Manualidades con linóleo

Manualidades con linóleo.

El trabajo sobre linóleo es muy agradecido, tanto por el poco dinero que hay que de­sembolsar para la compra de la materia prima y las he­rramientas necesarias como por los resultados óptimos que se intenta obtener con las obras artísticas que se llevarán a cabo.El trabajo sobre linóleo es muy agradecido, tanto por el poco dinero que hay que de­sembolsar para la compra de la materia prima y las he­rramientas necesarias como por los resultados óptimos que se intenta obtener con las obras artísticas que se llevarán a cabo.

Es mucho más original y personal enviar a los amigos una participación de cual­quier efemérides familiar, una felicitación navideña o del nuevo año, etc., de elabo­ración propia.

Podremos hacernos en casa etiquetas personales para los tarros de conservas o de confituras, para los bo­tes de las hierbas aromáti­cas, tarjetas y toda clase de impresos úti­les en breve tiempo.

Se necesitan también unas herramientas de corte, que pueden adquirirse sueltas o bien en equipos, formados normalmente por las princi­pales variedades de gubias, que a veces disponen de un solo mango al que se aco­pian diferentes hojas. Lo im­portante es que las hojas de corte, cualquiera que sea su forma, estén perfectamente afiladas, por lo que, al cabo de ciertas horas de trabajo, deberán afilarse de nuevo para que sirvan con toda eficacia.

Una vez realizada la talla, si se transporta el dibujo me­diante impresión será nece­saria tinta adecuada (expen­dida en las casas de material para artistas), un rodillo para entintar y otro más pesado para imprimir sobre papel, tras ejercer una presión re­gular y progresiva sobre el dorso de la plancha tallada entonces.

Detalle importante es que debe grabarse invertidamen­te sobre el linóleo lo que se reproduce. Por tanto, el di­bujo que se realiza tendrá que ser transportado al revés sobre la plancha de linóleo: lo que está a la derecha debe quedar a la izquierda, e in­versamente.

Este inconveniente es muy relativo; ya que hay varias maneras de subsanarlo, por ejemplo, reseguir los trazos de la imagen real por el revés del papel en que se ha dibu­jado sobre el linóleo interca­lando una hoja de papel de calco.

Otra solución válida con­siste en repasar sobre papel vegetal los trazos del dibujo original y luego, invirtiendo el papel vegetal, reseguir sobre la plancha de linóleo los trazos que previamente hemos hecho y que se trans­parentan fácilmente.

En lo que concierne a la realización del grabado tam­bién hay que tener presente que lo que se rebaje en el linóleo quedará en blanco, en tanto que las superficies no rebajadas serán las que quedarán entintadas cuando se proceda a la impresión sobre papel.

Por tanto, cabe resolver los dibujos positivos de los volúmenes o bien por con­torneado de los mismos, a manera de siluetas en nega­tivo. Todo ello queda ilus­trado en los dos tipos de grabado que acompañan al presente artículo.

1 He aquí los materiales necesarios para realizar una talla sobre linóleo y repro­ducir la obra sobre papel: trozos recortados de plancha de linóleo, papel y lápiz para realizar el dibujo que interesa, gubias, cuchilla de hojas recambiables.1 He aquí los materiales necesarios para realizar una talla sobre linóleo y repro­ducir la obra sobre papel: trozos recortados de plancha de linóleo, papel y lápiz para realizar el dibujo que interesa, gubias, cuchilla de hojas recambiables.

 

 

 

 

 

2 El dibujo a realizar se traslada invertido de derecha a izquierda. Se resiguen los trazos por el anverso para que queden bien determinados por el reverso. Esta operación se puede simplificar utilizando un papel de calco con la parte entinta­da de cara al reverso del dibujo.2 El dibujo a realizar se traslada invertido de derecha a izquierda. Se resiguen los trazos por el anverso para que queden bien determinados por el reverso. Esta operación se puede simplificar utilizando un papel de calco con la parte entinta­da de cara al reverso del dibujo.

 

 

 

 

 

3 Márquese en el trozo de linóleo a grabar los márgenes dentro de los cuales se va a realizar la talla. Si está bien escuadrado, bastará tomar como referencia los lados para guiar el lápiz.3 Márquese en el trozo de linóleo a grabar los márgenes dentro de los cuales se va a realizar la talla. Si está bien escuadrado, bastará tomar como referencia los lados para guiar el lápiz.

 

 

 

 

 

 

 

4 El dibujo colocado al revés se transporta sobre el linóleo, en el que se intercala papel de copia mecano­gráfico. El marco del dibujo se ha centrado en el marcado anteriormente sobre el trozo de linóleo.4 El dibujo colocado al revés se transporta sobre el linóleo, en el que se intercala papel de copia mecano­gráfico. El marco del dibujo se ha centrado en el marcado anteriormente sobre el trozo de linóleo.

 

 

 

 

 

 

5 Una vez marcados los contornos se empieza a rebajar todo aquello que interesa no quede entintado. En la parte inferior, el grabado aparecerá en positivo, mientras en la parte superior aparecerá en negativo.5 Una vez marcados los contornos se empieza a rebajar todo aquello que interesa no quede entintado. En la parte inferior, el grabado aparecerá en positivo, mientras en la parte superior aparecerá en negativo.

 

 

 

 

 

 

 

6 Después de haber silueteado las figuras hay que limpiar los fondos para que no queden puntos o zonas sobre­salientes que originen puntos entintados. Tales defectos se buscan para producir agrisados, medias tintas, etc.6 Después de haber silueteado las figuras hay que limpiar los fondos para que no queden puntos o zonas sobre­salientes que originen puntos entintados. Tales defectos se buscan para producir agrisados, medias tintas, etc.

 

 

 

 

 

 

7 Las tintas pueden utilizarse tal cual o bien mez­cladas entre sí; en este caso, hay que mezclar­las con una espátula. El rodillo se entinta pasándolo va­rias veces sobre la tinta grasa.7 Las tintas pueden utilizarse tal cual o bien mez­cladas entre sí; en este caso, hay que mezclar­las con una espátula. El rodillo se entinta pasándolo va­rias veces sobre la tinta grasa.

 

 

 

 

 

 

 

8 Una vez entintado, el rodillo se desliza sobre la superficie del grabado pasando y repasando cuidadosamente todas las partes en relieve y evitando embadurnar los bajos del relieve.8 Una vez entintado, el rodillo se desliza sobre la superficie del grabado pasando y repasando cuidadosamente todas las partes en relieve y evitando embadurnar los bajos del relieve.

 

 

 

 

 

 

 

9 Sobre el grabado se deposita el papel evitando que pueda deslizarse. Apoyándose el rodillo sobre el centro del papel, se pasa reiteradamente en un movimiento de vaivén.9 Sobre el grabado se deposita el papel evitando que pueda deslizarse. Apoyándose el rodillo sobre el centro del papel, se pasa reiteradamente en un movimiento de vaivén.

 

 

 

 

 

 

 

10 He aquí la impresión ya efectuada de un grabado. Se ve que el grabado se realiza en sentido inverso. En este grabado, los motivos aparecen en positivo sobre un fondo claro.

11 Esta reproducción se hace de forma inversa a otra anterior (foto 9). El grabado se deposita ahora sobre el papel y la acción del rodillo se ejercerá sobre la pieza de linóleo.

 

 

 

 

 

 

 

12 Dos reproducciones de los grabados en linóleo. La figu­ra estilizada del gallo ha sido producida en negativo, en tanto que la otra mues­tra una imagen en positivo de los moti­vos del dibujo. Recordemos que también se pueden grabar dibujos en bicromía o tricromía, a base de hacer varias plan­chas, una para cada color.12 Dos reproducciones de los grabados en linóleo. La figu­ra estilizada del gallo ha sido producida en negativo, en tanto que la otra mues­tra una imagen en positivo de los moti­vos del dibujo. Recordemos que también se pueden grabar dibujos en bicromía o tricromía, a base de hacer varias plan­chas, una para cada color.