Nada tan fácil como las fijaciones superpuestas.- Manualidades materiales

Elección de fijaciones superpuestas para montar marcos.

Fijaciones superpuestasLa colocación de fijaciones superpuestas casi es, como quien dice, cosa de coser y cantar y evidentemente nadie nos impedirá que durante este fácil y rápido proceso cantemos alegremente ya que en poco tiempo y con unas herramientas elementales que todo aficionado a las manualidades debe poseer necesariamente (un punzón o barrena, un destornillador y los correspondientes tirafondos para el accesorio que utilicemos) se podrá montar cualquier tipo de marcos, armazones y armarios de manera cómoda y expedita.

Desde luego, hay que con­venir que con estas fijacio­nes superpuestas no se logra nunca una estabilidad ni una retención tan completa de los elementos que se unen como se consigue con las fijaciones en que sus elementos se empotran dentro de oportunos cajeados y perforaciones.

Fijaciones superpuestas 11 La parte hembra de la fijación se comprime contra la pared del elemento que debe recibir la otra parte y se marcan los agujeros para apuntar y atornillar los tirafondos.

En general, las fijaciones empotradas logran una com­presión mecánica semejante a la ejercida en sus partes componentes sobre los ma­deros que los albergan. En cambio, las fijaciones super­puestas consiguen la reunión de dichos maderos con un simple contacto entre los maderos que se unen e in­cluso, si no se ha procedido con la máxima precisión, dando lugar a numerosos huelgos.

La diferencia entre ambas clases de fijaciones es que, si bien las superpuestas re­suelven de manera muy rá­pida la reunión de unas es­tructuras para formar un cuerpo al que no debe exi­gírsele una resistencia a los, esfuerzos de tracción, de traslado de un sitio a otro mientras esté montado, ser agitado, etc., en cambio pue­den resultar suficientemente satisfactorias para obtener un bastidor, armazón o ar­mario que deben permane­cer estáticos o reciben ex­teriormente otras formas de consolidación (fijaciones en paredes, utilizar un medio de unión de manera que las pa­redes del cuerpo queden comprimidas, etc.).

Fijaciones superpuestas 22 Una vez marcada la parte hembra de la fijación, se puede atornillar ya definitivamente.

Otro inconveniente de las fijaciones superpuestas es que el accesorio sobresale en el interior de las superfi­cies que reúne, lo cual algu­nas veces puede ser un es­torbo para un aprovecha­miento integral de todo el espacio interior, ya que las partes sobresalientes impi­den llegar hasta los ángulos de reunión de los maderos o tableros reunidos por este procedimiento.

A pesar de estos incon­venientes, serán muchos los casos en que convendrá recurrir a las fijaciones su­perpuestas para resolverlos rápidamente, teniendo en cuenta las concesiones que deben hacerse en el mon­taje de elementos auxiliares y de muebles que no han de trasladarse de un lugar a otro.

Fijaciones superpuestas 33 Se vuelven a encarar los elementos, con la parte macho ya fijada, y se marcan los agujeros para la parte hembra, que se debe atornillar en el otro elemento a unir. A continuación se procede a su atornillado.

En las ilustraciones que se acompañan se advierte la simplicidad de labores que se requieren para colocar una de estas clases de fija­ciones, sencillez que se ex­puso ya antes, de manera puramente descriptiva. Aun cuando el sistema mecánico de realizar la fijación puede ser muy distinto, esta clase de accesorios tienen en co­mún idéntica forma de ser retenidos: con la mera apor­tación de tirafondos encarga­dos de retener cada una de sus partes con la corres­pondiente de los elementos estructurales que en aquel acto los une.

Fijaciones superpuestas 44 Aseguradas ambas partes de la fijación, basta encajarlas. No importa que la parte macho se haga entrar un poco forzada. Por otra parte, lo facilita la ligera conicidad del vástago.

Bastará, pues, presentar el accesorio en el punto de en­cuentro de los elementos del armazón, marcar los puntos de introducción de los tira­fondos, fijar por separado cada una de las partes y finalmente, encajadas éstas, proceder a su última fase de unión, la cual puede obede­cer a sistemas mecánicos muy diversos: acuñado, presión, excéntrica, atorni­llado, etc.

.

Fijaciones superpuestas 55 Una vez encajadas las dos partes de la fijación, basta retenerlas introduciendo el pasador tapeta en las ranuras que hacen de gula a los rebordes de aquél. Debe ejercerse una leve presión, ya que la separación entre rebordes es algo inferior a la que guardan entre sí las bases del acanalado de ambas partes.

Lo que más debe tenerse en cuenta de estas fijaciones en el momento de su coloca­ción es efectuarla con la má­xima precisión para que su mecanismo actúe con la mayor eficacia posible. Para ello se deben presentar los elementos que hay que unir y se retienen lo más ajusta­damente que sea posible valiéndose de los sistemas de prensión que se tengan a mano: cárceles, apretadores, tornillos… También es im­portante el marcado de los tirafondos, ya que éstos deben ejercer más bien una acción de apalancamiento de modo que la parte de la fijación que se atornilla tien­da a quedar más bien com­primida que suelta, aunque deba forzarse primero un po­co la entrada y el encaje pos­terior de las dos partes de la fijación.

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades