¿Qué es un sello de lacre y para qué se usa?

Seguro que habéis visto en cientos de series y películas históricas la típica escena donde alguien escribe una carta super importante y la sella con una especie de cera a la que incrusta un sello representativo ¿Os suena, verdad? Pues bien, eso es lo que se conoce como un sello de lacre. El nombre en realidad no viene dado por el sello, normalmente de metal, sino por la pasta (habitualmente de color rojo) que se utiliza. Esta pasta recibe el nombre de lacre. 

Los sellos de lacre

El lacre es una combinación de varios ingredientes: colofonia, goma laca y trementina junto a un pigmento que le aporta el característico color, el más habitual el bermellón, aunque también hubo un tiempo en el que se hacía con cinabrio (pronto publicaré el vídeo sobre los pigmentos rojos en el canal de Youtube y os contaré más sobre estos pigmentos y su uso). Estos pigmentos dieron como resultado un lacre color rojo que se ha convertido en icónico, pero no ha sido el único. Los lacres de distintos colores también se han materializado en distintos rincones del mundo y distintas épocas. Se presenta en barras, en gránulos o cilindros para su uso con herramientas específicas.

El proceso de uso es bastante sencillo. El lacre tiene un punto de fusión muy bajo. Al calentarlo con una fuente de calor, como puede ser una vela, se derrite con facilidad sobre la superficie que queremos sellar. A continuación se estampa con el sello que queremos imprimiendo sobre el lacre el diseño. Una vez enfriado se queda completamente rígido.

Un poco de historia

Los sellos de lacre se popularizaron en los siglos XVI y XVII como una forma de asegurar la confidencialidad en el envío de documentos. El lacre, una vez enfriado, se vuelve totalmente rígido, si se rompía, no había vuelta atrás. Por ello era una garantía de que las cartas o documentos llegaban a su destino sin haber sido cotilleadas.

El sello que se estampaba sobre el lacre solía ser la heráldica de cada persona, casa o regla desde la que se enviaba la carta. De esta forma servía así como una especie de remitente identificable para el que recibía la consigna. En esta imagen se puede observar un manuscrito sellado con lacre, en él se identifica la simbología  templaria (de los caballeros templarios).

¿Cómo se hace un sello de lacre?

Si lo que buscamos es un sello de lacre original, entonces necesitamos es una barra de lacre y un sello metálico resistente al calor. Lo primero es relativamente fácil de encontrar, lo segundo se puede hacer grabando en metales blandos, pero no diré que es algo fácil. Lo bueno es que en internet se encuentra de todo y nos da fácilmente muchas opciones, por ejemplo aquí puedes hacer tus sellos de lacre personalizados.

Si lo que queremos es imitar el aspecto de los sellos de lacre pero sin utilizar sellos ni lacre, existen alternativas caseras destinadas a la decoración de proyectos de manualidades. Para ello se utiliza una mezcla de pegamento termofusible (también se le conoce como silicona caliente o silicón) como base y ceras plásticas (crayones) como pigmento. Aquí os dejo un vídeo como ejemplo. Por supuesto el resultado no es el mismo que con el lacre pero se le parece.

¿Para qué se usan los sellos de lacre hoy?

Lo de la confidencialidad de las cartas selladas con lacre ya es historia. Hoy en día se utiliza como un símbolo estético del pasado. Como parte de un estilo que busca imitar al pasado. En general se suelen ver en invitaciones de bodas u otras celebraciones importantes, en trabajos de scrapbooking… Los diseños de hoy en día han dejado atrás las heráldicas para simbolizar signos o letras representativos de cada persona, por ejemplo las iniciales de los novios de una boda.


¿Tenéis un sello de lacre u os gustaría tener uno? ¿Qué os parecen? ¿Qué usos les daríais? Dejadme vuestros comentarios, me encanta leeros. Un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes.

Facebook Twitter | Instagram Pinterest  | YouTube 

La entrada ¿Qué es un sello de lacre y para qué se usa? aparece primero en El invernadero creativo.

Ir a la fuente
Author: Saray HH