La jarcia 12

La jarcia 12

Una manera fácil de proveerse de cabos del grosor deseado. Para que el cabo presente una total regularidad debe disponerse de una pieza de cartón o de madera con sendos taladros, que permitirá equilibrar los cabos simples.

Finalmente, y refiriéndose a los obenques, cabe señalar que algunos buques lleva­ban un fuerte y pesado ta­blón de madera atado a los obenques, inmediatamente encima de las vigotas, que servía para mantenerlas dirigidas regularmente y en el mismo sentido hacia el exterior -alineándolas, en suma- y que se llamaba guardajarcia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.