Cómo preparar y cortar el forro para abrigos

Las costuras se cosen por el revés y se planchan a costura plana empalmándose en el abrigo, costura con costura de los lados, la grá­fica número 292 demuestra en la forma que debe hacerse, sujetándose por mediación de un hilván a puntadas largas, pero asegurando bien sus acabados.El  forro de los abrigos se cortan y preparan al mismo tiempo y con los mismos patrones que se han cortado el abrigo: solamente se le descontará el trozo de las vistas y dobladillo.

Las costuras se cosen por el revés y se planchan a costura plana empalmándose en el abrigo, costura con costura de los lados, la grá­fica número 292 demuestra en la forma que debe hacerse, sujetándose por mediación de un hilván a puntadas largas, pero asegurando bien sus acabados.

.

.

.

A continuación se dobla del lado de las vistas y se sujeta con alfileres, cosiéndose a punto de lado lo más escondido posible. La gráfica número 293 les muestra el procedi­miento de hacerlo.A continuación se dobla del lado de las vistas y se sujeta con alfileres, cosiéndose a punto de lado lo más escondido posible. La gráfica número 293 les muestra el procedi­miento de hacerlo.

Con el forro de las mangas se hace lo mismo y una vez empalmado costura con cos­tura y entornado por su parte interior, con un hilván, costura con costura, se une a las sisas a punto de lado.

Antes de entornar las sisas se sujeta el forro del abrigo a las mismas con un punto de hilván pequeño.

.

.

.

La gráfica número 294 les in­dica la forma en que deben de hacerlo.  Antes de entornar los bajos de los abrigos deberán de juntarlo bien con alfileres y en la parte inferior dejar el forro 5 ó 6 cm. de más para el movimiento del mismo. Este se plancha de forma que queda como un pliegue.La gráfica número 294 les in­dica la forma en que deben de hacerlo.

Antes de entornar los bajos de los abrigos deberán de juntarlo bien con alfileres y en la parte inferior dejar el forro 5 ó 6 cm. de más para el movimiento del mismo. Este se plancha de forma que queda como un pliegue.

En la confección en serie, el procedi­miento es diferente, ya que éstos se cosen como si se trata de otro abrigo y una vez las dos piezas cosidas y planchadas las costuras de ambas piezas, se empalma al abrigo, cosién­dolo a la máquina por todos sus contornos, dándole la vuelta hacia el cuello y en esta par­te se queda sujeto con la costura del cuello al colocarse. Para ello deberán tener mucha práctica de confección, ya que casi nada se hilva­na, por lo que las piezas deben de ser cortadas y preparadas para esta clase de costura lo má­ximo de exactitud.

Preparación de un abrigo antes de proceder a cortarlo en tela.

1 Una vez realizado el patrón y ajusta­do a las medidas que se va a cortar, la tela completamente abierta se colocará sobre la mesa.

2 Se mirará si el género tiene dirección, que quiere decir si lleva una pelusita en direc­ción horizontal, si lleva esta pelusita, tienen que cortar el género en la misma dirección, por lo que deberán tener cuidado al colocar los patrones sobre la tela. Este detalle es de suma importancia, ya que de no hacerlo, si colocaran los patrones unos en dirección de­recha y otros en dirección izquierda, al mon­tar la pieza les daría el resultado visual de que tiene dos tonos distintos.

3 Los géneros corrientes que ofrecen es­tas características suelen ser los terciopelados, panas y “piel de camello” y todos los que dan la visual de relieve; también los paños llevan dirección.

4 Los géneros de lanas flojas deben antes de cortarlos, desplacarlas bien por el revés con una placa mojada. Este preparado requie­re una máxima perfección para que los géne­ros no encojan una vez confeccionados cuan­do están ya terminados.

5 Se intercala en todos estos géneros una entretela finita de algodón por su interior y se hace el empalme al género por el revés y antes de ser cortada la tela, procurando que la entretela no quede floja ni tirante, sujetán­dola con puntadas largas y flojas, pero invisi­bles por el derecho del género.

6 A continuación se colocan los patrones sobre el género sujetándolo bien con alfileres, que deben ser de acero para que no dejen hue­llas al clavarse, y se pasará el yeso por todo el borde del patrón bien afinado.

7 Si el patrón está bien a las medidas, sólo con dejar de dos a tres centímetros para las costuras es suficiente y para los dobles de seis a ocho centímetros.

8 Si llevan entretela, ésta tiene que ser previamente mojada antes de colocarse y se hará el picado de la solapa antes de coser las costuras de los lados y hombros; si lleva bolsi­llos tanto si son interiores como exteriores, también se harán antes de montarse.

9 Se hace una prueba antes de coserse la costura, pues aunque el patrón sea bien cor­tado y ajustado a las medidas, por la calidad de los tejidos, muchas veces hay pequeñas re­formas, interesantes de corregir antes del co­sido.

10 El forro se cortará con los mismos pa­trones, descontando solamente el trozo de las vistas y dobladillos.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>