Pulido de piezas compuestas

Casi toda la habilidad necesaria para la ejecución de estas vasijas se ha adquirido ya; sin embargo, debido a que la clave del éxito en la producción de tales piezas radica en la precisión del trabajo, re­sulta útil su ejecución para desa­rrollar nuestra destreza.Combinando dos o más piezas puede obtenerse una amplia gama de objetos.

Vamos a exponer ahora el modo de hacer algunas de las distintas piezas resultantes de la simple unión de boles y formas ci­líndricas.

Casi toda la habilidad necesaria para la ejecución de estas vasijas se ha adquirido ya; sin embargo, debido a que la clave del éxito en la producción de tales piezas radica en la precisión del trabajo, re­sulta útil su ejecución para desa­rrollar nuestra destreza.

El cilindro y el bol se tornean por separado y se dejan endurecer un poco. Conseguido esto, la parte baja del bol se pule y acto seguido el cilindro se pega al bol invertido cuando todavía está en el torno. A continuación, el cilindro se repasa, tornea de nuevo o se remodela cuantas veces sea necesario, con el fin de producir una relación ar­moniosa con el bol.

Puesto que en las piezas de estas características el centro de grave­dad está muy alto, la forma de la base es muy importante de cara a su estabilidad.

Para esta realización utilícese cualquier clase de arcilla normal. Recuérdese que los bordes de los boles entrarán en contacto con los labios al usarse la pieza, por lo que es preferible emplear una arcilla que dé una superficie muy lisa.

Tornéese el bol en la forma habi­tual, tal como se ha descrito con anterioridad. Al no requerir anillo de base, no será necesario dejar tanta arcilla como habitualmente en la base de la vasija.

El cilindro puede tornearse en posición normal o invertida, según cual sea la más práctica con res­pecto al diseño de la pieza que se pretende elaborar.

Déjense endurecer ambas piezas en un armario que mantenga la humedad. A este respecto, se re­quiere cierta práctica para termi­nar el cilindro. Si ya ha sido tor­neado hasta alcanzar lo que vir­tualmente es su forma final, tanto el cilindro como el bol deben de­jarse secar en el mismo grado, concretamente hasta que ambos hayan adoptado el estado de «cuero blando», es decir, que sean ma­leables sin experimentar deforma­ción (no obstante, es recomenda­ble cubrir ‘el cuello del cilindro con un paño húmedo). Si el cilin­dro requiriese todavía ser modifi­cado, cúbrasele con un plástico.

Púlase el bol hasta que su base adquiera forma cóncava. Mídase el diámetro del cuello del cilindro y rebájese la base del bol hasta que pueda adaptarse a dicho diámetro. Aplíquese una capa de barbotina a ambas superficies de contacto para unirlas.

Antes de hacer la unión demasiado estable, imprí­mase al torno un giro lento y com­pruébese que el cilindro esté en posición vertical. Con idéntica len­titud vuélvase a retocar la solda­dura exterior utilizando un palillo de modelar para soldar al máximo la juntura del cilindro.

Remodélese cuantas veces sea preciso y córtese todo el exceso de arcilla en el pie de la pieza con el punzón. Por último, líjese la base con piel de ante húmeda.

Introdúzcase de nuevo la pieza en el armario que conserva la hu­medad durante 24 horas como mínimo, con el fin de que esta últi­ma pueda distribuirse uniforme­mente por toda la pieza. (Si cuan­do se efectuó la juntura el cilindro hubiese estado mucho más húme­do que el bol, cúbrase la pieza con un plástico durante 24 horas y déjesela un día más en el interior del armario.)

Obténganse por separado ambos componentes de la pieza, el bol y el pie (una variante del cilindro), mediante el torno.Obténganse por separado ambos componentes de la pieza, el bol y el pie (una variante del cilindro), mediante el torno.

 

 

 

 

 

 

Púlase el bol con el fin de obtener una base redondeada y de un gro­sor prácticamente uniforme en toda la vasija.Púlase el bol con el fin de obtener una base redondeada y de un gro­sor prácticamente uniforme en toda la vasija.

 

 

 

 

 

 

Háganse incisiones con un objeto puntiagudo en la base del bol sobre la cual irá colocado el pie. Aplíque­se barbotina.Háganse incisiones con un objeto puntiagudo en la base del bol sobre la cual irá colocado el pie. Aplíque­se barbotina.

 

 

 

 

 

 

Con un palillo o media caña com­pruébese que ambos elementos es­tán bien soldados en el punto de contacto.Con un palillo o media caña com­pruébese que ambos elementos es­tán bien soldados en el punto de contacto.

 

 

 

 

 

 

Efectúense en el torno cuantas mo­dificaciones se consideren necesa­rias en la parte inferior del pie. Púlase con piel de ante húmeda.Efectúense en el torno cuantas mo­dificaciones se consideren necesa­rias en la parte inferior del pie. Púlase con piel de ante húmeda.

 

 

 

 

 

 

Material necesario para piezas compuestas.  Un juego de instrumentos para pulir.  Arcilla plástica.  Soporte de torno (para la botella). Piel de ante.Material necesario para piezas compuestas.

Un juego de instrumentos para pulir.

Arcilla plástica.

Soporte de torno (para la botella). Piel de ante.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades