Para guardar todo lo relativo a lo zapatos

Para guardar todo lo relativo a lo zapatos.  Deliberadamente a este armario se le ha dado un carácter decorativo que no guarda ninguna relación con lo que dentro de él se guarda.Para guardar todo lo relativo a lo zapatos.

Para guardar zapatos. Deliberadamente a este armario se le ha dado un carácter decorativo que no guarda ninguna relación con lo que dentro de él se guarda. Así se puede inscribir en cualquier pieza de la vivien­da, sin revelar la naturaleza de su contenido. La altura del mueble difiere mucho de los habituales muebles para za­patos, que casi obligada­mente deben alojarse en los dormitorios o en los cuartos de aseo. Pese a su forma es­belta en el interior hay espa­cio suficiente para guardar todos los complementos ne­cesarios para la conserva­ción del calzado y asimismo varios compartimientos para ordenar los pares de diverso tipo de calzado.

La construcción es senci­lla y, sin embargo, sólida. Un aficionado a las manualidades algo ducho puede realizar el mueble en una sola tarde. Por otra par­te, los paneles aparentes del mueble ofrecen un amplio campo de decoración, en el que cada cual podrá dar paso a su fantasía.

Lo más práctico es com­prar todos los elementos del mueble ya cortados a medi­da, de acuerdo con la lista de materiales que se acom­paña. Así se evitarán pérdi­das de tiempo en ajustes y se dispondrá de todo el material para poner inmediatamente manos a la obra.Lo más práctico es com­prar todos los elementos del mueble ya cortados a medi­da, de acuerdo con la lista de materiales que se acom­paña. Así se evitarán pérdi­das de tiempo en ajustes y se dispondrá de todo el material para poner inmediatamente manos a la obra.

Se empieza ajustando los tableros de base y de la parte superior. Los tableros, que tienen una dimensión de 48 x 47 cm, reciben un reba­jo lateral de 1,6 cm (ver di­bujo en perspectiva en la pá­gina final de este artículo). La especie de espiga que se deja en la parte frontal de cada lateral de 1,6 x 1,6 cm corresponde al grosor del tablero y sirve para un buen encaje de la puerta.

A continuación se prepa­ran las parrillas para colocar los zapatos. Los rastreles de las mismas descansan en unos listones laterales dis­puestos con una inclinación de 20° a 30° y cuya separa­ción en altura se realizará de acuerdo con los zapatos que deban guardarse. Se reali­zan las perforaciones previas en los tableros laterales y se atornillan los listones.

Más tarde se llevan a cabo los alojamientos para las bi­sagras en el lateral izquierdo y asimismo los correspon­dientes en la misma puerta. Los rastreles de las parrillas que deben recibir los zapa­tos se arroman y se lijan; luego se procede a su fija­ción por clavado o atorni­llado. Sólo con cola y clavijas se consigue un montaje muy sólido y estable.

Ahora ya se puede proce­der al montaje del mueble ensamblando laterales con tableros de base y de la parte superior. A continuación se coloca la parte trasera con tirafondos o también me­diante clavado y encolado. Los compartimientos de la parte superior, destinados a recibir los elementos auxi­liares para la conservación del calzado, se encajan a media madera. Se incorpora ahora la puerta: gracias a los ajustes previamente hechos para las bisagras bastará atornillarlas. Asimismo se fija entonces la tapa superior con sus correspondientes bisagras.

El mueble está práctica­mente listo, pues sólo falta lijar cuidadosamente la parte interior y exterior, así como los cantos vistos.

No se dan medidas preci­sas para la realización de los compartimientos de la parte superior. Cada cual resolve­rá la distribución a su conve­niencia. Es un buen procedi­miento hacer una presenta­ción sobre el tablero de todo lo que en dichos comparti­mientos se piensa guardar y marcar en ellos de acuerdo con los objetos de dicha presentación.

Ahora ya sólo se trata de hacer los trabajos de pintura. Es indiferente la clase de pin­tura que se quiera utilizar: esmaltes de cualquier clase, lacas de poliuretano. Lo más importante es hacer una pintura y una decoración que por el momento sean del gusto de cada uno.

Los elementos auxiliares para la limpieza del calzado se hallan dispuestos en sus compartimientos.1 Los elementos auxiliares para la limpieza del calzado se hallan dispuestos en sus compartimientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Se realizan con una fresa los alojamientos para las bisa­gras que fijan la puerta. El diámetro normalizado del agujero es de 35 mm. La profundidad para que la caja quede enrasada con la superficie será de 15 mm. Se re­curre a una plantilla para precisar estos agujeros.2 Se realizan con una fresa los alojamientos para las bisa­gras que fijan la puerta. El diámetro normalizado del agujero es de 35 mm. La profundidad para que la caja quede enrasada con la superficie será de 15 mm. Se re­curre a una plantilla para precisar estos agujeros.

 

 

 

 

 

 

 

3 Listones de las parrillas donde descansan los zapatos. Es aconsejable cortar los listones a 45 cm de longitud con un margen de aserrado para los enviajados de sus extremos. Cada listón lleva dos taladros para pasar los tirafondos a las paredes interiores del mueble.3 Listones de las parrillas donde descansan los zapatos. Es aconsejable cortar los listones a 45 cm de longitud con un margen de aserrado para los enviajados de sus extremos. Cada listón lleva dos taladros para pasar los tirafondos a las paredes interiores del mueble.

 

 

 

 

 

 

4 Los demás listones de la parrilla si co­locan a 5 cm entre 51. Se clavan y en­colan a los listones laterales. Se pega un listón como bandeja para que los zapa­tos no resbalen y caigan hacia delante.4 Los demás listones de la parrilla si co­locan a 5 cm entre 51. Se clavan y en­colan a los listones laterales. Se pega un listón como bandeja para que los zapa­tos no resbalen y caigan hacia delante.

 

 

 

 

 

 

 

5 Las parrillas se fijan a los laterales inte­riores del armario. La inclinación de es­tos anaqueles será de unos 20·. Realizar un taladrado antes de fijar bien los tirafondos.5 Las parrillas se fijan a los laterales inte­riores del armario. La inclinación de es­tos anaqueles será de unos 20·. Realizar un taladrado antes de fijar bien los tirafondos.

 

 

 

 

 

 

Materiales que necesitamos (medidas en cm).Materiales que necesitamos (medidas en cm).

 

 

 

 

Mediante este croquis perspectivo des­piezado se identifican los elementos que integran el armario para zapatos y, al propio tiempo, se ve cómo hay que en­samblarlos. La trasera, de tablero de fibras, Se puede grapar, clavar o atorni­llar. En cambio, los elementos propia­mente constitutivos del armario (laterales y entrepaños) se unen por enclavijado y encolado. Así se consigue un mueble re­sistente y muy estable.Mediante este croquis perspectivo des­piezado se identifican los elementos que integran el armario para zapatos y, al propio tiempo, se ve cómo hay que en­samblarlos. La trasera, de tablero de fibras, Se puede grapar, clavar o atorni­llar. En cambio, los elementos propia­mente constitutivos del armario (laterales y entrepaños) se unen por enclavijado y encolado. Así se consigue un mueble re­sistente y muy estable.