Manualidades con objetos corrientes

Nuevo destino para objetos corrientes

Existe una serie de objetos corrientes en el mercado, que resultan provechosos para el destino para el que realmente han sido creados y fabricados: lebrillos y escurridores de cocina, recipien­tes diversos para enjuagar y guardar verduras, jofainas auxiliares para poner la ropa en remojo de los cuales se puede sacar mucho partido, con la ventaja de que uno se puede ahorrar buen trabajo en labores preliminares. A manera de sugerencia damos en este artículo unas cuantas ideas que cada cual aplicará a su caso especial.

Recipientes de cocina 1Salvo en aquellos casos en que se quiere realizar un recipiente concreto clara­mente concebido, que debe cumplir unos requisitos de­terminados, es bueno que conozcamos ciertos objetos que existen ya hechos en el mercado y que basta con­siderarlos con atención para poderles sacar un provecho completamente inédito, que en muchos casos podría causar una gran sorpresa en los fabricantes e incluso al diseñador que concibieron aquella forma especial del recipiente para que pudiese cumplir perfectamente una función utilitaria claramente determinada.

Por otra parte, el aprove­chamiento para otra función de ciertos objetos, que de tenerlos a mano ya casi se los ignora, hará descubrir muchos detalles interesantes para que un bricolador se percate y comprenda el mo­tivo por el cual han sido con­cebidos originalmente tales determinados objetos: rebor­des para dar mayor consis­tencia y solidez, formas in­clinadas para que se des­moldee con facilidad, huellas mostradas en los objetos precisamente aparentes por los extractores de desmol­deo, las rebabas existentes en ciertas partes del objeto procedentes de la maniobra de entrada de inyección del material…

Todos estos detalles po­drán constituir una verdade­ra lección, apropiada para quien tiene el espíritu sagaz y perspicaz, y al propio tiem­po servirán para su posible aprovechamiento, ya que será evidente que los rebor­des conviene no eliminarlos para que la pieza no pierda estabilidad; que es preferi­ble atravesarlos que cortar­los lateralmente; que la per­foración, en cambio, es un sistema estupendo para unir perfectamente una pieza de plástico con otra de distinto material, etc.

En otros casos hallará una buena solución con la cola de contacto para unir mate­riales de PVC (con el cual están hechos muchos de los objetos de plástico para uso doméstico) que se deseen con la madera.

Recipientes de cocina 2He aquí ciertos recipientes de PVC, de los que hay muchas formas en el mercado: redondos, cuadrados, rectangulares, con mayor o menor profundidad, y que consti­tuirán excelentes elementos prefabricados para la elaboración de muchos objetos (carritos, recipientes para estanterías, guardalodo en el momento de ordenar una habitación infantil, etc.).

.

.

.

Recipientes de cocina 3Con una rejilla para escurrir y unos elementos de madera se ha conseguido la cuna para mecer una muñeca. Un recipiente rectangular provisto de una tapa de madera tapizada constituye un excelente asiento y, al propio tiempo, un depósito para guar­dar en su interior toda clase de juguetes diversos o los vestidos de la muñeca que no se utilizan.

.

.

.

Recipientes de cocina 4Dos contornos que completan la cuna cuadriculados para ampliarlos a la medida que interese. Situada arriba y de mayor tamaño se ve la cabecera. Abajo, repetidas dos veces, hay las peanas basculantes para mecer la muñeca que hay en la cuna.

 

 

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades