Características y diferencias papeles pintados para paredes

 Está de moda decorar las paredes de casa con papeles pintados.

Existen siete u ocho variedades principales y más de 25.000 muestras diferentes de papeles pintados para paredes.

Características y diferencias papeles pintados de pared 0Cambiar el papel de nuestra vivienda es muy tentador, pues parece dar nueva vida a la casa, pero su realización representa una inversión nada desdeñable.

Importa, pues, sopesar con atención las ventajas e inconvenientes de cada tipo de papel que se halla en el mercado.

Al objeto de ayudar a la decisión, aquí se dan las principales características diferenciales de las más importantes variedades.

.

.

Papel texturado o con relieve.

Características y diferencias papeles pintados de pared 1Este papel texturado o con relieve suele ser monocromo, y su principal característica es el aspecto áspero y rugoso que lo distingue esencialmente de una superficie sólo pintada.

Está constituido por una capa de papel basto con mezcla de fibras de madera que recibe otra capa de papel más fino exento de ésta.

Entre ambas capas, las partículas de madera quedan incluidas y se traslucen a la superficie exterior, proporcionando a esta clase de papel su textura rugosa e irregular, la cual puede ser más o menos acentuada  por lo que cabe establecer tres categorías: fina, mediana y basta.

Características y diferencias papeles pintados de pared 2Al final de la fabricación se proporciona a este papel una capa de color. Hay papeles texturados que son lavables y otros que no.

Ello depende de que hayan recibido otra capa de protección posterior a la de color. Los cantos también están teñidos, para que sus orillas no queden de manifiesto.

Para su fijación a la pared estos papeles texturados reciben la cola normal y su colocación no requiere ningún útil especial  sino los corrientes para el empapelado de paredes: un cepillo de tapizar y una rulina o pequeño rodillo para enganchar los orillos y aplastar las juntas entre tiras, pues este papel no se coloca nunca solapando una tira sobre otra.

Su principal ventaja es que se puede pintar sin necesidad de volver a empapelar  No hay que temer si durante el pintado se producen algunas bolsas de aire. Al secarse el papel volverá a quedar tirante y liso.

Papeles impresos.

Características y diferencias papeles pintados de pared 3Hasta hace muy pocos años la gran mayoría de papeles utilizados para tapizar paredes eran de este tipo, cuyos motivos ornamentales se realizan mediante proceso de impresión, ya sea a uno o a varios colores. Naturalmente son más caros los papeles impresos con más colores, pues cada uno de ellos requiere, normalmente, un nuevo tiraje.

Pese a que todos los papeles impresos se obtienen por un sistema análogo, se pueden establecer cuatro categorías:

A. Papel corriente. Es el más barato y en su fabricación se han procurado reducir los costes de impresión, cantidad de color, tirajes, etc. Está constituido por una sola capa de papel, que es la que recibe directamente la impresión. Suelen ofrecer un muestrario de colo­res muy parco.

B. Papel con gran colorido, cu­ya superficie está prácticamente llena de color, aportándose directamente, y por lo general mediante un solo proceso, cada una de las manchas de tono di­ferentes.

C. Papeles con color de fondo. Reciben un primer color que tiñe toda la superficie y luego sobre ella se imprimen los otros colores en sucesivos tirajes.

D. Papeles con relieve. A las ti­ras de papel, estén o no pre­viamente impresas con un color, se añade una pasta de papel es­pesa. Por regla general, este re­cubrimiento que le proporciona el relieve recibe con posteriori­dad una capa de barniz con color o sin él.

Para la mayoría de estas clases de papel impreso pueden valer las siguientes consideraciones  Debido al tratamiento de impresión, generalmente el papel suele quedar protegido por la parte exterior y no queda expuesto a los efectos de des­colorido o de amarilleado. Los colores que se utilizan suelen ser resistentes a la acción de la luz y tampoco pierden su cali­dad con el tiempo. Normalmen­te suele ofrecerse una gama bastante extensa de muestras y de colorido dentro de una misma versión decorativa. No son los papeles más caros del mercado.

Características y diferencias papeles pintados de pared 4Para su colocación suele utilizarse el cepillo y la rulina, no requiriéndose ningún otro útil especial. Naturalmente hay que cortar las tiras a medida y encolarlas con los implementos adecuados. Se usa la cola tradicional para fijar esta clase de papeles impresos.

Un detalle importante a tener en cuenta con estos papeles es que, en los de un colorido y muestra brillante, todas las tiras deben ser remojadas uniformemente en su sentido longitudinal  ya que al reblandecerse la parte húmeda queda algo dila­tada frente a aquellas otras zonas que no se hubieran mo­jado del mismo modo. Si no se procede a este remojado regular de cada tira, pudiera ocurrir que alguna insuficientemente empapada no se dilatase lo mismo que otra que estuviera a su lado y que, por tanto, no se produjera un exacto casado de los motivos en la zona de los orillos de cada lado.

Normalmente estos papeles suelen poderse lavar con un trapo húmedo e incluso con agua jabonosa. De todos modos, conviene hacer antes una prue­ba para no tener una desagra­dable sorpresa y que los colo­res destiñan por simple aplica­ción del agua. Es conveniente informarse cerca del vendedor de la resistencia que pueda te­ner cada uno de ellos respecto al lavado después de haberlos colocado en la pared. La dife­rencia del precio no es precisa­mente un dato importante al respecto.

Puesto que durante el proceso de impresión el entintado se lleva hasta el canto, los papeles impresos actua­les se pueden colocar a juntas vivas sin necesi­dad de solapar un orillo sobre otro, tal como se tenía que hacer antes en la mayoría de pape­les estampados. Los pa­peles se colocan de mo­do que una tira quede junto a la otra y por encima de la junta se pasa la rulina.

Las juntas no se deben aplastar con la rulina clásica de forma abarri­lada, sino con una especial que tenga su forma completamente cilíndrica  Por regla general no se logra una buena junta apretando simplemente con la mano. Pero si no se consigue una unión perfecta y que casen bien las orillas, es mejor arrancar la tira y volverla a co­locar de nuevo.

Papeles vinílicos.

Características y diferencias papeles pintados de pared 5Esta clase de papeles consta de dos capas diferentes: una a base de papel (o también de tejido) y otra que la recubre a base de una fina película de plástico. Este plástico no es otro que el cloruro de polivinilo, que abreviadamente se conoce por la sigla PVC.

Estos papeles vinílicos pueden ser lisos o bien tener un relieve o gofrado, con gran diversidad de texturas que dan especial carácter al papel y sirven para otorgar mayor importancia a los motivos ornamentales que se hayan utilizado en la impresión.

Los papeles vinílicos son aptos para cualquier tipo de habitación y de decorado, pero serán aconsejables sobre todo para aquellas piezas de la casa en que se producen naturalmente humedades y vapores de agua, tal como lavabos, cocinas y cuartos de lavado.

Características y diferencias papeles pintados de pared 6Estos papeles son muy resistentes  Además, debido a su protección del filme de plástico no experimentan rasguños ni se rayan fácilmente. La cola empleada para colocar esta clase de papeles vinílicos puede ser la corriente, pero con una dilución muy pobre en agua.

Es importante sin embargo, solicitar el consejo del vendedor o seguir las instrucciones de la casa fabricante del papel y emplear el producto adhesivo que recomiendan.

También en estos papeles debe prestarse mucha atención al correcto empapado de las tiras para evitar que, por defectuoso remojado, se puedan producir luego diferencias de alargamiento y no casen los motivos decorativos de una y otra tira.

Características y diferencias papeles pintados de pared 7Los papeles vinílicos que se fijan con colas especiales es preferible colocarlos empleando un rodillo de goma, gracias al cual se puede realizar una presión más fuerte y efectiva que con el simple cepillo de cerdas animales.

Ello es especialmente aconsejable cuando el papel tiene bastante cuerpo. Asimismo la rulina que en estos casos se emplea es totalmente cilíndrica y no en forma abarrilada, como la que se utiliza para aplastar las orillas de las otras clases de papel corriente impreso.

En el caso de que por defec­tuoso embadurnado del dorso de las tiras de papel o bien por otra causa se detecten embolsa­mientos de aire (especialmente al cabo de cierto tiempo de haber efectuado el empape­lado), se podrán eliminar rea­lizando una pequeña incisión con un cutter y por la rendija introducir cola con una espátula. Al apretar el papel es posi­ble que rezume un poco de cola por el corte, la cual se eli­minará con un trapo húmedo..

Papel gofrado.

Características y diferencias papeles pintados de pared 8Los antecesores de los actuales papeles gofrados son los tapizados a base de piel repujada. Los tradicionales guadamecíes son sin duda alguna un precedente de este sistema de ornamentación, de la que aún pueden verse muestras en la decoración de viejas mansiones y palacios.

Actualmente se emplea para la elaboración de los papeles gofrados un material grueso y pesado, que puede llegar hasta los 250 gramos por metro cuadrado.

Su fabricación es como sigue:

Dos tiras de papel independientes se reúnen para formar una sola después de haberlas hecho pasar por un proceso de enmudecimiento y de gofrado para darles el relieve necesario. El colorido se lleva a cabo después de haber conseguido el relieve y sin que el mismo se vea disminuido pese al proceso de entintado.

Tal como ocurre con los papeles en relieve y texturados, el papel de encima es muy liso y con una pasta de papel muy fina y, en cambio, el papel inferior de soporte está más cargado de fibras ásperas de madera y con una superficie muy basta y grosera.

Características y diferencias papeles pintados de pared 9Los papeles gofrados se presentan en muchas variedades de muestras y motivos ornamentales y asimismo de gran colorido. Hay reproducciones de materiales diversos de decoración  ya sea naturales (maderas, piedras, etc.) o bien artesanos (tapices, alfombras, tejidos diversos  y todo ello siguiendo muestras típicas de los estilos tradicionales o bien nuevas creaciones de toda clase de arte clásico o moderno.

Respecto al precio, los papeles gofrados se hallan dentro del término medio de esta clase de productos.  Ahora bien, según la clase de uno u otro tipo de papel gofrado pueden existir grandes diferencias de valor, vinculadas naturalmente a la más o menos elaborada textura y riqueza de colorido en el material.

Puesto que estos papeles son muy pesados y recios, necesitan ser encolados con adhesivos es­peciales, muchos de los cuales son facilitados por los propios fabricantes o bien vienen reco­mendados por los mismos. Igualmente el establecimiento en el que se adquieran nos pro­porcionarán los datos necesa­rios para llevar a cabo una bue­na colocación.

En los papeles gofrados hay que ir con mucha precaución en el momento de proceder a su fijación sobre la pared. Es preciso utilizar un cepillo de cerdas muy suaves para que no se dañe la textura en relieve e incluso no se aplaste, especialmente si el papel, debido a la cola empleada, se ha reblandecido.

Características y diferencias papeles pintados de pared 10Por las mismas razones debiera prescindirse del rodillo de aplastar juntas, que puede producir más daño que beneficio. Normalmente basta un suave apretado con las manos sobre las orillas del papel para conseguir una junta perfecta con la otra tira.

Téngase presente que, debido a lo recio del material, el mismo ya tiene tendencia a mantenerse correctamente sin deformaciones, siempre que se trate de un soporte de pared plano. Esta clase de papel no está muy indicada para recubrir paredes irregulares o defectuosas superficialmente.

Especial atención merecen los papeles gofrados con grandes motivos o dibujos por lo que concierne al buen casamiento de los mismos entre dos tiras al unirlas. Pero esto debe tenerse en cuenta durante el recortado longitudinal de las tiras y marcar exactamente la correspondencia y el orden en que se tendrán que ir colocando de modo sucesivo.

También es muy importante prevenir los eventuales recortes que se tengan que hacer en los diferentes accidentes existentes en la pared (marcos de puertas y ventanas, cuerpos salientes, ángulos y esquinas, etc.). Estas precauciones serán tanto más importantes cuanto más grueso y consistente sea el papel que se utiliza.

Papeles metálicos.

Características y diferencias papeles pintados de pared 11Los papeles metálicos no son otra cosa que tiras de papel que recibe a manera de recubrimiento una delgadísima hoja de aluminio. En realidad es algo análogo al papel vinílico, en el que la capa de plástico se sustituye por una hoja de aluminio. Se imprimen por procedimiento de rotograbado y luego se enriquecen por otros tratamientos superficiales más o menos refinados.

También pueden ser objeto de gofrado en relieve, consiguiéndose de esta manera unos efectos y brillos muy especiales. Esté gofrado tiene otra ventaja: hace que el papel resista más a la deformación y se mantenga dimensionalmente mejor que otro liso.

Esta clase de recubrimientos metálicos de pared requieren un soporte perfectamente liso y sin ninguna clase de depresiones o relieves, granulaciones o agujeros. Cualquiera de estos defectos  se traslucirá a través de la sutil capa de papel. Por ello debe tenerse también mucho cuidado durante el encolado  ya que cualquier pelo o mota que pudieran desprenderse de la brocha o del rodillo quedarían inmediatamente delatados en la superficie del papel. Asegurarse  por tanto, de las buenas con­diciones de estos útiles, y en caso de que aquellos accidentes ocurran, eliminar los vestigios que hayan quedado en la cara encolada.

Características y diferencias papeles pintados de pared 12La principal ventaja de estos papeles metálicos es de que son tanto o más lavables por cualquier procedimiento que los vinílicos. Naturalmente, lo que no se puede emplear son disolventes que ataquen las tintas en que han sido impresos. Son, además, un material muy higiénico y poseen buena resistencia contra el fuego.

En el caso de querer eliminarlos  no ofrecen dificultades, como ocurre con otros tipos de papel, pues por regla general las tiras se arrancan completas de arriba abajo gracias a la continuidad metálica debida a la hoja de aluminio.

La manera de llevar a cabo la colocación sobre la pared requiere un poco de atención, más que nada para evitar el deterioro de alguna tira, puesto que se trata de un material nada barato.

La cola que se utiliza es a base de dispersión y, contrariamente a lo que se practica con todos los demás papeles, no se aplica sobre el revés de las tiras, sino sobre la misma pared. Las tiras se aplican cuando la cola aún no se ha secado sobre el sopor­te. Es por este motivo por lo que se tendrá que ir procediendo a estas dos fases de encolado y adherido sucesivamente, ya que no se puede encolar todo un lienzo de pared y lograr que la zona correspondiente a las úl­timas tiras se mantenga en buen estado de humedad.

Para fijar el papel sobre el soporte se desliza sobre aquél un rodillo de espuma blanda sobre la cual se ha enrollado un lienzo suave. Las tiras se colocan a junta viva, jamás solapadas sus orillas.

Otro detalle que merece la pe­na de ser tenido en cuenta es el recortado de este papel para realizar los ajustes necesarios en marcos de puertas y venta­nas o en cualquier otro acciden­te de la pared. Es importante re­cortar exactamente el perfil o línea que sean precisos y no pa­sar más allá para evitar que se produzca un rasguño en el papel metalizado. Téngase presente que así como cualquier rasguño en un papel corriente se podrá encolar sin que queden prácti­camente huellas, ello no se con­seguirá fácilmente con un papel metalizado.

Papeles de tejidos.

Características y diferencias papeles pintados de pared 13Son los recubrimientos de pared más caros. Su aplicación a las paredes no tiene particulares dificultades, pero sí ha de hacerse con esmero, ya que los eventuales fallos se detectan con mayor facilidad que en cualquier otro tipo de empapelado.

Estos papeles están constituidos por un soporte de papel que recibe un tejido de hilos de muy gran variedad de fibras o simplemente estas fibras di­rectamente encoladas sin nece­sidad de que se hayan tejido. Las fibras pueden ser de índole muy diversa, tanto las habituales empleadas para tejidos corrien­tes (lino, algodón, lana, seda) como en los especiales o exó­ticos (yute, cáñamo, bambú).

Naturalmente esta clase de fi­bras requieren como soporte un papel de gran peso y que po­sea además mucha consisten­cia. Este papel puede hallarse en su estado natural después de su fabricación o bien puede ha­berse coloreado toda su super­ficie mediante un entintado de tono más o menos oscuro en función de contrastar el material  textil que recibe como acabado.

Además de este recubrimiento textil o de fibras» encoladas, mu­chos papeles de tejidos suelen recibir un tratamiento posterior a manera de barnizado para conferir cualidades mejores de resistencia al material e incluso para poder realizar un lavado en caso necesario.

La cola se da sobre el centro de la tira y luego se va repar­tiendo y extendiendo hacia las orillas. Así se consigue evitar que vayan a parar a la cara bue­na algunos churretes. Pero en el caso de que  esto sucediera, hay que lavar con un trapo hú­medo cualquier vestigio de cola.

Así como en los papeles nor­males se suelen dejar dormir las tiras durante5 a6 minutos después de haberlas encolado, los papeles de tejidos hay que dejar que se empapen durante mucho más tiempo: de 15 hasta 25 minutos, por lo menos. El ma­yor o menor tiempo se halla en función del grosor o consistencia del mismo papel.

Papeles flocados o de terciopelo.

Características y diferencias papeles pintados de pared 14Son conocidos indistintamente por los dos nombres citados: papeles flocados o de terciopelo  La primera designación se refiere al sistema de obtención, en tanto que la segunda hace alusión a su similitud con la tela del mismo nombre.

La superficie de estos pape­les puede ser continua y lisa o bien presentar como relieves que están constituidos por los mismos motivos decorativos. Estos motivos son estilizaciones clásicas o bien dibujos de gran fantasía de cualquier fuente de inspiración.

El soporte está constituido por un papel bastante recio que ha recibido una capa de color a base de una pintura o laca de composición bastante compleja, pero de índole metálica o con propiedades metálicas.

Gracias a estas característi­cas, las tiras de papel se some­ten a una cámara de flocaje en la que las fibras sintéticas carga­das electrostáticamente se de­positan en aquellos lugares que previamente se les habrá reser­vado.

El material adhesivo que recu­bre el papel se encarga de fijar estas fibras, las cuales se man­tienen verticales sobre el papel, mientras la cola se seca, gracias a las especiales condiciones eléctricas existentes en el inte­rior de la cámara.

Una vez secada la cola, las fi­bras se mantienen en posición vertical sólidamente ancladas en la capa de adhesivo.

Los tejidos flocados se colo­can sobre la pared por medio de adhesivos muy contundentes, como «los que se utilizan para los papeles más recios. Las tiras se colocan a juntas vivas y se re­juntan por medio de un cepillo de cerdas muy suaves. Pero hay que ir con mucho cuidado para no chafar las fibras. Por ello se recomienda actuar como si se trabajase con un tampón, dan­do suaves y reiterados golpes sobre la superficie.

Además de los tipos de papel para pared descritos en este artículo, y que se pueden hallar casi todos en el mercado, siempre cabe que uno mismo cree su propio papel de pared.

Un camino puede ser la impresión serigráfica de un motivo reite­rado en una tira de papel monocolor. Asimismo la utilización de la técnica denominada de traslación de imágenes o trenstert proporcionará unos papeles originales y diferentes totalmente de los comerciales. Las ampliaciones fotográficas, ya sean las existentes en el mercado o bien las que se pueden encargar a un laboratorio fotográfico, serán asimismo otra solución. Finalmente citemos la creación de un papel soporte con una tela encolada a aquél. Conviene utilizar una cola de contacto que no manche la tela, suministrándola a la tira de papel y aplicando sobre su superficie la tela, recortada también a tiras, de acuerdo con el ancho de aquélla.

En el caso de no disponer de un rodillo de espuma y tenerlo, en cambio, de pelo, se puede recurrir a forrar el rodillo con un trozo de me­dia, colocada a manera de funda, recubriendo todo el rodillo y uniendo sus extre­mos por medio de un bra­mante. La repartición de la cola gracias al tejido finísimo del punto de la media es muy eficaz. 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades