Pastel crujiente de natillas (Ruffed Milk Pie)

La entrada aparece primero en Pastel crujiente de natillas (Ruffed Milk Pie)

 

«La cocina de Catina» cumple cuatro años. Quien me iba a decir a mí cuando empecé esta aventura, que llegaría hasta aquí con la misma ilusión que cuando publiqué mi primera receta.
En estos cuatro años he aprendido mucho de cocina, gracias a los retos, he conocido a Chef que no tenía ni idea de que existían, he cocinado recetas y he probado cosas que nunca habría hecho de no ser por ellos.
Aparte de todo esto, está la cantidad de personas que he conocido a través de las redes sociales. Me quedo con estas amigas virtuales que son encantadoras y que siempre están ahí cuando necesito de su ayuda. Me gustaría conocerlas en persona, no pierdo la esperanza!!!.
Cuando inicié esta aventura, no tenía ni idea de Facebook, Twitter ni nada que tuviera que ver con las redes sociales, empecé de cero y en estos cuatro años he aprendido un montón.
Quiero agradecerle a mi marido todo lo que hizo para que yo tuviera mi blog, solo tuve que insinuar que me gustaría tener un blog para que sin saber del tema se pusiera a ello. Le agradezco también que sea mi conejillo de indias y lo pruebe todo aunque intuya que no va a estar bueno. Gracias los seguidores, que día tras día me visitan y dejan sus comentarios y que gracias a ellos no pierdo la ilusión para seguir.
Muchas gracias, espero seguir por mucho tiempo más regalándoos mis recetas.

Ingredientes:

6 hojas de pasta filo
100 gr de mantequilla
300 mililitros de leche
3 huevos
165 gr de azúcar
la piel de un limón
una rama de canela
azúcar glas y canela molida para espolvorear
Preparación:

Forramos un molde desmoldable de 20 centímetros con papel de horno humedecido para poder adaptarlo mejor al molde.

 

Precalentamos el horno a 180 grados.

Derretimos la mantequilla en el microondas.

 

Sacamos la pasta filo del frigorífico, cogemos una lámina y el resto lo cubrimos con un paño húmedo para que no se reseque. La pincelamos con mantequilla derretida, la plegamos en forma de abanico sin aplastarlas para que no se peguen las capas entre sí, las enrollamos en forma de espiral y la colocamos en el centro del molde, continuamos haciendo lo mismo con las otras láminas hasta rellenar todo el molde como si fueran pétalos de una flor.

 

 

Metemos al horno durante 25 o 30 minutos con calor arriba y abajo a media altura.
Mientras tanto, vamos preparando las natillas. Ponemos en un cazo la leche con la rama de canela y la corteza de limón. Cuando empiece a hervir, la apartamos del fuego, cubrimos con un plato y la dejamos reposar de 10 a 15 minutos minutos para que infusione.

Mientras la leche se enfría, batimos los huevos con el azúcar con las varillas eléctricas hasta que la masa esté homogénea. Vamos añadiendo la leche poco a poco, hasta mezclarlo todo bien.

 

 

Sacamos el molde del horno, echamos las natillas sobre los pliegues de la masa filo y volvemos a meter al horno durante 25 minutos.

Una vez frío, desmoldamos y espolvoreamos con el azúcar glas y la canela.

 

 

 

Tienes más artículos interesantes en La cocina de Catina
Author: Catina Barbero Diaz