Pupitre que crece con la edad del niño

Este pupitre tiene la ventaja de que crece con el niño y que, por tanto, gracias a su estructura no permitirá posiciones incorrectas mientras está sentado realizando sus dibujos, deberes u otra clase de labores.

Esta mesa que se puede construir desde edad tem­prana del niño, podrá ser luego utilizada cuando deba hacer sus trabajos escolares. La altura del tablero de tra­bajo se puede ir subiendo de manera progresiva, pa­ra que el niño se sienta bien siempre, sin tener que incurvar sobre el tablero y pro­vocar malformaciones o vi­cios de postura.

Pupitre que crece 0Los laterales del mueble se recortan, según las medi­das del plano propuesto, sobre tablero aglomerado de 19 mm chapado por ambas caras. Recortar pri­mero en línea recta y luego efectuar los redondeados de los ángulos y entrantes con el serrucho de punta. Si se dispone de sierra de vaivén se puede realizar el trabajo directamente e in­cluso, si la máquina cuenta con bastante potencia, se recortarán simultáneamente los dos tableros, avanzando poco a poco.

Los cantos obtenidos del tablero aglomerado son ás­peros y hay que chaparlos (con chapa aplicada median­te plancha eléctrica, por ejemplo) o lijarlos muy bien.

Los tableros de unión en­tre ambos laterales es me­jor emplearlos chapados también. El tablero que actúa de trabazón inferior (de 90 x 55 cm) tiene un semicírculo (de un radio de 30 cm) y se fija a los latera­les reforzándolos con sen­dos listones de 3 x 3 cm.

El plafón de fondo (de 90 x 52 cm) se atornilla a ambos laterales, de modo que quede a unos 2 cm más abajo del canto de dichos la­terales. Mediante ambos ta­bleros queda completamen­te consolidada y estable la estructura permanentemente fija del pupitre.

A ambos lados del plafón de fondo se colocan dos per­files metálicos perforados de cualquier sistema de estan­tería que haya en el mer­cado. De esta manera, gra­cias a las correspondientes cartelas, se podrá suspen­der establemente el tablero de trabajo y asimismo uno o más anaqueles (encima y debajo del tablero de tra­bajo). Las cartelas del ta­blero de trabajo conviene que se presenten algo incli­nadas hacia delante y se fijarán en la parte inferior del tablero, de modo que se avengan a la separación en­tre los perfiles. El tablero de trabajo tiene 85 x 55 cm para que se pueda colocar fácilmente, sin quedar com­primido por los laterales.

Si no se halla una cartela inclinada cabe la solución, tal como se muestra en las fotos adjuntas, de hacérsela uno mismo.

Regruesar mediante cha­pa encolable con plancha los cantos vistos de los ta­bleros. Sin embargo, la parte frontal del tablero de trabajo sería mejor reforzarla con un listón de 2 cm de grosor que con una simple chapa, más fácil de que se despor­tille. Fijar este regrueso con encolado y clavado.

Pupitre que crece 11

El tablero-travesaño inferior acompañado con el re­cortado semicircular se fija a los tableros laterales mediante la ayuda de unos listones que miden 3 x 3 cm de sección cada uno.

.

.

.

.

Pupitre que crece 22

A ambos lados del tablero que hace de plafón de fon­do de la estructura se fijan las guías perforadas que permitirán una graduación del tablero de trabajo. Situarlas entre 8 y 10 cm de los extremos laterales.

.

.

.

Pupitre que crece 33

Debajo del tablero se fijan las cartelas que lo reten­drán establemente a las guías perforadas. Procurar hallar una cartela que ofrezca la posibilidad de mantener el tablero ligeramente inclinado.

.

.

.

Pupitre que crece 44

Si no se dispone de una cartela con inclinación se puede solucionar fácilmente fijando en un accesorio de fijación una escuadra de madera que proporcione la inclinación deseada.

.

.

.

.

Pupitre que crece 55

Sección interior del pupitre en el que se muestra la distribución de los planos superficiales de trabajo y de los anaqueles.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades