Pechugas de pollo caramelizadas con sésamo

La carne de pollo es muy frecuente encontrarla en muchos platos y preparaciones de la culinaria de todo el mundo. Su carne se considera un alimento básico y es por esta razón por la que se incluye en el índice de precios al consumo.
La carne de pollo suele ser más liviana y de mejor digestibilidad respecto a las carnes rojas. Además, posee menor contenido de purinas, las cuales son responsables de la aparición de hiperuricemia. Es por esta razón que es recomendada por médicos y nutricionistas. Se suele emplear en una gran variedad de preparaciones que van desde el asado a la parrilla (barbacoa), al horno, frito, guisado hasta la participación de su carne en la elaboración de sopas o caldos. Se puede ver su carne picada en ensaladas, sándwiches y hamburguesas (principalmente el corte llamado pechuga, ya que por sí sola posee poco sabor).

Con esta receta participo en el Reto Color y Sabor de Temporada del mes de Junio de 2017, en el apartado de salado, con semillas de sésamo.

Ingredientes para 4 personas:
5 cucharadas soperas de salsa de soja
una cucharada sopera de jengibre fresco rallado
4 cucharadas soperas de miel
1/2 cucharada sopera de cebolla en polvo o fresca rallada
1/2 cucharada sopera de ajo en polvo
4 pechugas de pollo sin piel
4 cucharadas soperas de sésamo
250 gr de hojas de ensalada
un manojo de perejil o cilantro
6 cucharadas soperas de vinagreta
un mango pelado y cortado en dados
un pepino pelado y cortado en dados
una cucharada de aceite
Preparación:
En un cuenco, mezclamos 4 cucharadas de soja con el jengibre, la miel, la cebolla y el ajo.
Ponemos las pechugas de pollo una al lado de otra en un plato y rociamos con el contenido del cuenco. Giramos varias veces para que se mezclen bien con la marinada. Cubrimos con un papel film y conservamos en el frigorífico durante 12 horas (yo las mantengo toda la noche en el frigorífico).

Encendemos el grill del horno. Escurrimos las pechugas y reservamos la marinada.
Ponemos a calentar una sartén antiadherente a fuego alto con una cucharada de aceite y doramos las pechugas un minuto por cada lado.

Apartamos del fuego, espolvoreamos la mitad del sésamo, giramos y espolvoreamos por el otro lado.

Rociamos las pechugas con la marinada y las colocamos en una fuente para horno debajo del grill, y dejamos cocer durante 15 minutos, rociando de vez en cuando con el jugo de cocción. Las sacamos del horno y dejamos enfriar.

Lavamos las hojas de ensalada. En un bol incorporamos una cucharada de soja con la vinagreta.

Cortamos las pechugas en láminas gruesas y servimos en una cama de ensalada mezclada con mango, pepino y la vinagreta aparte.

 

Reto Color y Sabor de Temporada