Moquetas bajo lupa

No siempre una moqueta cara es la más conveniente y al contrario.

Se puede ahorrar mucho dinero con una moqueta barata para lugares de poco tránsito (dormitorio, por ejemplo). En cambio, un pasillo muy transitado requiere una moqueta sufrida y resistente.

Damos a continuación las principales características que debemos tener en cuenta para poder escoger bien entre los diversos tipos de moquetas existentes en el mercado.

Moquetas punzonadas.

Se designan así todas aquellas moquetas logradas sencillamente emborujando ciertas clases de fibras con una serie de agujas provistas de garfios que arrastran y entremezclan perfectamente las fibras hasta conseguir un tejido parecido a una especie de fieltro.

Su evidente resistencia puede obtenerse mediante un tratamiento químico o bien térmico.

Se ha comprobado hasta la saciedad que las moque­tas punzonadas que se re­fuerzan con una capa de látex (espumado) ofrecen indudablemente una mayor consistencia.

Existen evidentemente otros soportes usados para mo­quetas que no son espu­mados.

Entre ellos destaca el re­cubrimiento por el envés con un sencillo apresto o acaso mediante mezclas de ciertas fibras (por ejem­plo, yute) con látex.

Moquetas onduladas o de bucle.

Se identifican generalmente por los rizos continuos que ofrecen sus pelos cerrados. Existen diversos tipos de moquetas con igual y regular altura de los penachos. Pero existen otras en que sus diferentes alturas suelen for­mar claramente un dibujo. Las moquetas bucle son por lo regular muy resistentes.

Existen también ciertos tipos de moquetas que combinan perfectamente el rizo cerrado con el recortado o abierto (terciopelo).

Moquetas terciopeladas o de rizo recortado.

Si los penachos de los rizos se recortan lograremos las denominadas moquetas aterciopeladas (o de rizo recortado).

Si la altura del pelo del tejido alcanza los 6 mm podemos considerar esta moqueta de pelo corto.

Si rebasa este grosor, hasta 10 mm, es de las de pelo mediano.

A partir de 10 mm este tipo de moquetas es de pelo lar­go (o céspedes).

Cuando para este tejido se utilizan fibras muy suaves se obtiene el llamado veludillo o velours, que también, naturalmente, tiene sus versiones de pelo más o menos largo.

Este último es una mo­queta muy resistente, a pesar de sus finas fibras.

Otra variante en este tipo de moqueta es el denomina­do veludillo de pelo ensorti­jado, el cual es debido a un determinado tratamiento térmico.

Diferentes tipos de moquetas mostrados en sección.

Punzonada. 1 capa superior, 3 capa intermedia, 4 capa básica, Punzonada. 1 capa superior, 3 capa intermedia, 4 capa básica, 

 

 

 

 

Ondulada o bucle de superficie regular. Existe con fibras de deferentes durezas.Ondulada o bucle de superficie regular. Existe con fibras de deferentes durezas.

 

 

 

La desigual superficie de esta moqueta es debida a la distinta altura de los rizos.La desigual superficie de esta moqueta es debida a la distinta altura de los rizos.

 

 

 

Efecto combinado de bucle y de terciopelo (por haberse recortado algunos de los rizos.Efecto combinado de bucle y de terciopelo (por haberse recortado algunos de los rizos.

 

 

 

Si los rizos se recortan homogéneamente, por igual, se consigue este efecto aterciopelado.Si los rizos se recortan homogéneamente, por igual, se consigue este efecto aterciopelado.

 

 

 

El aspecto ensortijado se consigue con un tratamiento térmico. La superficie resultante aparece irregular.El aspecto ensortijado se consigue con un tratamiento térmico. La superficie resultante aparece irregular.

 

 

 

Cuando los penachos de una moqueta son muy largos es considerada de pelo largo y a veces se denominan céspedes.Cuando los penachos de una moqueta son muy largos es considerada de pelo largo y a veces se denominan céspedes. 

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades