Perfiles de materiales plásticos

Perfiles de materiales plásticos a tanto el metro.

Perfiles. Sin duda alguna los materiales plásticos han arrinconado prácticamente a unos materiales tan antiguos y tradicionales como son la madera y los metales. En este artículo pretendemos dar una idea general de la gran variedad de productos existentes en plástico, que en el mercado se ofrecen en forma de perfiles y a tiras de diversas longitudes, entre los cuales es muy posible que el bricolador pueda hallar la solución a alguno de sus problemas.Perfiles. Sin duda alguna los materiales plásticos han arrinconado prácticamente a unos materiales tan antiguos y tradicionales como son la madera y los metales. En este artículo pretendemos dar una idea general de la gran variedad de productos existentes en plástico, que en el mercado se ofrecen en forma de perfiles y a tiras de diversas longitudes, entre los cuales es muy posible que el bricolador pueda hallar la solución a alguno de sus problemas.

Ciertamente, hay bricoladores que ya conocen varios de estos perfiles de plástico e incluso los habrán hecho servir para algunos de sus trabajos. Ahora bien, lo que quizás ignore es la oferta completa, que aquí se ha pro­curado que sea casi exhaus­tiva.

Es muy posible que entre estos perfiles haya muchos que hasta el momento pre­sente tampoco le sirvieran y que a lo mejor tampoco haya de utilizar en lo sucesivo. Pero lo que un bricolador no debe ignorar son las posibi­lidades que pueden ofrecer estos artículos y los tipos más importantes existentes en el mercado.

Muy bien pudiera ser que al efectuar este repaso o ha­biendo almacenado estos da­tos en su memoria intuya que le podrán ser de utilidad y algunos no precisamente para la finalidad que han sido con­cebidos desde el punto de vista profesional. Tanto en lo que se refiere a los perfiles rectilíneos como a los curva­dos y a los tubos redondos o cuadrados, un bricolador avispado podrá hallarles otros empleos que no sean sólo como tapajuntas, láminas de persiana, regruesos para mue­bles, uniones de materiales diferentes entre pavimentos, rodapiés, conductos de aguas, etcétera. Algunos ejemplos de aplicación diversa de su es­pecificidad ya se han expuesto en el transcurso de esta obra y aun se darán otros trabajos que puedan servir de su­gerencia para los aficionados. Sin embargo, aparte las ideas que aquí se ofrecen, lo im­portante es que sea el mismo bricolador quien se haga pre­guntas de este tipo: ¿Para qué otra cosa podría utilizar yo un tubo que me ha sobra­do al hacer la instalación de riego en el jardín? ¿Me ser­viría también un perfil angu­lar de plástico como nervio para acoplar dos maderos?

¿Podría realizar con los per­files de lamas de persiana alguna otra cosa: por ejem­plo, una especie de tonel circular donde verter y des­componer la hierba segada? ¿O un asiento? Etcétera».

Preguntas como éstas, es­timuladoras de la creatividad, son las que han de procurar tener siempre en la mente el que no se conforma con re­cetas estereotipadas o sim­plemente sugeridas por otras fuentes.

Los perfiles de materiales plásticos tienen, ante los de muchos materiales tradicio­nales, gran número de venta­jas, que conviene saber apro­vechar al máximo: son ligeros y de fácil trabajo y mecaniza­ción. Pueden doblarse y con­formarse aplicándoles un calor no muy elevado (entre 40° y 80° e aproximadamente para la mayoría de resinas sinté­ticas más divulgadas). Son fáciles de mantener y limpiar Por lo general, permiten ser pintados del color que con­venga. No suelen ser grue­sos. Tienen gran resistencia a ciertos agentes químicos y a la intemperie.

Muchos de ellos tienen ya un color propio que se puede emplear sin otro tratamiento. Pero, sobre todo, se pueden hallar muchas variantes de un mismo tipo, tanto por lo que afecta a sus dimensiones como a incorporar detalles que serán definitivos para un buen acabado: una aleta re­tornada, un quiebro o un den­tellado en un nervio, distintos espesores de pared para una misma forma exterior, etc.

La mayoría de perfiles y tubos de plástico se suelen vender a tanto el metro, por lo que, adquiriendo el ma­terial según unas medidas exactas, no se producirá nin­guna pérdida.

Sin embargo, es posible que, si se adquieren los per­files o tubos por tiras, el precio sea algo más bajo. En este caso, los retales que pu­dieran sobrar nos habrán re­sultado prácticamente de balde, pero conviene excitar nuestra imaginación para que intentemos sacar partido de este material sobrante.

Gran parte de los perfiles de plástico, utilizados en su mayoría como remates de muebles de cocina, en aseos y en instalaciones de fluidos, suelen ser fabricados por ex­trusión. Los que permiten ser enrollados llegan así al co­mercio y suelen venderse a tanto el metro, por lo que en este caso no conviene ad­quirir más de lo que se pre­cise, pues no saldría a cuenta quedarse con todo el rollo. En cambio, otros materiales de extrusión como los tubos y algunos otros perfiles, se suelen cortar a tiras a medida que se fabrican, en unos lar­gos que permitan su alma­cenamiento, pero de la mayor longitud posible, para evitar empalmar trozos si éstos son demasiado pequeños. No hay una norma de largo de estos perfiles o tubos (su dimen­sión depende también, en gran parte, del peso)

No obstante, se pueden establecer entre 3 y 5 m las lon­gitudes habituales de estos materiales. En estos casos resultará mucho más venta­joso comprar tiras enteras que varios trozos pequeños a un precio de venta incre­mentado por la manipulación que representa su troceado. El único inconveniente que la compra a tiras puede repre­sentar para el bricolador es el traslado de las tiras enteras desde el comercio expende­dor hasta el propio domicilio.

El ligero curvado que ofrecen los materiales que han estado enrollados duran­te su almacenamiento carece prácticamente de importan­cia, ya que, dejándolos sobre el piso durante poco tiempo, recuperan casi por completo su horizontalidad o bien será el propio mueble o la pared a los que se incorpo­ran los que obligarán a recu­perar su forma.

Aplicando un ligero calor se logran fácilmente curva­dos en toda clase de perfiles y tubos de plástico. En algu­nos casos se tendrá que re­currir a técnicas ya conocidas, como rellenar con arena un tubo para evitar que se de­forme periféricamente, rea­lizar unas cuantas entallas en el nervio de un perfil en T, etc.

Debe tenerse en cuenta que no todos los materiales plásticos son resistentes al impacto, a los golpes. Es in­teresante, pues, enterarnos de sus cualidades específi­cas antes de adquirirlos. Pero aún hay otro detalle que debe valorar el bricolador, existen ciertos materiales plásticos cuya resistencia a los golpes se reduce cuando están ex­puestos al aire libre y, sobre todo, si su ambiente es bajo de temperatura. Así, por ejem­plo, los mismos tubos de PVC, que tienen una buena resis­tencia a los golpes entre 18° y 25° C, se vuelven muy frágiles cuando las temperaturas des­cienden más abajo de los 8° a 5º C

El corte de estos materiales se realiza fácilmente con una sierra de dientes media­nos o pequeños, lo cual vale tanto para los trabajos manuales como para los meca­nizados. No obstante, hay que tener en cuenta que en los trabajos mecanizados con­vendrá utilizar una velocidad reducida (alrededor de las 1000 r p.m.) en los termo­plásticos más corrientes, ya que su punto de fusión es muy bajo y se formarían re­babas con el material reblan­decido debido al calor origi­nado por la fricción.

En la utilización de los ma­teriales plásticos hay que tener en cuenta otra de sus peculiaridades: su elastici­dad Esto, que puede resul­tar ventajoso en algunos ca­sos (como el dar forma curva al perfil obligándolo sin ne­cesidad de calentarlo), sig­nifica un inconveniente cuan­do ciertos perfiles se utilizan para resistir algún peso entre dos puntos de fijación esta­bles de su recorrido. Así, por ejemplo (y salvando el caso de que el perfil haya sido concebido especialmente para ello, con nervios y refuerzos), un perfil perforado de plás­tico carecerá de la resisten­cia que pueda tener otro perfil metálico análogo.

1 Galería para rieles de cortina con ángulos retornados. Los hay con uno o dos rieles. El re­torno puede ser recibido en obra si conviene.  2 Delantal para ocultar rieles de cortina. En varias anchuras.  3 y 4 Conjunto de guía y late­ral de cajón.  5 Tapajuntas para puertas y ventanas.1 Galería para rieles de cortina con ángulos retornados. Los hay con uno o dos rieles. El re­torno puede ser recibido en obra si conviene.

2 Delantal para ocultar rieles de cortina. En varias anchuras.

3 y 4 Conjunto de guía y late­ral de cajón.

5 Tapajuntas para puertas y ventanas.

6 Zócalo para juntas inferiores de puertas a fin de cerrar el paso del aire.

7 Perfil para realizar barandi­llas. Debido a sus cámaras de aire puede tener otras aplicacio­nes aislantes.

8 Revestimiento de pared imi­tando el entarimado. Es muy ais­lante.

9 Perfiles redondos construi­dos especialmente para todo tipo de persianas.

10 Conjunto de tubos y en­sambles para montaje de es­tructuras ligeras, así como de estanterías.

1 a 3 Perfiles angulares para cantos de tableros de mesa y encimeras.  4 Junquillo tapajuntas.  5 Listón perforado para reci­bir soportes de estantería.  6 Perfil en U para soluciones de continuidad en tableros.  7 Perfil en H para empalmar o acoplar tableros en traseras de armario.1 a 3 Perfiles angulares para cantos de tableros de mesa y encimeras.

4 Junquillo tapajuntas.

5 Listón perforado para reci­bir soportes de estantería.

6 Perfil en U para soluciones de continuidad en tableros.

7 Perfil en H para empalmar o acoplar tableros en traseras de armario.

8 a 12 Regruesos para cantos de tablero. Se encolan.

13 y 14 Perfil doble en V para acoplar paneles en ángulo.

15 Junquillo.

16 Moldura para marco.

17 Perfil para puertas de mueble.

1 Regruesos autoadhesivos para cantos de tableros.  2 Zócalos.  3 y 4 Zócalos con alvéolos para esconder conductores eléc­tricos.  5 Remates para tableros de cocina en su unión con la pared.  6 Listón con efectos croma­dos para superponer o encolar en cantos.  7 a 9 Perfiles en forma de T para ser utilizados como junqui­llos en soluciones de continui­dad de superficies, plafonados, contornos, etc. Los hay de color y con inclusiones metálicas de diversos acabados.1 Regruesos autoadhesivos para cantos de tableros.

2 Zócalos.

3 y 4 Zócalos con alvéolos para esconder conductores eléc­tricos.

5 Remates para tableros de cocina en su unión con la pared.

 

 

7 a 9 Perfiles en forma de T para ser utilizados como junqui­llos en soluciones de continui­dad de superficies, plafonados, contornos, etc. Los hay de color y con inclusiones metálicas de diversos acabados.  10 y 11.Perfil para recubrir pasamanos de barandillas de hierro.  12 Regruesos para chapar cantos.  13 Bisagra de piano.6 Listón con efectos croma­dos para superponer o encolar en cantos.

7 a 9 Perfiles en forma de T para ser utilizados como junqui­llos en soluciones de continui­dad de superficies, plafonados, contornos, etc. Los hay de color y con inclusiones metálicas de diversos acabados.

10 y 11.Perfil para recubrir pasamanos de barandillas de hierro.

12 Regruesos para chapar cantos.

13 Bisagra de piano.

1 Tubos de diferentes calibres y espesores que se empalman mediante juntas tóricas o com­plementan en sus extremos por un surtido muy completo de ra­cores, codos, tes, cruces, man­guitos, etc. Sus medidas están progresivamente escalonadas de 5 en 5 mm, desde 20 mm hasta 150 mm.1 Tubos de diferentes calibres y espesores que se empalman mediante juntas tóricas o com­plementan en sus extremos por un surtido muy completo de ra­cores, codos, tes, cruces, man­guitos, etc. Sus medidas están progresivamente escalonadas de 5 en 5 mm, desde 20 mm hasta 150 mm.

2 Tuberías empleadas tanto para alimentación de aguas como para su evacuación. Para este tipo de tubos existen tam­bién toda clase de complemen­tos, indispensables para cualquier instalación. Hay tuberías especiales para ser enterradas en el suelo y que resistan los fríos más crudos.

3 Tubo especial para el paso de agua caliente y a presión. Suelen ser de poco diámetro (entre 16 y 110 mm), contraria­mente a las anteriores, utiliza­das para evacuación de aguas.

4 Canalón para recogida de aguas de lluvia en tejados. Pue­de cerrarse en sus extremos con un accesorio como el que se muestra arriba y asimismo re­cibir, mediante una perforación, una tubería en cualquier punto de su recorrido. El accesorio que se ajusta al agujero practi­cado se instala sin necesidad de operación complementaria, sal­vo la de unir por presión sus elementos.

5 Otro tipo de canalón para ser colocado en cualquier mo­mento en los aleros de tejados. Puede ser también empotrado en obra mediante una roza de poco grosor, como la que se puede conseguir con un disco acoplado en el accesorio oportu­no a la máquina universal.