de una serie de taladrados en los orillos de las piezas, todos ellos situados a regular distan­cia y hechos de tal modo que casen con los efec­tuados en la otra pieza a la que hay que unir me­diante cosido con una tira de cuero.

Si en lugar de cuero se quiere utilizar otra clase de cordón o de bramante no hay ningún inconve­niente, siempre y cuando se trate de un material resistente. Un cordel tren­zado con hilos de varios colores puede ser una no­ta original tanto en el co­sido como en el aspecto del bolso.

Asimismo, las tiras de cuero se teñirán en un co­lor que contraste con el del cuerpo del bolso, pa­ra destacar así el trabajo de artesanía.

En el dibujo que se adjunta se hallan los contornos de las piezas básicas que constituyen el bolso. La pequeña pieza situada en la parte inferior y denominada costado tiene que presentarse dos ve­ces, pues es necesaria una para cada uno de los lados del bolso.

Los contornos están representados sobre una cuadrícula, en la que cada cuadro corresponde a unos 3 cm.

De acuerdo con ello, las medidas resultantes del bolso son de 30 por 20 cm. Realizando un re­tículo en el que cada cua­dro tenga 3 cm reales, será fácil trasladar cada uno de los perfiles para obtener las plantillas que servirán para cortar las cuatro piezas del cuero escogido que componen nuestro bolso.

No hay que decir que, a partir del mismo siste­ma de realización, pue­den alterarse las medidas que aquí se dan y obtener un bolso o bolsa de otro tamaño, de acuerdo con las preferencias o conve­niencias que gusten a cada uno.

Como sea que un bolso de este carácter conviene que sea resistente y ofrez­ca una buena duración, el material elegido para su realización es un cuero de bastante grosor (2 mm aproximadamente).

Es evidente que esto puede provocar cierta ri­gidez de toda la prenda, rigidez que se irá perdien­do con el tiempo.

También en este asunto cabe la solución, mucho más cara, de buscar un cuero curtido especial­mente, blando de origen. Consúltense precios y ca­lidades en el estableci­miento donde se prefiera adquirir el material.

Si no gusta el color del cuero al natural cabe la solución de teñirlo con un tinte al alcohol, especial para cuero. De todo ello también se podrá infor­mar uno en el estableci­miento especializado que escoja a tal fin, el cual podrá resolver nuestras dudas.

En caso de querer in­corporar una correa para llevar el bolso suspendido del hombro pueden co­serse los extremos del mismo en las solapas de los flancos o en estos úl­timos coser unas hebillas para colocar así la correa cuando convenga. La co­rrea puede ser lisa o bien realizar una semejante al cinturón que se halla des­crito en otro artículo an­terior.

En las tres fotografías que ilustran este ángulo es dable observar con todo detalle como, si la división interior se realiza en tela, es conveniente rebordearla con una tira de cuero encolada en ambos lados de aquélla, Para que esta operación dé resultados más perfectos, reali­zar el encolado primero sobre una cara y luego, retornan­do la tira, encolarla de inmediato sobre la otra cara.En las tres fotografías que ilustran este ángulo es dable observar con todo detalle como, si la división interior se realiza en tela, es conveniente rebordearla con una tira de cuero encolada en ambos lados de aquélla, Para que esta operación dé resultados más perfectos, reali­zar el encolado primero sobre una cara y luego, retornan­do la tira, encolarla de inmediato sobre la otra cara.       En las tres fotografías que ilustran este ángulo es dable observar con todo detalle como, si la división interior se realiza en tela, es conveniente rebordearla con una tira de cuero encolada en ambos lados de aquélla, Para que esta operación dé resultados más perfectos, reali­zar el encolado primero sobre una cara y luego, retornan­do la tira, encolarla de inmediato sobre la otra cara.

En las tres fotografías que ilustran este ángulo es dable observar con todo detalle como, si la división interior se realiza en tela, es conveniente rebordearla con una tira de cuero encolada en ambos lados de aquélla, Para que esta operación dé resultados más perfectos, reali­zar el encolado primero sobre una cara y luego, retornan­do la tira, encolarla de inmediato sobre la otra cara.

Encolar los dos costados del bolso, haciendo de manera que los dos puntos A y A' coincidan.Encolar los dos costados del bolso, haciendo de manera que los dos puntos A y A’ coincidan.

 

 

 

 

 

 

 

Presentar los costados con el cuerpo del bolso, de modo que coincidan los citados puntos A y A'.Presentar los costados con el cuerpo del bolso, de modo que coincidan los citados puntos A y A’.

 

 

 

 

 

 

 

Tomando el cuerpo del bolso se apoya la tela sobre la extremidad más ancha, haciendo de manera que el rebordeado coincida con el orillo del bolso, enco­lando a continuación los tres lados suyos. La mayor anchura del cuerpo queda replegada en los lados formando un pliegue.Tomando el cuerpo del bolso se apoya la tela sobre la extremidad más ancha, haciendo de manera que el rebordeado coincida con el orillo del bolso, enco­lando a continuación los tres lados suyos. La mayor anchura del cuerpo queda replegada en los lados formando un pliegue.

 

 

 

 

 

Ejecución de los ta­ladrados simultáneos de los agujeros en el cuerpo básico y en los costados. Mante­ner una separación constante entre agu­jeros.Ejecución de los ta­ladrados simultáneos de los agujeros en el cuerpo básico y en los costados. Mante­ner una separación constante entre agu­jeros.

 

 

 

 

 

 

 

Proceder al cosido de los costados con el cuerpo del bolso y rematar los extremos de la tira con un nudo.Proceder al cosido de los costados con el cuerpo del bolso y rematar los extremos de la tira con un nudo.

 

 

 

 

 

 

 

Para retener la separa­ción con el bolso realizar un agu­jero en el que se pueda remachar un cierre o bien se coloque un lazo.Para retener la separa­ción con el bolso realizar un agu­jero en el que se pueda remachar un cierre o bien se coloque un lazo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.